Rusia no tiene ninguna razón para seguir siendo parte del Tratado de Cielos Abiertos después de la retirada de Estados Unidos, según experto

Rusia no tiene ninguna razón para seguir siendo parte del Tratado de Cielos Abiertos después de la retirada de Estados Unidos, según expertoNo hay ninguna razón para que Rusia siga siendo parte del Tratado de Cielos Abiertos después de la retirada de los EE.UU., ya que esto le da a Washington una ventaja para obtener datos sobre las Fuerzas Armadas de Rusia, dijo el Subdirector del Centro de Estudios Integrales Europeos e Internacionales en  Universidad Nacional de Investigación de la Escuela Superior de Economía y experto en el Club de Discusión Internacional Valdai Dmitry Suslov.

«No es aconsejable que Rusia mantenga su propia participación en el tratado después de que Estados Unidos se retire de este tratado, porque los países europeos de la OTAN en el marco de este acuerdo aún podrán volar sobre suelo ruso», dijo Suslov. «Si Rusia sigue siendo parte del acuerdo, el juego de suma cero continuará, porque Estados Unidos continuará recibiendo información sobre el estado y el despliegue de las Fuerzas Armadas rusas de sus aliados europeos en la OTAN que permanecen en el acuerdo, mientras que los aviones de Rusia no podrán volar sobre los Estados Unidos. Ciertamente, Rusia no recibirá información relevante sobre el ejército estadounidense de los europeos».

Según el experto, la decisión de Estados Unidos sobre la retirada del tratado intensificaría aún más la situación militar y política en la región euro atlántica y empeoraría los lazos entre Rusia y la OTAN.

«El Tratado de Cielos Abiertos fue uno de los pocos elementos restantes para garantizar la previsibilidad y la transparencia», dijo Suslov. «En virtud de este acuerdo, las partes pudieron realizar vuelos y recibir información confiable sobre el estado y el despliegue de las fuerzas de los demás».

La retirada de Estados Unidos del tratado es parte integrante de la política de Washington para obtener más libertad en las acciones en el ámbito internacional, según el experto. Los republicanos tratan de manera bastante negativa todos los acuerdos que limitan la libertad de Estados Unidos en el campo militar. Esta política de los republicanos se formó a mediados de la década de 1990 y ahora, en medio de la confrontación con China y Rusia, esta idea solo se consolidó.

«En los EE.UU., al menos entre el establishment dentro del partido republicano, prevalece la idea de que cualquier acuerdo limitante impida que EE.UU. aumente su poder para derrotar a Rusia y China. Para obtener la victoria en una nueva conformación, necesitan desatar sus manos al máximo», señaló el experto.

Estados Unidos no oculta que utiliza la amenaza de una carrera armamentista como elemento de presión sobre Moscú y Beijing. «Si comienza una nueva carrera armamentista, terminará para Rusia como para la Unión Soviética, como piensan los estadounidenses, y Rusia estará exhausta, perderá su sangre y colapsará».

El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, anunció el jueves que Washington se retiraría del Tratado de Cielos Abiertos. El secretario de Estado de los Estados Unidos, Mike Pompeo, explicó en un comunicado que la decisión de los Estados Unidos de retirarse del tratado entraría en vigor en seis meses a partir del 22 de mayo.

El Tratado de Cielos Abiertos fue firmado en marzo de 1992 en Helsinki por 23 países miembros de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE). Fue redactado con la participación activa de Moscú. Según el Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia, el tratado es una herramienta importante para fortalecer la confianza y la seguridad. Los objetivos principales del Tratado de Cielos Abiertos fue generar transparencia, brindar asistencia para supervisar el cumplimiento de los acuerdos de control de armas existentes o futuros, ampliar las posibilidades para prevenir crisis y gestionar situaciones de crisis. El acuerdo establece un programa de vuelos de vigilancia aérea desarmados en todo el territorio de sus participantes. Ahora, el tratado tiene más de 30 estados firmantes. Rusia ratificó el Tratado de Cielos Abiertos el 26 de mayo de 2001.

Durante los últimos años, Washington ha acusado a Moscú de llevar a cabo el acuerdo de manera selectiva y de violar algunas de sus disposiciones. Rusia también ha presentado algunas objeciones con respecto a la forma en que Estados Unidos ha estado implementando el acuerdo. En el 2017, Washington impuso algunas restricciones a los vuelos de observación rusos sobre su territorio. Moscú hizo lo mismo después.

Fuente

Comentarios:

Cargando ...