Que es lo que Irán tiene para defenderse del ataque de misiles o aviones no tripulados de Estados Unidos e Israel


La actual situación militar y diplomática en el Medio Oriente demuestra que la capacidad y la calidad de las fuerzas de defensa aérea es especialmente importante para los estados que operan en un entorno geopolítico tenso. Arabia Saudita con misiles tierra-aire Patriot parecía incapaz de defenderse de los ataques de misiles y drones por parte de los hutíes. Por lo tanto, el Reino perdió sus oportunidades restantes para lograr una victoria militar en la guerra de Yemen y reanudó las negociaciones con los hutíes. Devastados por la guerra contra el terrorismo, Siria e Irak sufren ataques israelíes regulares con el pretexto de combatir la llamada amenaza iraní. La administración Trump apoya firmemente estas acciones y, junto con sus homólogos israelíes, alimentan la histeria anti-iraní para justificar sus propias políticas en la región. En una entrevista reciente al Jerusalem Post, el Secretario de Estado Mike Pompeo afirmó que Israel tiene un «derecho fundamental» para bombardear lo que quiere «garantizar» su propia «seguridad». En el caso de una nueva ronda de tensiones en el Golfo Pérsico, la capacidad de Irán para defender su territorio de un posible ataque aéreo será uno de los factores que determinarán el curso de la posible escalada.

La República Islámica ya demostró su capacidad de defensa aérea el 20 de junio de 2019, cuando las fuerzas del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica (IRGC) derribaron un avión no tripulado de vigilancia estadounidense RQ-4A Global Hawk BAMS-D que violó el espacio aéreo iraní cerca del Estrecho de Ormuz. Irán dice que el Global Hawk fue derribado con su desarrollado sistema de misiles tierra-aire (SAM) Khordad-3.

Como parte de su defensa aérea de múltiples capas, Irán emplea una variedad de sistemas de corto, mediano y largo alcance. Anteriormente, el núcleo de la defensa aérea de Irán eran sistemas fabricados en el extranjero, incluidos modelos rusos, chinos e incluso estadounidenses. Hoy, la defensa aérea iraní emplea activamente sistemas de producción nacional. La mayoría de los sistemas extranjeros se modernizaron localmente. El sistema de defensa aérea extranjero más capaz adquirido por Irán es el S-300 de fabricación rusa, cuya entrega se completó en 2016. Los SAM indígenas iraníes más conocidos son el Bavar-373, el Khordad-15 y el Khordad- 3)

El Bavar-373 es un sistema SAM multicanal de largo alcance creado en Irán. Según el ejército iraní, el sistema tiene un alcance de hasta 200 km y una altitud de hasta 27 km. Según los informes, es capaz de alcanzar objetivos aéreos sigilosos, misiles de crucero e incluso ojivas de misiles balísticos. El oficial Teherán dice que el Bavar-373 es superior al S-300 ruso y solo ligeramente inferior al S-400.

En 2019, Irán presentó el sistema SAM de rango medio Khordad-15. El sistema es capaz de detectar aviones de combate, misiles de crucero y vehículos aéreos no tripulados en un rango de 150 km y rastrearlos dentro de un rango de 120 km. El misil Sayyad-3, empleado por el sistema, tiene un alcance de 200 km. Según los informes, el Khordad-15 puede detectar objetivos furtivos en una distancia de 85 km y puede interceptarlos y destruirlos dentro de un rango de 45 km.

Hay más sistemas SAM de diseño iraní: Talash y Raad. Cada unidad del sistema Talash incluye tres vehículos, un camión con lanzamisiles al estilo Patriot y dos vehículos de comando y control. El Talash-1 se emplea para altitudes bajas y medias, el Talash-2 — para altitudes medias a altas, y el Talash-3 — para altitudes altas y muy altas. El Talash-2 puede atacar objetivos a una distancia de hasta 120 km y una altitud de hasta 27 km. Algunas fuentes dicen que el concepto Talash se origina en el Patriot.

La familia Raad SAM se parece externamente a los sistemas rusos Buk y Buk M2. Según fuentes iraníes, está diseñado para enfrentar aviones hostiles, misiles de crucero, bombas inteligentes y vehículos aéreos no tripulados. Los misiles Taer-2 del sistema pueden rastrear y alcanzar objetivos en rangos de hasta 50 km y en altitudes de hasta 25-27 km. Otro misil empleado por el SAM es el Sayyad-2. Tiene un alcance de 75 km y una altitud máxima de 30. La versión más moderna de este sistema SAM es el Khorad-3 empleado contra el Global Hawk de Estados Unidos en junio.

El desarrollo de estos sistemas es la demostración visible de los éxitos del complejo industrial militar iraní. Fuentes pro iraníes dicen que Irán se unió con éxito a Estados Unidos, China y Rusia en el club de los países capaces de producir sistemas SAM efectivos de largo alcance. Sin embargo, los datos tácticos y técnicos de los últimos SAM iraníes que se presentan en la prensa abierta son muy limitados, y casi no hay datos sobre la probabilidad de intercepción de varios tipos de objetivos. El grado de protección de los SAM iraníes contra la guerra electrónica también sigue siendo una cuestión. En consecuencia, sus capacidades de combate reales en caso de un conflicto armado con un enemigo de alta tecnología no pueden estimarse utilizando los datos existentes. Otra pregunta es cuán exitoso puede ser la defensa aérea de múltiples capas de Irán contra los ataques combinados de drones, balísticos y misiles de crucero que Arabia Saudita experimentó durante los últimos años.

Representantes de la administración Trump, incluido el propio presidente de Estados Unidos, amenazaron repetidamente a Irán con una acción militar. Sin embargo, ninguna amenaza se convirtió en realidad, incluso en forma de un movimiento simbólico como el ataque con misiles de Estados Unidos en el aeródromo Sharyat de Siria. La postura estadounidense de amenazas vacías y gestos simbólicos probablemente no sea el resultado de las poderosas defensas aéreas iraníes ni de los intentos de Washington de evitar una escalada militar abierta en la región. Durante los años de presión de sanciones y amenazas militares, Irán desarrolló una compleja doctrina de guerra asimétrica. Esta doctrina proporcionó al liderazgo iraní una serie de medios y medidas que puede emplear para asestar un duro golpe a sus adversarios, que consisten principalmente en la alianza israelí-estadounidense-saudita. Por lo tanto, el costo de una agresión militar contra la República Islámica en las condiciones actuales parece ser demasiado alto para las partes que podrían estar involucradas.

Fuente

Comentarios:

Cargando ...