Rusia ha recorrido un largo camino desde 1993; Los cambios constitucionales del presidente Putin reflejan las necesidades de un estado revitalizado

Rusia ha recorrido un largo camino desde 1993; Los cambios constitucionales del presidente Putin reflejan las necesidades de un estado revitalizado
La Constitución de 1993 de la «superpresidencia» rusa se forjó con sangre después de una agitación violenta, en un momento en que el país estaba de rodillas. Es lógico que se vuelva a visitar cuando la Rusia moderna finalmente haya alcanzado la mayoría de edad.

¿Qué es tan problemático con la Constitución actual de 1993 y cuáles son las razones detrás de las enmiendas propuestas? Las respuestas se pueden encontrar en las circunstancias bajo las cuales entró en vigencia el documento del presidente Boris Yeltsin y en la gran transformación que Rusia ha experimentado desde entonces.

En primer lugar, es necesario enfatizar que Rusia en 1993 y Rusia en 2020 son esencialmente dos países diferentes. En 1993, era una sombría sombra de la Unión Soviética, con un sombrío presente y un futuro incierto. Yeltsin, junto con el ministro de Asuntos Exteriores, Andrey Kozyrev, y otros miembros liberales de su equipo, empujaron obstinadamente a su país a la esfera de influencia estadounidense.

Por lo tanto, no sorprende que la Constitución de Yeltsin, adoptada solo dos meses después de la usurpación de poder antidemocrática de su equipo (mediante bombardeos y asalto al parlamento durante el golpe de octubre), no fuera adecuada para su propósito como la ley suprema de Un gran poder. En cambio, legitimó el servicio a las élites occidentales y a Washington en particular.

Las consecuencias ampliamente conocidas de tales políticas habían sido trágicas para Rusia, ya que descendió a una década de ilegalidad, pobreza y guerra.

En 2020, la situación es completamente diferente. Las políticas del presidente Vladimir Putin han sido, en general, «Rusia primero», en comparación con las de Yeltsin, y han tenido un amplio apoyo entre las élites gobernantes y la población en general.

Nueva realidad
Además, la Rusia de hoy es una potencia regional fuerte y un jugador importante en la política global, que ningún país del mundo, incluido Estados Unidos, puede ignorar. También es relativamente estable y más independiente; por lo tanto, la «nueva» Constitución propuesta, a diferencia de la edición de 1993, es un esfuerzo interno, más que una formación externamente «inspirada».

Por lo tanto, no sorprende que ciertos medios de comunicación occidentales, y algunos medios de prensa de tendencia occidental en Rusia, hayan lanzado una campaña tan feroz destinada a desacreditar la votación y las enmiendas propuestas.

La encuesta ofrece a los ciudadanos rusos la oportunidad de ejercer su derecho democrático a expresar su aprobación o rechazo del paquete propuesto que involucra una amplia gama de temas, como el fortalecimiento de la soberanía y la independencia, las garantías sociales, la visión de la civilización, el modelo de gobierno, las nuevas prioridades. , el papel del estado en la vida de sus ciudadanos y el lugar de Rusia en el mundo multipolar emergente. Como dice la enmienda al Artículo 79:

«La Federación de Rusia toma medidas para apoyar y fortalecer la paz y la seguridad internacionales, para proporcionar la coexistencia pacífica de naciones y estados, para evitar la interferencia en los asuntos internos del estado».

Una de las enmiendas confirma a la Rusia de hoy como la sucesora de la Unión Soviética, en particular, en relación con los «activos de la URSS fuera del territorio de la Federación de Rusia». Este cambio, que por razones obvias no pudo haber sido incluido por los autores de la Constitución de Yeltsin, parece indicar la intención de recuperar algunos activos soviéticos que actualmente poseen ciertos estadistas en el espacio postsoviético, dado que Rusia ha pagado el deuda de todas las repúblicas soviéticas, incluida Ucrania

También hay una cláusula que describe la superioridad de la Constitución de la Federación de Rusia en caso de que sea contradicho por ciertas «decisiones de agencias interestatales, tomadas sobre la base de su interpretación de las disposiciones de los tratados internacionales de la Federación de Rusia».

Tales suposiciones de gran poder eran prácticamente imposibles en 1993. Sin embargo, corresponden a la Rusia moderna, que de hecho puede pretender ser uno de los centros de influencia en 2020, junto con estados como los Estados Unidos, que durante mucho tiempo han puesto su interés nacional. por encima de cualquier tratado internacional.

Además, otros cambios prohíben que aquellos con permisos de ciudadanía y residencia en el extranjero tengan varios cargos de alto cargo público, evitando que el fenómeno de los «legionarios políticos», que no es raro en ciertos estados vecinos con bajos niveles de soberanía, aparezcan en Rusia. Este cambio propuesto concierne a todos los altos funcionarios de las entidades constitutivas de la Federación de Rusia, jefes de organismos estatales federales, senadores, diputados de la Duma del Estado, el Comisionado de Derechos Humanos, jueces y fiscales.

Existen más limitaciones en lo que respecta a los candidatos presidenciales, que no son elegibles para postularse si anteriormente tenían ciudadanía extranjera y han vivido en Rusia por menos de 25 años (con la excepción de los residentes de Crimea). Estas enmiendas ciertamente fortalecen aún más la soberanía e independencia de Rusia al más alto nivel legislativo.

También hay una serie de alteraciones bastante interesantes, como la que prevé la posible formación de territorios federales dentro de Rusia. A juzgar por los recientes comentarios del senador Andrey Klishas, ​​estas serían regiones con un estatus especial, muy probablemente cumpliendo un propósito militar o ecológico, y controladas directamente por Moscú en lugar de funcionarios del gobierno regional.

