La operación militar en el noreste de Siria socavaría los esfuerzos de la coalición internacional para contrarrestar al grupo terrorista del Estado Islámico (ilegalizado en Rusia), dijo Federica Mogherini, Alta Representante de la UE para Asuntos Exteriores y de Política de Seguridad.

«La acción militar en el noreste de Siria exacerbaría el sufrimiento de los civiles, socavaría el trabajo actual de la Coalición Internacional contra Daesh y dificultaría aún más las perspectivas del proceso político liderado por la ONU para lograr la paz en el país», escribió la alta diplomática de la UE en Twitter.

El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, dijo el 1 de octubre que Ankara tenía la intención de actuar por su cuenta para establecer una zona de seguridad al este del río Éufrates en Siria, porque no logró los objetivos previstos en el curso de las consultas telefónicas con la parte estadounidense. El 6 de octubre, Erdogan sostuvo una conversación telefónica con Trump, durante la cual la parte estadounidense dijo que no se uniría a la operación militar turca planeada en Siria ni la apoyaría de ninguna manera, mientras que los militares estadounidenses se retirarán del área inmediata de la misma.

El lunes, Estados Unidos, que se puso del lado de la alianza de las «fuerzas democráticas» de Siria en la lucha contra el grupo terrorista del Estado Islámico (proscrito en Rusia), comenzó a retirar su personal y equipamiento militar de sus bases en Ras al-Ain y Tell Abyad.

Más tarde en el día, los aviones de la Fuerza Aérea Turca llevaron a cabo un ataque aéreo contra un centro de mando kurdo en la ciudad de Al-Malikiyah, en la gobernación de Al-Hasakah, en el extremo noreste de Siria. Poco después, la artillería turca bombardeó posiciones kurdas en el norte de la gobernación de Raqqa de Siria.

Fuente

Etiquetas: ; ;