Fuerzas de Estados Unidos regresan a seis bases militares previamente abandonadas en Siria : Informe

Fuerzas de Estados Unidos regresan a seis bases militares previamente abandonadas en Siria : Informe
A principios de octubre, el presidente de EE. UU. Anunció la retirada de las tropas estadounidenses del suelo sirio solo para revertirlo parcialmente en una fecha posterior. Algunos militares estadounidenses se quedaron con el Pentágono alegando que están protegiendo los campos petroleros sirios para que no vuelvan a caer en manos de terroristas.

Las tropas estadounidenses han regresado a seis de las 16 bases y puestos de avanzada en Siria que habían sido abandonados previamente durante la retirada de octubre antes de una operación militar turca en el norte del país, informó la agencia de noticias Anadolu.

La agencia aclaró que los soldados estadounidenses se han desplegado principalmente en las regiones ricas en petróleo en el noreste del país, cerca de sus fronteras con Irak y Turquía. Según la información de Anadolu, Estados Unidos posee un total de 11 bases y puestos de avanzada, cinco de ellos ubicados en la provincia de Deir ez-Zor, dos más en Raqqa. Según los informes, también están construyendo dos puestos de avanzada adicionales en la provincia de Deir ez-Zor.

Anteriormente, la agencia de noticias informó que Washington había enviado un grupo de expertos al campo petrolero al-Omar en la provincia de Deir ez-Zor, actualmente controlada por la milicia kurda local. Según los informes, se espera que estos expertos aumenten la producción de petróleo y capaciten a los kurdos locales sobre cómo operar el campo petrolero correctamente.

Abandonando a los kurdos y volviendo a «mantener el petróleo»
El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, anunció la intención de retirar las tropas estadounidenses de Siria en octubre, solo unos días antes del inicio de una operación militar turca en el norte que apunta a los aliados de Estados Unidos: combatientes kurdos de las fuerzas demócratas sirias, que Ankara considera terroristas. La medida fue percibida en gran parte por los kurdos, a quienes Estados Unidos financió y suministró armas durante años, y por una parte del público estadounidense como una «traición».

A pesar de abandonar inicialmente muchas bases en el norte y noreste del país, Estados Unidos devolvió algunas tropas para «proteger» los campos petroleros sirios, controlados por los kurdos. Trump comentó sobre esto diciendo que Estados Unidos «mantendrá el petróleo» y agregó que los ingresos de su venta irán a los kurdos.

Damasco y Moscú condenaron duramente la medida, acusando a Washington de robar los recursos de Siria y pidiéndole que devuelva los campos petroleros a su legítimo propietario.

Fuente

Comentarios:

Cargando ...