El presidente ruso, Vladimir Putin, reveló que, hasta hoy, la verdadera intención de Estados Unidos al abandonar el Tratado de Armas Nucleares de mediano y corto alcance (INF) siempre fue reforzar la presencia de estas armas en Asia.

Washington tiene la intención de situar misiles de mediano y corto alcance (en un rango de entre 500 y cinco mil 500 kilómetros) en países de la región asiática, pero eso nos puede llevar a aplicar medidas simétricas, advirtió Putin.

Tal situación para nada será favorable para la mencionada región, afirmó el mandatario ruso, quien explicó que Rusia se verá obligada a enfrentar ese futuro reto.

Al intervenir en el Club Internacional Valdai en la discusión de la dimensión asiática, el jefe de Estado se refirió a su anuncio en al menos cinco ocasiones de que Rusia se abstendría de desplegar cohetes prohibidos por el INF, donde Estados Unidos deje de hacerlo.

Pero solo tengo el silencio por respuesta, nadie reacciona, ni la Casa Blanca, ni apenas el Pentágono, ni el resto de Occidente, declaró el jefe del Kremlin, quien advirtió en su momento que un despliegue de misiles del citado tipo en Europa convertiría a sus países en futuros blancos.

Sin embargo, consideró que por ahora solo se trata de intenciones, sin una decisión final tomada en Washington sobre el citado despliegue. Esperamos que tal aspecto se pueda solucionar con tiempo, subrayó.

Estados Unidos anunció desde principios de este año que en agosto saldría del INF, si Rusia mantenía una presunta violación del mencionado tratado, firmado en 1986, al emplear misiles en los complejos rusos Iskander con un alcance prohibido por ese acuerdo.

Moscú en su momento realizó exposiciones prácticas, incluido con los agregados militares acreditados en este país, para demostrar que los cohetes empleados por los Iskander apenas sobrepasaban los 470 kilómetros de vuelo.

El INF estipuló la eliminación de todos los tipos de misiles, tanto convencionales como nucleares del citado rango y con basificación terrestre, pues hace 23 años la Unión Soviética solo poseía ese tipo de armamentos.

Ahora Rusia cuenta con cohetes de mediano y corto alcance en aviones y buques, como es el caso del Calibre que con un radio de acción de dos mil kilómetros ya fue utilizado para destruir instalaciones terroristas en Siria.

De su lado, Rusia acusa a Estados Unidos de incumplir el INF al instalar rampas antimisiles que pueden ser transformadas en lanzaderas de los cohetes alados Tomahawk, cuya basificación terrestre está prohibida.

Fuente

Etiquetas: ; ; ; ;