El presidente ucraniano, Vladimir Zelensky, se encuentra entre el yunque y el martillo por el caso de la revelación de las conversaciones privadas con su similar estadounidense, Donald Trump, indicó hoy el primer ministro ruso, Dmitri Medvedev.

De acuerdo con el jefe de Gobierno ruso, para nada sería agradable estar en la posición de Zelensky, en especial, por las relaciones de Kiev con Washington, pues cayó entre el martillo del Partido Demócrata y el yunque del Republicano, opinó.

La Cámara de Representantes del Congreso norteamericano, de mayoría demócrata, inició un proceso de impugnación contra Trump por incitar a un país extranjero a inmiscuirse en el proceso electoral estadounidense al pedirle que investigue a un rival político de los comicios de 2020.

De acuerdo con informaciones provenientes del país norteño, en 2016 el entonces vicepresidente Joseph Biden demandó la renuncia del fiscal general Viktor Shokin, por presunta corrupción, aunque ese letrado dirigía una pesquisa contra la empresa gasífera Burisma Group.

Precisamente, Hunter, el hijo de Biden, formaba parte de la junta directiva de Burisma Group, señala la televisión capitalina. Poco después, el fiscal Shokin dimitió.

De acuerdo con la transcripción taquigráfica de la plática telefónica de Zelensky y Trump, este último solicitó a su interlocutor abrir una investigación para conocer las circunstancias en torno a la renuncia del procurador general ucraniano y la implicación en ello de Biden y su hijo.

Los demócratas consideran que el jefe de Estado norteamericano llamó a una nación foránea a inmiscuirse en el proceso político interno del país norteño, lo cual, afirman, daña la seguridad nacional.

Al respecto, Medvedev opinó que si Zelensky continúa con la pesquisa con relación al hijo de Biden, dirigida por un fiscal general que él mismo asegura es uno de los suyos, entonces tendrá problemas con los demócratas, quienes acusarán a Kiev de injerencia en Estados Unidos.

Pero si decide bloquear la investigación, eso será visto como algo extraño, desde el punto de vista de la publicidad y, además, provocará el enojo, claro está, de la administración del presidente Trump, a quien prometió ayudar en varios asuntos, comentó Medvedev.

De ninguna forma desearía estar en su lugar, es una situación complicada, consideró el Primer Ministro, citado por RIA Novosti.

Fuente

 

Etiquetas: ; ; ; ; ;