La retirada de las tropas estadounidenses de la zona de operaciones de Turquía en el noreste de Siria probablemente colocará a los kurdos en una posición precaria, dijo a TASS en una entrevista el presidente de la junta de la Fundación para el Desarrollo y el Apoyo del Club Internacional de Debate de Valdai, Andrey Bystritsky.

Él ve varias razones por las cuales el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, ordenó la retirada de esta área, en particular, la intención de los Estados Unidos de distanciarse al máximo de los conflictos y centrarse en los propios intereses del país, así como «una prolongada lucha política interna en EE.UU..»

Las relaciones entre Estados Unidos y Turquía son otra razón, dijo Bystritsky.

«No hace falta decir que la retirada satisface los intereses de Turquía. Uno tiene la impresión de que puede perjudicar a los kurdos», dijo Bystritsky. «Estrictamente hablando, los estadounidenses proporcionaron en algún momento un paraguas para sus aliados kurdos, que desempeñaron un papel tremendo en la lucha contra el Estado Islámico (organización terrorista prohibida en Rusia). Lo más probable es que esto [la retirada] signifique problemas para los kurdos. Pero la escala de problemas aún no es obvia». En su opinión en este punto, es demasiado pronto para decir que Washington ha traicionado a los kurdos. La marcha de los acontecimientos es una incógnita.

Bystritsky no descartó que pueda haber un «cierto acuerdo con Turquía» detrás de las acciones de los Estados Unidos.

«Turquía está llevando a cabo su propia maniobra para crear una zona de amortiguación. A la luz de los movimientos complejos y multisectoriales de Turquía, uno puede asumir que en este contexto han llegado a un acuerdo con los estadounidenses», dijo Bystritsky.

Empeoramiento instantáneo

Bystritsky ve ciertos riesgos de que la situación en Siria empeore, porque «esta es una región muy volátil, explosiva y frágil».

«Siempre es difícil lograr un equilibrio, pero puede alterarse en un instante», agregó.

La situación futura dependerá de la acción concreta que tomen los turcos, los estadounidenses y los sirios.

«Naturalmente, el fuerte deseo de Turquía de utilizar esta región como zona de amortiguación hace que los sirios y algunos otros se sientan incómodos», concluyó.

Fuente

Etiquetas: ; ; ; ; ;