Algo similar ya existe en varios países, incluido Estados Unidos. Cabe señalar que esta es una de las muchas enmiendas propuestas que prevén una mayor centralización de los poderes y un control más estricto en todos los niveles, desde la rama ejecutiva de la Federación hasta los gobiernos locales. Entre ellas se encuentran varias enmiendas al cuarto capítulo de la Constitución, que esencialmente transforman el régimen superpresidencial en el régimen hiperpresidencial, otorgando al presidente poderes aún mayores a expensas de otras autoridades.

Por ejemplo, si se adoptan las enmiendas, el presidente podrá destituir al primer ministro, nombrar y destituir al fiscal general, detener el proceso legislativo para verificar la constitucionalidad de los proyectos de ley propuestos, y mucho más.

Sin embargo, también debemos señalar una serie de limitaciones propuestas, como la enmienda al Artículo 81, que establece un límite de dos períodos para los futuros presidentes de la Federación de Rusia.

Quizás los autores de estas enmiendas han estado estudiando la experiencia china de los años de rápido crecimiento económico bajo Hu Jintao (y Jiang Zemin) en términos de combinar un sistema altamente centralizado de gobierno y control con una rotación regular en la parte superior.

¿Gobernar para siempre?
Por supuesto, no podemos ignorar el cambio que permitiría a Putin postularse para presidente nuevamente en 2024. Sin embargo, teniendo en cuenta el pragmatismo del presidente ruso, se puede suponer que esta es posiblemente una maniobra de distracción y un instrumento de seguro político. Existe un concepto en la política internacional conocido como «pato cojo», que se utiliza para indicar la vulnerabilidad de un líder político saliente. En la mayoría de los casos, no se los toma en serio debido a su influencia menguante, tanto dentro del país como en el ámbito global, que es bastante peligroso en el mundo turbulento de hoy.

Probablemente, Putin no esté planeando postularse en 2024 (a menos que sea el último recurso), sino pasar a desempeñar un papel de coordinación en el fondo, que se puede deducir de las enmiendas que otorgan inmunidad al presidente saliente (que también se puede revocar), como así como una oportunidad para convertirse en miembro de por vida del Consejo de la Federación (la cámara alta del parlamento ruso).

Debe agregarse que la inmunidad para un presidente saliente no es una novedad en la corta historia de la Rusia moderna, ya que hace 20 años se le otorgó a Yeltsin (y a los miembros de su familia) por el decreto de Putin.

También debemos tener en cuenta que, aparte del ex presidente (y representantes regionales), el Consejo de la Federación también puede incluir hasta 30 senadores designados, siete de los cuales pueden ser miembros del consejo de por vida. Se puede suponer que estas enmiendas se han propuesto con el propósito de una transferencia de poder sin problemas y la preservación de la estabilidad general, teniendo en cuenta el Reino Unido (Cámara de los Lores) y los Estados Unidos (Senado).

Además de todo lo anterior, también debemos subrayar una serie de enmiendas de civilización, que definen la cultura, la verdad histórica y los intereses de los compatriotas en el extranjero como objetos que deben protegerse de posibles amenazas, y ‘llevar a Dios’ a la Constitución, que es una práctica bastante estándar entre muchos estados desarrollados (por ejemplo, Australia, Canadá, Alemania, etc.)

Esto se ajusta a las políticas conservadoras y tradicionalistas de Putin de los últimos ocho años y señala el regreso de la ideología en la Constitución por primera vez desde los días de la URSS, es decir, Rusia gana una vez más su propio programa de desarrollo civilizacional, que puede presentarse y presentarse al resto del mundo. Esto significa que, si se aceptan las enmiendas propuestas, Rusia pretenderá desempeñar el papel de uno de los principales polos de influencia en el sistema multipolar emergente.

Finalmente, entre las enmiendas propuestas también hay bastantes elementos orientados a la sociedad y las personas que se pueden encontrar en las constituciones de los estados socialdemócratas e incluso socialistas. Por ejemplo, el estado garantiza un salario mínimo no inferior al nivel de subsistencia, ‘indexación regular de pensiones y beneficios’ y ‘apoyo social específico’, que seguramente será bien recibido por los ancianos que tradicionalmente han respaldado a Putin, muchos de los cuales se ha visto afectado por la reforma de la edad de pensión de 2018.

También hay una serie de otros cambios al estilo soviético, como el que garantiza la «protección de la dignidad» y el «respeto a la persona del trabajo» que están destinados a resonar bien con aquellos que anhelan los tiempos soviéticos, lo cual, curiosamente, incluyen algunos de los nacidos después del colapso soviético. Además, se sugiere una participación más intensa del estado en la vida de sus ciudadanos, en su educación, educación moral e incluso en la salud, lo que parece aportar cierto grado de biopolítica a la ecuación.

Esto sugiere una vez más que Rusia puede seguir el «camino chino», no solo uniendo las características económicas de los sistemas socialistas y capitalistas, sino también aumentando el papel del Estado, lo que puede ir en contra de los ideales liberales del individualismo y puede desalentar el una minoría más liberal de apoyar las enmiendas.

Por otro lado, los niños y los discapacitados se han definido como las prioridades clave de la política estatal de Rusia. Las enmiendas también brindan apoyo estatal al progreso científico-tecnológico y al ambientalismo, lo que agrega ecopolítica, humanitarismo y progresismo a la ecuación y le da una ventaja posmoderna a la nueva versión de la Constitución.

En general, las enmiendas propuestas presentan un conjunto de ideas bastante diverso y ecléctico y un voto democrático es ciertamente un mejor mecanismo de validación que un golpe violento. Rusia ha recorrido un largo camino desde 1993.

Fuente

Comentarios:

Cargando ...