El presidente de Ecuador, Lenin Moreno, declaró el estado de emergencia el jueves (03 de octubre) cuando estallaron las protestas a nivel nacional por el fin de los subsidios al combustible de décadas de antigüedad en un paquete de reforma fiscal del gobierno por un valor de más de $ 2 mil millones al año.

Cuando la medida de combustible entró en vigencia el jueves, los manifestantes incendiaron barricadas y arrojaron piedras a la policía antidisturbios de turno. Los oficiales respondieron usando gases lacrimógenos para dispersar a la multitud.

Moreno, quien ganó las elecciones en 2017 para reemplazar a Rafael Correa, dijo a los periodistas que el subsidio de combustible «perverso», vigente durante 40 años, había distorsionado la economía y que las protestas no permitirían paralizar a Ecuador.

El gobierno quiere reducir el déficit fiscal de un estimado de $ 3.6 mil millones este año a menos de $ 1 mil millones en 2020.

La deuda de Ecuador creció bajo Correa, quien respaldó a Moreno en las elecciones de 2017, pero desde entonces se ha convertido en un crítico del giro de su sucesor hacia políticas económicas más favorables para el mercado.

El gobierno de Moreno llegó a un acuerdo de $ 4.2 mil millones con el Fondo Monetario Internacional (FMI) en febrero. Pero el escepticismo del FMI es fuerte en Ecuador y en toda América Latina, donde muchos culpan a las políticas de austeridad por las dificultades económicas.

Fuente

Etiquetas: ; ;