Los niños inmigrantes enviados a sus respectivos países de origen en África para evitar ser «occidentalizados» corren el riesgo de abuso y matrimonio forzado, advirtieron las autoridades suecas.

Según el diario Svenska Dagbladet, el Ministerio de Relaciones Exteriores de Suecia advirtió en un proceso interno que cada vez más jóvenes inmigrantes son enviados a África para ser «reeducados» en la cultura de su país de origen.

Según el periódico, el fenómeno involucra principalmente a jóvenes con raíces de Somalia y Kenia que viven en suburbios con problemas, que se han «occidentalizado» o han tomado el crimen y las drogas.

Solo el año pasado, el Ministerio de Relaciones Exteriores de Suecia manejó 25 casos en los que se enviaron jóvenes a esos viajes. Este año hasta mayo, los funcionarios suecos tienen contacto con doce jóvenes afectados, seis de los cuales habían sido enviados a Kenia y seis a Somalia. En 2018, surgieron un total de 104 disputas familiares, incluidos ambos casos relacionados con «viajes educativos» y matrimonios forzados.

A los niños desprevenidos a menudo se les dice que se van de vacaciones, pero en realidad el viaje a menudo da un giro más sombrío. Una vez en África, se les quitan sus pasaportes y son atendidos por miembros de la familia o terminan literalmente encarcelados en instituciones de educación especial, comercializados coloquialmente como «campos de rehabilitación». El fenómeno es tan popular que existe una expresión somalí para él, «dhaqan celis» o «volver a la cultura».

Según la embajada sueca en la capital de Kenia, Nairobi, los niños corren un alto riesgo de violencia mental y física, incluido el encadenamiento. Se dice que un solo «viaje de reeducación» cuesta entre 2.000 y 5.000 SEK ($ 200 a 500).

“Enviar a los niños allí y tirarlos es lo peor que puedes hacer. No solo es esto demasiado. Es contraproducente y, en el peor de los casos, corren el riesgo de unirse al grupo terrorista al-Shabaab «, dijo Omar Adam, de la asociación de Somalilandia, a Svenska Dagbladet.

Anteriormente, un fenómeno similar de niños enviados a «escuelas del Corán» para evitar la «occidentalización» despertó preocupaciones en Noruega. El trabajo diplomático para ayudar a los niños expuestos se ve obstaculizado por el hecho de que ninguno de los países tiene embajadas en Somalia y debe recurrir al uso de Kenia como mediador.

La diáspora somalí de Suecia cuenta con unas 100,000 personas, de las cuales más de 68,000 nacieron en Somalia. En 2012, la emisora ​​nacional sueca SVT informó que cuatro de cada cinco somalíes en Suecia estaban desempleados, y el 70 por ciento carecía de educación escolar completa. Somalia también tiene una de las tasas de mutilación genital femenina más altas del mundo, con más del 90 por ciento.

Los somalíes habitan el Cuerno de África y están presentes en Somalí, Etiopía, Eritrea, Djibouti y Kenia. La afiliación al clan sigue siendo una parte importante de la identidad somalí, donde los problemas relacionados con el matrimonio y la propiedad a menudo se resuelven en función de las necesidades del clan y la voluntad de los ancianos.

Fuente

Etiquetas: ; ; ; ; ;