Turquía quiere que Francia le pida perdon por el incidente de los buques de guerra en el Mediterráneo que llevó a la investigación de la OTAN

Turquía quiere que Francia le pida perdon por el incidente de los buques de guerra en el Mediterráneo que llevó a la investigación de la OTAN
Las fragatas turcas se enfrentaron a las fuerzas navales francesas en el mar Mediterráneo mientras trataban de inspeccionar un barco, supuestamente llevando armas a Libia en violación de la prohibición de la ONU. El incidente tuvo lugar en medio de los intentos de Ankara de ayudar al gobierno de acuerdo nacional reconocido por la ONU en su lucha contra el ejército del general Haftar.

El canciller turco, Mevlut Cavusoglu, ha declarado que Ankara quiere que Francia se disculpe por sus declaraciones sobre el incidente que tuvo lugar a mediados de junio entre las fuerzas navales de los dos países. En ese momento, París caracterizó las acciones de las fragatas turcas hacia los barcos franceses que operaban en el Mar Mediterráneo como «extremadamente agresivas» y solicitó a los funcionarios de la OTAN que investigaran el encuentro entre los miembros de la alianza.

«Cuando Francia hace afirmaciones falsas y trabaja contra Turquía, eso no debería aceptarse. Esperamos que Francia se disculpe incondicionalmente», dijo Cavusoglu.
Cavusoglu desestimó las afirmaciones de Francia de que las fragatas turcas atacaron el barco de su aliado insistiendo en que Ankara pasó los informes del incidente a los investigadores de la OTAN, demostrando que tal conducta nunca tuvo lugar.

Turquía apoya activamente al Gobierno de Acuerdo Nacional (GNA) de Libia, reconocido por la ONU, que controla la capital de Trípoli y la parte noroeste del país. El GNA, a su vez, acusa a Francia de apoyar a otra potencia importante en el panorama político libio: la Cámara de Representantes de Libia con sede en Tobruk y el Ejército Nacional de Libia (LNA), dirigido por el general Khalifa Haftar, que controla el centro y el este de Libia.

Incidente del mar Mediterráneo
Francia acusó a las fragatas turcas de intervenir en las operaciones de las fuerzas navales observando la implementación de un embargo de armas de la ONU sobre Libia devastada por la guerra. La fragata francesa Courbet estaba tratando de contactar a un buque de carga con destino a Libia que navegaba bajo la bandera de Tanzania, sospechando que ejecutaba una operación de contrabando de armas, pero no tuvo éxito en estos intentos. En cambio, dos fragatas turcas que escoltaban el barco se pusieron en contacto con el buque de guerra francés explicando que el barco transportaba suministros médicos.

El Courbet todavía intentó acercarse al barco «sospechoso» con destino a Libia, pero fue «iluminado» tres veces por los radares de las fragatas turcas, lo que significa que atacaron a su aliado de la OTAN sin dispararle. El barco francés retrocedió después del enfrentamiento, pero París solicitó a la OTAN que investigara el incidente. La investigación del bloque ha arrojado resultados no concluyentes.

Tras el enfrentamiento con los barcos turcos, Francia anunció que congelaría su participación en la misión naval de la OTAN destinada a prevenir el tráfico de armas a Libia. París insiste en que su fragata actuó de acuerdo con la inteligencia de la OTAN y argumentó que, según las directrices de la alianza, el comportamiento de los buques de guerra turcos puede caracterizarse como un acto hostil.

Fuente

Comentarios:

Cargando ...