Decenas de miles de manifestantes rodearon el palacio presidencial en Quito, donde Lenin Moreno regresó después de huir. Las manifestaciones provocadas por los recortes de gastos vinculados a un préstamo del FMI han provocado enfrentamientos violentos durante la semana.

Después de siete días consecutivos, la expresión de descontento se ha convertido en una huelga general. «Esta es una huelga nacional y lo que hemos visto aquí en primera línea es un caos absoluto», dijo el corresponsal Nicolas O’Donovan, informando desde fuera del palacio presidencial, donde «el aire está cargado de gases lacrimógenos [y] humo». »

Aunque el presidente Lenin Moreno había huido hacia el sur a la ciudad de Guayaquil a principios de esta semana, donde reubicó la sede del gobierno de Ecuador, O’Donovan dijo que el presidente había regresado a Quito para «monitorear la situación en el terreno» desde un lugar no revelado.

Esa situación ha sido de «tensión extrema», dijo O’Donovan, con manifestantes que se equiparon con ladrillos, piedras e incluso bombas de gasolina contra una fuerza policial fuertemente armada que vigilaba el palacio. Los oficiales respondieron con palos, granadas de aturdimiento y grandes cantidades de gases lacrimógenos.

La Cruz Roja ha suspendido todas las actividades en la ciudad capital por cuestiones de seguridad, incluidos los servicios de ambulancia, con equipos de voluntarios que brindan tratamiento improvisado a docenas de manifestantes heridos en los enfrentamientos.

Según los informes, los manifestantes, muchos provenientes de comunidades pobres e indígenas de todo el país, planean permanecer fuera del palacio hasta el anochecer, aunque O’Donovan dijo que algunos pasarán la noche, desafiando una orden de toque de queda emitida a principios de esta semana. Esperan que los días de rabia convenzan al gobierno de venir a la mesa para un diálogo y finalmente revertir las medidas de austeridad, es decir, la eliminación de los subsidios al combustible.
«La gente de aquí dice que el gobierno va a salvar a los bancos y las grandes empresas en lugar de a la gente, y es por eso que todas estas personas están protestando», dijo O’Donovan.

El presidente Moreno se mantuvo desafiante frente a la huelga, insistiendo en que no retrocederá ante las recientes reformas económicas, aunque sus asesores confirmaron que estaban participando en conversaciones preliminares con los líderes de la protesta, mediadas por las Naciones Unidas y la Iglesia Católica.

Fuente

Etiquetas: ; ; ;