Tribus brasileñas y recolectores forestales se unen contra Bolsonaro


Las tribus indígenas brasileñas y los recolectores de caucho unieron fuerzas para oponerse a los pasos del presidente brasileño de extrema derecha Jair Bolsonaro que, según dicen, están destruyendo la selva amazónica de la que dependen.

Unos 450 miembros de 47 tribus se reunieron por segundo día para discutir cómo resistir los movimientos de Bolsonaro para debilitar las agencias públicas que están destinadas a proteger el medio ambiente y los derechos a la tierra nativa. Bolsonaro ha dicho que las tribus tienen demasiada tierra y quiere abrir las reservas a la minería comercial y la agricultura para desarrollar el Amazonas y sacar a los indígenas de la pobreza.

El jefe de Kayapó, Raoni Metuktire, quien convocó la reunión en su aldea en el río Xingu, pidió al Congreso de Brasil que bloquee las políticas del presidente.

«Estamos aquí para defender nuestra tierra y decirle que deje de hablar mal de nosotros», dijo Raoni, quien se convirtió en una referencia mundial para su campaña ambiental en la década de 1980 con el músico Sting a su lado. Dijo que nunca aceptaría la minería en sus tierras ancestrales.

Entre los asistentes a la reunión estaba Angela Mendes, hija del recolector de caucho, líder sindical y ambientalista Chico Mendes, quien fue asesinado por un ranchero en 1988 por sus esfuerzos para proteger la selva tropical.

“Unidos podemos resistirnos. Tienen el poder del estado, pero nosotros tenemos la fuerza de las aguas, las flores y la tierra ancestral ”, dijo en una conferencia de prensa.

La deforestación pone en peligro la existencia de comunidades extractivistas no indígenas que viven de la extracción de caucho y venden los frutos del bosque, advirtió.

Mendes formó una alianza con Sonia Guajajara, cabeza del paraguas APIB, la organización de tribus más grande de Brasil.

“Este es un momento muy grave en nuestra historia. Parece un escenario de guerra «, dijo Guajajara, acusando a Bolsonaro de servir a los intereses de los poderosos sectores agroindustriales y agrícolas de Brasil que han avanzado en la región amazónica.

El aumento de la violencia contra los 850,000 indígenas de Brasil debido a conflictos de tierras con los agricultores y la minería ilegal y el inicio de sesión en las reservas amenazan el futuro de las tribus, dijo.

Bolsonaro ha prometido integrar a los pueblos indígenas en la economía y la sociedad brasileña, una asimilación que, según Guajajara, equivale a la muerte de sus culturas e idiomas.

La agencia de asuntos indígenas de Brasil, Funai, dirigida por un oficial de policía designado por Bolsonaro, dijo que la reunión en el Xingu fue un «evento totalmente privado» que no pudo apoyar porque no estaba «en línea» con la política del gobierno.

“Unidos podemos resistirnos. Tienen el poder del estado, pero nosotros tenemos la fuerza de las aguas, las flores y la tierra ancestral ”, dijo en una conferencia de prensa.

La deforestación pone en peligro la existencia de comunidades extractivistas no indígenas que viven de la extracción de caucho y venden los frutos del bosque, advirtió.

Mendes formó una alianza con Sonia Guajajara, cabeza del paraguas APIB, la organización de tribus más grande de Brasil.

“Este es un momento muy grave en nuestra historia. Parece un escenario de guerra «, dijo Guajajara, acusando a Bolsonaro de servir a los intereses de los poderosos sectores agroindustriales y agrícolas de Brasil que han avanzado en la región amazónica.

El aumento de la violencia contra los 850,000 indígenas de Brasil debido a conflictos de tierras con los agricultores y la minería ilegal y el inicio de sesión en las reservas amenazan el futuro de las tribus, dijo.

Bolsonaro ha prometido integrar a los pueblos indígenas en la economía y la sociedad brasileña, una asimilación que, según Guajajara, equivale a la muerte de sus culturas e idiomas.

La agencia de asuntos indígenas de Brasil, Funai, dirigida por un oficial de policía designado por Bolsonaro, dijo que la reunión en el Xingu fue un «evento totalmente privado» que no pudo apoyar porque no estaba «en línea» con la política del gobierno.

Fuente

Comentarios:

Cargando ...