Los locos años veinte de nuevo: El «juicio político global» y el fin de la era de la globalización liberal


Ahora que ha pasado otra década y el mundo espera la llegada de 2020, solo es apropiado mirar hacia atrás en los ‘años veinte rugientes’ del siglo pasado. Esos veinte comenzaron la globalización; Estos podrían ver el final de su era.

Cuando el mundo entró en 1920, ya había vivido la devastadora Primera Guerra Mundial. «La guerra para poner fin a todas las guerras», fue uno de los conflictos más mortales de la historia, dejando a todos conmocionados y gravemente dañados, pero también abrigando la esperanza de que la humanidad nunca tendría que volver a pasar por algo así. La década de 1920 comenzó como un período de crecimiento económico vigoroso y vital. La globalización comenzó con la introducción del telégrafo, teléfono, radio y viajes en automóvil. Las grandes ciudades crecieron como centros comerciales y de negocios internacionales, dominando en última instancia también las escenas políticas y culturales. Los ‘locos años veinte’ terminaron con la depresión más severa de nuestra historia, seguida poco después por la Segunda Guerra Mundial.

Hoy, un siglo después, la esperanza parece estar ausente del radar global, reemplazada por un sentimiento de aprensión creciente. Y esta es probablemente una buena noticia; cuanto más precavidos seamos, menores serán las posibilidades de que nos veamos envueltos en una catástrofe importante. El mundo está experimentando cambios masivos a un ritmo mucho más alto que nunca, y tenemos en nuestras manos conflictos y desafíos que se pueden comparar con algunos de los peores episodios del siglo XX. Hoy, con demasiada frecuencia, el mundo siente que está listo para explotar. Sin embargo, nadie espera una gran guerra. El sistema global se mantiene vivo gracias a los desafíos mundiales, como el cambio climático, la disuasión nuclear, la multipolaridad emergente y la creciente interdependencia. Puede ser problemático, pero la esperanza es que estos mecanismos a prueba de fallas sean suficientes para mantenernos a flote. Si no, eso solo significará que el sistema está tan desactualizado que no puede continuar funcionando.

Yo diría que 2019 fue el año de ‘juicio político’. Los esfuerzos prolongados de los demócratas estadounidenses para deshacerse del presidente republicano se extendieron como un reguero de pólvora, consumiendo no solo a los EE. UU. Sino al mundo entero. En otro nivel, y en un sentido mucho más amplio de la palabra, el juicio político se ha convertido en la tendencia mundial. La disidencia pública y los movimientos de protesta se han vuelto virales. Venezuela, Moldavia, Georgia, Cataluña, Hong Kong, Irán, Irak, Líbano, Egipto, Francia, Chile, Bolivia, Colombia, Ecuador: esos nombres han estado en todas las noticias en 2019. Además del avance de las fuerzas antisistema en varias elecciones. A nivel local, las razones pueden diferir, pero a nivel mundial la tendencia es clara: la gente está saliendo a las calles para decirles a las autoridades que les han fallado.

En el mundo digital, todo funciona mucho más simple y rápido que antes. Anteriormente, para organizar un movimiento de protesta, primero necesitabas un núcleo: un partido, una organización secreta, un líder o una idea. Con la financiación adecuada, eso podría crecer con el tiempo. Hoy, la audiencia mundial está allí, navegando por el espacio de las redes sociales, y un llamamiento de un activista en el momento adecuado es suficiente para provocar una reacción. Incluso cuando no es global, sigue siendo lo suficientemente masivo. Ya no hay necesidad de grandes discursos; solo se necesita una persona para señalar una injusticia, y si eso toca un acorde, la protesta despega. Funciona igual en diferentes rincones del mundo, hasta el punto de que uno se pregunta si hay alguna fuerza coordinando esto detrás de escena. Pero recuerde, todo funciona mucho más simple en el mundo digital. Con total transparencia y acceso a la información, las personas comparten y aprenden sobre la marcha.

1989 fue uno de los años más fatídicos de la historia reciente. Trajo una gran transformación política a la escena global, con muchos estados que se apartaron del Bloque Comunista en favor de la democracia. Mirando hacia atrás en los últimos 30 años, podemos decir que el sistema internacional se ha vuelto mucho más democrático, aunque no en el sentido que implica el ‘Fin de la Historia’ de Fukuyama, es decir, con el triunfo de la democracia liberal occidental. El mundo ahora tiene más voces; muchos más jugadores están hablando en la escena global. La gente tiene más conciencia política y quiere participar, en lugar de simplemente ser gobernada. Hasta 1989, el mundo tenía un orden fijo, una ideología fija en ambos lados, y la vida de todo el planeta estaba definida por las confrontaciones políticas y militares de dos bloques. Todas las instituciones existían con un solo propósito: mantener el status quo. El sistema bipolar era lo suficientemente estable como para soportar múltiples crisis nacionales e internacionales durante mucho tiempo. Hasta que ya no estaba.

Yo diría que hoy estamos presenciando el gran final de ese sistema robusto cuyo declive comenzó tan dramáticamente en 1989. Los cambios masivos que tuvieron lugar entre 1989 y 1991 no destruyeron por completo el mundo que fue moldeado por la Segunda Guerra Mundial; no hubo un colapso total seguido de algo completamente nuevo. En cambio, el antiguo sistema ha estado mutando durante los últimos 30 años, tratando de adaptarse a las circunstancias siempre cambiantes causadas por la eliminación del segundo ‘polo’. Parece que esto no ha funcionado bien, y el sistema ahora se está desmoronando activamente.

Hoy, en un movimiento no oficial de «juicio político global», la gente sale a la calle para decirles a sus gobiernos que ya no se reconocen como tales. Este no es un enfoque constructivo, pero es efectivo. La democratización global ahora ha ido demasiado lejos para que cualquiera pueda ignorarla. Incluso los gobiernos más rígidos y autoritarios ahora se dan cuenta de la necesidad de hacer un seguimiento de los comentarios de la gente. Los «buenos viejos tiempos» en los que cualquier disidencia podía ser contenida y suprimida con bastante facilidad han desaparecido. Los gobiernos tienen que producir una respuesta o, al menos, falsificarla. Pero nadie está comprando falsificaciones en estos días.

Creo que esta mayor actividad de las personas en la escena política, independientemente de las razones que lo causan a escala local, lleva a todo el sistema global a una nueva dirección, lejos de la globalización.

Durante los últimos 30 años, se creía que la globalización era la respuesta a todo. Con la globalización como una estrella guía en su radar, los gobiernos nacionales han estado alineando sus políticas con la agenda supranacional, alejándose cada vez más de sus propias naciones. Estos últimos, a su vez, han estado acumulando descontento, sintiéndose usados ​​y abandonados para enfrentar la prolongada crisis económica por su cuenta. Con la llegada de las poderosas redes sociales, las personas encontraron una plataforma para expresar sus protestas. De repente, los poderes existentes ahora deben prestar más atención a sus votantes. Después de todo, ¿quién más los hace legítimos?

Fuente

Comentarios:

Cargando ...