Las autoridades ecuatorianas están tratando de cambiar la culpa de las continuas protestas contra la influencia extranjera, sin embargo, ellos son los que han manejado mal la economía y ahora se niegan a renunciar al poder, dijo el ex presidente Rafael Correa.

Las protestas antigubernamentales fueron provocadas por recortes de austeridad vinculados a un acuerdo de préstamo con el Fondo Monetario Internacional (FMI), aprobado en marzo. Los recortes de gastos, presentados por el presidente Lenin Moreno la semana pasada, incluyen la eliminación de los subsidios estatales a los combustibles, lo que ya ha dado como resultado que los precios de los combustibles se hayan duplicado. En un intento por calmar los disturbios, Moreno emitió un decreto de emergencia nacional de 60 días a fines de la semana pasada, pero la crisis continuó y el gobierno finalmente se vio obligado a mudarse de la capital de Quito a la ciudad costera sureña de Guayaquil el lunes.

El gobierno del país ha atribuido los disturbios a la intromisión extranjera. El presidente calificó la protesta de un «intento de golpe» respaldado por el líder venezolano Nicolás Maduro y exilió al ex presidente de Ecuador, un antiguo aliado y ahora archienemigo de Moreno, Rafael Correa.

¿La intromisión extranjera o la formulación de políticas ineptas tienen la culpa?

Sin embargo, el propio Correa niega cualquier participación e insiste en que solo el gobierno y sus políticas ineptas tienen la culpa de la agitación en el país. Hablando exclusivamente a RT Spanish, el ex presidente dijo que la protesta es el resultado del cambio abrupto de Moreno a las políticas neoliberales y su recurrencia al FMI en busca de «ayuda».

“[Moreno] pensó que podía crear algo nuevo y mejor, pero solo logró destruir. Dejamos que la economía ecuatoriana crezca y el crecimiento continuó hasta 2017-18. Pero este año, nos espera un estancamiento ”, dijo Correa.

Correa argumentó que la decisión misma de llegar a un acuerdo de préstamo con el FMI se basó en mentiras, ya que el gobierno del país engañó al público y describió la situación económica peor de lo que era en realidad.

«Han estado haciendo malabares con los hechos y engañado a la gente, afirmando que la deuda de Ecuador alcanzó los 60 mil millones de dólares, el 60 por ciento del PIB», dijo, argumentando que la deuda aún no ha alcanzado esta marca. La deuda era en realidad alrededor del 40 por ciento del PIB en 2017, cuando Correa dejó su cargo y creció rápidamente al 55 por ciento bajo el gobierno de Moreno.
Las medidas de austeridad del gobierno, requeridas por el FMI, en realidad no son invocadas por ningún factor real, excepto por la mala toma de decisiones por parte del gobierno, agregó Correa.

No hubo una caída brusca de los precios del petróleo … No hubo terremoto. Eso es simplemente mantener la economía inepta.

Moreno está demasiado hambriento de poder para arreglar la situación
De hecho, Ecuador cuenta con un mecanismo para solucionar la situación, dijo Correa. Hay un conjunto de disposiciones constitucionales, conocidas como la «muerte cruzada»: permite que la Asamblea Nacional del país destituya al presidente en caso de disturbios sociales, mientras que puede disolver el parlamento al mismo tiempo, lo que desencadena una elección anticipada. Dicho mecanismo se estableció después de una década de inestabilidad política entre 1996 y 2006, cuando el país pasó por una serie de presidentes.

Sin embargo, el gobierno actual aparentemente ha optado por calmar los disturbios por la fuerza en lugar de invocar estas disposiciones, por temor a perder el control del poder.

Sin embargo, el gobierno actual aparentemente ha optado por calmar los disturbios por la fuerza en lugar de invocar estas disposiciones, por temor a perder el control del poder.

“¿Por qué nadie habla de eso? Porque [Moreno] sabe que nunca ganará elecciones justas. La democracia no le interesa «, dijo Correa. «No le interesa el país, solo piensa en el poder y en sus propios intereses».

Frente a todo el mundo, toda América Latina [el gobierno de Moreno] nos pinta como golpistas en su campaña informativa, nos culpa por tratar de desestabilizar al gobierno. Pero en realidad, son los verdaderos golpistas: fueron ellos quienes violaron la Constitución cuando los benefició, fueron ellos quienes desestabilizaron la situación en el país, privaron al pueblo de la democracia y pisotearon el orden constitucional.

Moreno disfruta de una relación acogedora con los medios de comunicación del país, agregó Correa, acusando a la prensa de ser cómplice de la situación deteriorada al silenciar a los manifestantes antigubernamentales y «hechos distorsionadores». El ex presidente dijo que la gente ha visto estas mentiras y está enojado con los medios y su cobertura selectiva.

De hecho, los manifestantes han sido vistos llevando pancartas dirigidas no solo al gobierno, sino también a los medios de comunicación.

Fuente

Etiquetas: ; ; ; ; ;