Las advertencias del presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, a Turquía se hicieron para apaciguar a ciertos grupos políticos estadounidenses, dijo el jueves el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, en una entrevista con el periódico Yeni Safak.

«Veo estas palabras como declaraciones hechas para evitar la tensión en ciertos círculos. En la actualidad, el hecho de que las tropas [estadounidenses] estén siendo retiradas de [la zona de la operación militar turca] demuestra la verdadera intención [de los EE.UU.]. Dijeron que Estados Unidos no se opondría a Turquía», dijo Erdogan.

El 7 de octubre, al comentar sobre los planes de Turquía con respecto a Siria, Trump escribió en Twitter: «Si Turquía hace algo que yo, en mi gran e inigualable sabiduría, considero que está fuera de los límites, destruiré totalmente y destruiré la economía de Turquía (Yo lo he hecho antes!)». El miércoles, el líder estadounidense dijo en otra publicación de Twitter que «cualquier lucha no forzada o innecesaria por parte de Turquía será devastadora para su economía y para su moneda muy frágil».

Antes del lanzamiento de la operación militar turca, Trump dijo que planeaba reunirse con Erdogan en la capital estadounidense el 13 de noviembre.

Erdogan dijo que a pesar de esas duras declaraciones, aún esperaba reunirse con el líder estadounidense.

«Trump y yo aún mantenemos contactos bilaterales y continuaremos haciéndolo. Estamos buscando fortalecer las relaciones turco-estadounidenses», dijo. «Si Dios quiere, estaremos en Washington el 13 de noviembre. Tendremos la oportunidad de hablar».

El presidente turco también dijo que su país tenía derecho a realizar una operación militar transfronteriza en Siria, según lo acordado en el acuerdo de Adana, firmado por Turquía y Siria el 20 de octubre de 1998.

«En lo que respecta al uso del espacio aéreo sobre Siria, no pertenece a los Estados Unidos. Este es el espacio aéreo internacional, este es el espacio aéreo sirio. Dado que no pertenece a los Estados Unidos, la cuestión de su uso depende de el régimen [del Presidente sirio Bashar Al-Assad] para decidir. Ellos [las fuerzas estadounidenses] no fueron invitados allí por el régimen. Estamos allí como parte del acuerdo de Adana. Según este documento, si el régimen no toma medidas contra el Partido de los Trabajadores del Kurdistán, nuestros militares tienen derecho a perseguir a los terroristas [en el territorio sirio]», dijo.

El miércoles, Ankara lanzó una nueva operación militar en el norte de Siria llamada «Primavera de Paz», que comenzó con ataques aéreos contra las posiciones de las unidades kurdas. El objetivo es crear una zona de amortiguación en el norte de Siria donde puedan regresar hasta 3 millones de refugiados sirios, cree Ankara. La agencia de noticias siria SANA calificó la operación como una agresión.

Fuente

Etiquetas: ; ; ; ; ; ;