«Siempre hemos estado recibiendo el final de la hegemonía estadounidense»: Pakistán busca estrechar lazos con Rusia y tiene una verdadera posibilidad de éxito

"Siempre hemos estado recibiendo el final de la hegemonía estadounidense": Pakistán busca estrechar lazos con Rusia y tiene una verdadera posibilidad de éxito
Islamabad, que acaba de resolver una disputa de deuda de la era soviética con Moscú, ahora desea «una nueva fase» en las relaciones con Rusia. La geopolítica, junto con nuevas y prometedoras oportunidades comerciales, podría ayudarlos a prosperar, explican los analistas.

Las relaciones entre Rusia y Pakistán volvieron a un lugar más brillante esta semana, cuando el primer ministro Imran Khan expresó su deseo de darles un poderoso impulso. Mientras acogía a una considerable delegación rusa dirigida por el ministro de Comercio, Denis Manturov, Khan señaló que su país está listo para abrir sus puertas a las empresas e inversores rusos.

Y no parece una ilusión en absoluto. En virtud de un acuerdo masivo firmado en Islamabad, Rusia invertirá $ 1 mil millones en la reactivación y actualización de Pakistan Steel Mills (PSM), construido con asistencia soviética. Los dos también tenían en mente la reconstrucción de un gasoducto, la construcción de una red ferroviaria y la adquisición de los aviones de cuerpo estrecho SSJ-100 construidos por Sukhoi.

Pakistán también acordó pagar $ 93.5 millones que había tomado prestados de la Unión Soviética, desmantelando así el último obstáculo que afecta sus lazos comerciales con Rusia. Obviamente, tanto Moscú como Islamabad quieren que la pelota ruede más rápido, al menos cuando se trata de hacer negocios, pero ¿podrían enfrentarse entre sí, dados los lazos probados por Rusia con India y la alineación de Pakistán con los Estados Unidos?

Bueno, las consideraciones geopolíticas pueden haber desempeñado un papel anteriormente, pero las viejas alianzas cambian o se vuelven más flexibles, según algunos analistas .

«Se está creando un nuevo orden mundial que brinda a Pakistán una oportunidad para diversificar sus opciones de política exterior», señaló el Dr. Khuram Iqbal, profesor asistente de la Universidad de Defensa Nacional de Pakistán.

Islamabad se puso del lado de Estados Unidos durante la presencia militar soviética en Afganistán y contribuyó a la Guerra contra el Terror posterior al 11 de septiembre, pero estar «en el extremo receptor de la hegemonía global estadounidense» no produjo mucho.

En la década de 1980, Pakistán antagonizó a la URSS al ayudar y alentar a los musulmanes islamistas que luchaban contra las tropas soviéticas; En la década de 2000, sufrió un derrame terrorista del vecino Afganistán y vio numerosos ataques no autorizados de aviones no tripulados estadounidenses en su propio suelo.

Hay una creciente comprensión en Pakistán de que el orden mundial liderado por Estados Unidos ha beneficiado solo a unos pocos, a expensas de demasiados.

Por el contrario, Rusia ha sido fundamental para enfriar, si no eliminar, algunas tensiones que Pakistán ha tenido con sus vecinos. «Rusia tiene una historia comprobada de actuar como un mediador efectivo entre India y Pakistán», señaló Iqbal.

En numerosas ocasiones desde la Guerra Fría, Moscú logró llevar a los archirrivales con armas nucleares a la mesa y evitar una guerra total, recordó.

En los tiempos modernos, Rusia negoció la entrada de Pakistán e India a la Organización de Cooperación de Shanghai (OCS), «el único foro multilateral funcional» en el que Islamabad y Nueva Delhi podían hablar sobre contrarrestar «la amenaza común del terrorismo transnacional».

Por su parte, Alexey Kupriyanov, investigador del Instituto de Economía Mundial y Relaciones Internacionales de Moscú (IMEMO) sugiere que Rusia no llegará a extremos incluso si Pakistán realmente desea que esto se haga realidad. Al comprometerse con Islamabad, Moscú podría confiar en «algunas esferas tradicionales de cooperación», a saber, economía y seguridad, siempre que «no se refiera a las acciones y reclamos paquistaníes con respecto a Jammu y Cachemira».

En los últimos años, los militares paquistaníes y rusos realizaron una serie de simulacros conjuntos contra el terrorismo; También ha habido algunos acuerdos de armas notables, sin mencionar el apetito de Islamabad por los aviones, armas de fuego y armaduras de primer nivel de Rusia.

Cualesquiera que sean las tensiones políticas, Pakistán espera que lleguen cosas más grandes. Como dijo Iqbal, podría haber un «gran avance» en las relaciones si Vladimir Putin visita Islamabad en el futuro cercano, ya que serviría como una oportunidad real para demostrar a los responsables políticos paquistaníes que esta oportunidad es real.

Fuente

Comentarios:

Cargando ...