El cambio de gobierno en Venezuela fracasa y desestabiliza a los títeres malvados de Estados Unidos en Chile, Ecuador y Colombia

El cambio de gobierno en Venezuela fracasa y desestabiliza a los títeres malvados de Estados Unidos en Chile, Ecuador y Colombia

Cuando la administración Trump revivió a la sionista de la reliquia Reagan Elliot Abrams a principios de este año para organizar el cambio de gobierno en Venezuela, nació una nueva era de inestabilidad en el hemisferio occidental.

Al acercarse un año a este proyecto, las llamas domésticas han sido apagadas en su mayoría por el voluntarioso Nicolás Maduro, mientras que los liberales respaldados por Washington en Chile, Colombia, Bolivia y Ecuador enfrentan disturbios populares.

Esta es otra bomba neoconservadora que subestimó a su oposición y explotó en la cara de la administración Trump.

En Chile, una vez sostenido como modelo de democracia liberal y desarrollo capitalista global, la caída de la demanda de cobre, los bajos salarios, el desempleo masivo y el aumento de la tarifa del metro han llevado a manifestaciones callejeras masivas contra el presidente Sebastián Piñera.

Piñera, un multimillonario corrupto que hizo su dinero a través de la usura de tarjetas de crédito, tiene un índice de aprobación del 14%.

En lugar de renunciar, el hombre que atacó a Maduro como un «dictador» está enviando a los militares contra su propio pueblo para que se aferren al poder, mostrando al mundo cómo se ve la «democracia» liberal debajo de las vallas publicitarias y las banderas del arco iris.

Las fuerzas de seguridad de Pinera han matado hasta ahora a varias personas y mutilado a miles. En una verdadera forma cobarde, el presidente ahora está condenando a sus propias tropas por defender a su régimen.

Los oligarcas prefieren instituciones que pretenden ser neutrales para poder echar la culpa personal a los subordinados y chivos expiatorios abstractos.

En Colombia, el gobierno de otro títere del Pentágono, Iván Duque Márquez, también ha sido probado.
Márquez ha promocionado con orgullo el crecimiento del PIB de Colombia en los últimos años como un logro (que siempre contrasta con su rival regional, Venezuela), pero como en Chile, la prosperidad financiera solo ha beneficiado a la élite urbana. Los planes para reducir las pensiones de vejez y reducir el salario mínimo fueron la gota que colmó el vaso.

Estos incidentes son ironía en los esteroides. Piñera y Márquez trabajaron con Abrams para socavar a Venezuela, dándole «horas» al gobierno de Maduro hasta el colapso durante el estallido de la primavera pasada.

Ahora los demócratas de los derechos humanos son los que se enfrentan al desorden, esta vez en gran medida orgánicos en lugar de creados por NED, y no se comportan de manera diferente a como lo hizo el gobierno de Maduro.

En Ecuador, los intentos de Lenin Moreno de deshacer las reformas de su antecesor Rafael Correa provocaron disturbios que lo obligaron a salir de la capital del país. Moreno se ha embarcado en una ola de privatizaciones masivas y revocó el asilo de Julian Assange a cambio de un préstamo del Fondo Monetario Internacional de 4.200 millones de dólares que su gente no quiere, y definitivamente no quiere pagar.

¿De quien es la culpa?
Según un enfurecido Abrams, Raúl Castro, de 88 años, y agentes venezolanos son responsables del caos regional. Hay alguna evidencia que sugiere que los agentes bolivarianos están jugando un papel en al menos apoyar estos levantamientos.

Pero de ser cierto, eso significaría que la pequeña Cuba y la Venezuela en dificultades pueden desafiar seriamente la hegemonía estadounidense en sus propios estados satélites. Cualquiera sea el alcance de la subversión cubana o venezolana, claramente tienen mucho con qué trabajar. La economía del nuevo orden mundial es muy impopular.

Las sanciones de Estados Unidos han hecho imposible que Venezuela importe los bienes necesarios, mientras que nada está obstaculizando a Chile.

En el papel, el ingreso per cápita de Chile es el más alto en América Latina, con $ 25,222, más que las regiones de los dos estados tradicionalmente de mayoría blanca de Argentina (tercero, con $ 20,567) y Uruguay (segundo, $ 23,530).

Pero el coeficiente GINI de Chile, una medida de la desigualdad de ingresos, se encuentra entre Venezuela y Ecuador (dos países cuyas plutocracias abusivas condujeron a revoluciones populistas) en 46.6 en comparación con Uruguay, en 39 (el país menos desigual en América Latina).

En otras palabras, los chilenos de la clase trabajadora ven que circula una gran cantidad de riqueza en el sistema, pero sus instituciones públicas carecen de fondos o son inexistentes. La reacción se ha retrasado mucho.

En cuanto al proyecto de Abrams, un transexual que lidera la oposición anti-Maduro básicamente ha admitido que sus esperanzas se han desvanecido.

Otros signos sugieren que están poniendo este objetivo en segundo plano. El judío designado por el pretendiente presidente Juan Guiado para restablecer el control de Venezuela por parte de Wall Street, Ricardo Hausmann, se ha rendido y se ha desasociado del «líder legítimo» coronado de payaso de un importante OPEP país sobre Instagram.

¿Cuántos más errores de política exterior?

Ahora el déficit de atención desordenado del Pentágono se está fijando en Daniel Ortega en Nicaragua, un viejo enemigo de Abrams.

Aquí, la CIA está reuniendo a feministas radicales, hombres de negocios y clérigos católicos en una coalición extraña con la esperanza de derrocar a los sandinistas elegidos.

La semana pasada, la Casa Blanca declaró que los problemas políticos internos de Nicaragua eran una «emergencia nacional». Por qué esta es una emergencia nacional para Estados Unidos no se explica en el bombardeo de prensa.

El ex funcionario de la administración Bush, el coronel Lawrence Wilkerson, ha sido muy crítico con las intervenciones de Estados Unidos en América Latina, y culpó específicamente al estrangulamiento económico de Abrams en Venezuela por causar la emigración de millones de sus ciudadanos. Si los venezolanos ahora están organizando sus propias operaciones en Chile, Ecuador, etc., no habrían estado sin intentos de derrocar a Maduro. Tratar de matar de hambre a los nicaragüenses probablemente terminará igual.

Al igual que con Irán, la agresión pasiva de la administración Obama ha demostrado ser más efectiva que los halcones sionistas en la cara de la administración Trump.

Al obligar a los venezolanos, iraníes, chinos y rusos a arrinconarse, Washington permanente ha provocado una respuesta de lucha o huida.

Estas naciones ahora entienden que son mucho más fuertes de lo que pensaban anteriormente. Golpean vigorosamente los pies de arcilla del gigante.

Fuente

Comentarios:

Cargando ...