Hoy hace 21 años: Bombardeo de la OTAN a Yugoslavia en cifras


Hace 21 años, hoy, el 24 de marzo de 1999, la OTAN comenzó una campaña de bombardeo masivo de Yugoslavia, bombardeando al país con miles de misiles de crucero y bombas en lo que se convertiría en el mayor asalto militar en Europa desde la Segunda Guerra Mundial.

La campaña de la OTAN de ataques aéreos y de misiles contra la República Federativa de Yugoslavia, que consistió en Serbia y Montenegro, duró 78 días y finalizó el 10 de junio de 1999.
Durante la campaña, denominada «Operación Noble Yunque» por la OTAN, los aviones de guerra de la alianza llevaron a cabo unas 2.300 incursiones contra 995 instalaciones, disparando cerca de 420.000 misiles, bombas y otros proyectiles con una masa total de aproximadamente 22.000 toneladas métricas.
La campaña incluyó múltiples violaciones de las leyes de la guerra, incluido el uso de bombas de racimo (37,000 de ellas) y proyectiles de uranio empobrecido, lo que condujo a un aumento importante en las enfermedades oncológicas, incluidas las tasas de cáncer juvenil, después de la guerra. Según los médicos serbios, las consecuencias más generalizadas del uso de tales armas han sido los trastornos de la tiroides, el cáncer y las mutaciones del feto. En 2017, el científico serbio Ljubisa Rakic ​​calculó que la cantidad de DU lanzada sobre Yugoslavia era equivalente a unas 170 bombas de Hiroshima.

Según las estimaciones serbias, los ataques contra Yugoslavia dejaron hasta 5.700 muertos y 12.500 heridos.

Las bajas de la OTAN incluyeron un AH-64 Apache de EE. UU., Un caza F-16C, un Harrier AV-8B y un bombardero sigiloso Nighthawk F-117A (el primer y hasta ahora único caso de un avión de combate sigiloso destruido en combate). En el lado yugoslavo, las bajas militares y policiales incluyeron 631 soldados y 325 policías muertos, con más de 50 desaparecidos. Debido al uso efectivo de la doctrina maskirovka o «engaño militar», el ejército yugoslavo pudo limitar las pérdidas de hardware militar (93 tanques perdidos de un estimado de 600) y otros vehículos blindados, artillería y sistemas antiaéreos.

Se estima que el bombardeo causó daños por hasta $ 100 mil millones, destruyendo o dañando unos 25,000 edificios residenciales, 470 km de carreteras y 595 km de infraestructura ferroviaria. Se destruyeron 14 aeropuertos, 19 hospitales, 20 centros de salud, 69 escuelas, 18 jardines de infancia, 176 monumentos culturales y 38 puentes. El bombardeo incluyó una incursión selectiva en Radio Televisión de Serbia, que cobró 16 vidas, y el bombardeo accidental de la Embajada de China, que mató a 3 ciudadanos chinos. En total, los funcionarios serbios estiman que más de un tercio de los objetivos de la OTAN eran civiles.

La justificación oficial de la OTAN para los ataques fue su deseo de proteger a los albaneses de Kosovo de la limpieza étnica y «una catástrofe humanitaria». Antes de que comenzara la guerra, los separatistas albaneses aliados con las fuerzas islamistas radicales se enfrentaron con el ejército serbio y las fuerzas policiales en Kosovo, atacaron a las autoridades e intentaron expulsar a los serbios étnicos de la región. Después de que se completó la campaña de bombardeos y las tropas de la OTAN entraron en la región serbia separatista en junio de 1999, los separatistas continuaron su campaña de violencia contra los serbios, a pesar de los compromisos de la OTAN de desarmar a los militantes kosovares.
En 2008, la provincia declaró unilateralmente su independencia de Serbia. Esto obligó a más de 200,000 serbios étnicos a abandonar sus hogares. Belgrado, Rusia y muchos otros países se han negado a reconocer la república separatista. Mientras tanto, las tropas de la OTAN han permanecido en la provincia desde 1999, estableciendo Camp Bondsteel, la segunda base militar más grande de Estados Unidos en Europa.

En 2015, el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, expresó su «sincero pesar» por la muerte y el sufrimiento de los civiles serbios. Sin embargo, tres años después, en un evento en Belgrado, el jefe de la OTAN enfatizó que el bombardeo no estaba dirigido contra serbios comunes, sino que en realidad significaba «proteger a los civiles y detener el régimen de Milosevic». Según Stoltenberg, los serbios deberían «mirar hacia el futuro» y continuar apuntalando la «excelente relación» entre Belgrado y el bloque.

Fuente

Comentarios:

Cargando ...