Estados Unidos puede bloquear la entrega de miles de motores de aviación a China en medio de los reclamos por robo de tecnología: Informe


La semana pasada, el Departamento de Justicia presentó cargos penales contra el gigante chino de telecomunicaciones Huawei y dos de sus filiales estadounidenses, acusándolos de extorsión y robo de secretos comerciales. La compañía desestimó las acusaciones como «sin sentido».

El gobierno de Trump podría pasar a bloquear las entregas de General Electric y los motores a reacción franceses LEAP 1C desarrollados por Safran SA a China en medio de tensiones renovadas por el presunto robo de tecnología, dijeron al Wall Street Journal múltiples fuentes que, según se dice, están familiarizadas con las discusiones sobre el asunto.

Los motores, seleccionados por el fabricante chino aeroespacial Comac para su uso a bordo del nuevo avión de pasajeros de doble chorro C919, planeado para ser introducido en 2021, podrían dejar de ser entregados al país si Washington niega las licencias de exportación.
Se espera que el jueves se celebre una reunión de gabinete interinstitucional sobre el tema, y ​​otra el 28 de febrero para discutir los motores y otras políticas relacionadas con el comercio de China. Junto con los motores GE / Safran, las restricciones pueden aplicarse a otros componentes fabricados en los Estados Unidos para aviones chinos, incluidos los sistemas de control de vuelo de Honeywell International. Honeywell había expresado anteriormente su interés en construir el sistema de control de vuelo para el CRAIC CR929, un avión de reacción gemelo-jet de cuerpo ancho y largo alcance ruso-chino actualmente en desarrollo.

Según WSJ, los funcionarios estadounidenses temen que China pueda aplicar ingeniería inversa a los motores diseñados por Occidente y detener las compras a favor de una variante nacional. Esta es una técnica que China ha utilizado repetidamente en las últimas décadas en todo, desde juguetes hasta automóviles y equipos militares. Sin embargo, General Electric ha presionado para continuar con las entregas, diciendo que la ingeniería inversa del LEAP 1C puede resultar más difícil de lo que creen los funcionarios estadounidenses. La compañía ya ha suministrado a China motores LEAP desde 2014, sin informar problemas.
El Comac C919 realizó su primer vuelo en mayo de 2017, con entregas comerciales previstas para comenzar el próximo año. El avión, destinado a competir con el Boeing 737 MAX y el Airbus A320neo, tiene más de 300 pedidos en firme y más de 1,000 compromisos de más de dos docenas de aerolíneas y compañías chinas.

El conflicto relacionado con la tecnología entre Washington y Beijing se produce un mes después de la firma del llamado acuerdo comercial de la Fase Uno, que comprometió a China a comprar unos $ 200 mil millones en bienes estadounidenses en los próximos dos años. Mientras tanto, Washington planea mantener los aranceles elevados sobre los productos chinos hasta que se pueda negociar y acordar una segunda y última fase del acuerdo comercial en una fecha posterior.

Las tensiones relacionadas con la tecnología entre Estados Unidos y China aumentaron a principios de este mes después de que Washington criticara a sus aliados del Reino Unido por la decisión del primer ministro Boris Johnson de permitir que el gigante chino de telecomunicaciones Huawei construya parte de la infraestructura 5G del Reino Unido.

La semana pasada, Estados Unidos golpeó a Huawei y a dos de sus filiales con nuevos cargos penales acusando a la multinacional del robo de propiedad intelectual de seis empresas estadounidenses en un esquema que se remonta a más de veinte años. Los fiscales de un tribunal de Nueva York acusaron a la compañía de tecnología de ordenar a los empleados que robaran de las empresas estadounidenses y de prometer bonos a aquellos que pudieran obtener la información más valiosa. Los nuevos cargos agravaron los revelados contra la compañía en 2019, cuando se alegó que Huawei había robado secretos comerciales de T-Mobile. Huawei rechazó las nuevas acusaciones y dijo que «no tenían nada que ver con los hechos y la realidad». El vicepresidente de la compañía, mientras tanto, sugirió que Washington parece estar esperando que si «arroja suficiente barro, parte de él se pegará».

A pesar de los nuevos cargos, Washington emitió otra extensión de 45 el viernes que permite a las compañías tecnológicas de EE. UU. Continuar haciendo negocios con Huawei, y las exenciones se emitieron repetidamente desde mayo de 2019, cuando Washington puso en la lista negra formalmente a la compañía. Se ha permitido a compañías como Microsoft e Intel continuar vendiendo componentes, servicios y tecnología a Huawei en medio de temores de pérdidas multimillonarias si se cortan los contratos comerciales.

Fuente

Comentarios:

Cargando ...