Macron de Francia se define a sí mismo como el salvador de Líbano y está listo para remodelar el sistema del país a la imagen de Occidente

Macron de Francia se define a sí mismo como el salvador de Líbano y está listo para remodelar el sistema del país a la imagen de Occidente
El presidente francés, Emmanuel Macron, reunió a una gran cantidad de donantes internacionales para apoyar al Líbano y prometió que el futuro del país «se está decidiendo ahora». El líder francés, al parecer, será el que tome las decisiones.

Más de 150 personas yacen muertas y miles resultaron heridas tras una devastadora explosión química en la capital de Beirut el martes. A medida que crece la ira pública hacia el gobierno libanés, dos ministros y al menos siete miembros del Parlamento han renunciado, y multitudes de manifestantes enfurecidos han asaltado edificios gubernamentales y exigido la renuncia total del gobierno del primer ministro Hassan Diab.

Macron también se encargó de pedir al gobierno que atienda las demandas de los manifestantes de Beirut, lo que en este momento implicaría renunciar a su poder.

El futuro del Líbano, dijo, lo decidiría «el propio Líbano». Sin embargo, el líder francés aparentemente consideró oportuno insertarse en ese proceso de toma de decisiones, incluso cuando el polvo en Beirut todavía se estaba asentando la semana pasada.

Al llegar a la ciudad devastada por la explosión el jueves, Macron habló con los manifestantes en la calle, quienes gritaron por la «revolución». Mientras la multitud suplicaba ayuda al presidente francés, Macron hizo una promesa clara: que propondría un nuevo «acuerdo político» a los líderes en conflicto del país. Si el acuerdo fracasa, dijo que volvería en septiembre para asumir él mismo la «responsabilidad política».

El afán de cambio de Macron fue más allá de declaraciones vagas. Además de exigir un nuevo «orden político» en el Líbano, pidió que se audite el banco central del país y que el Banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional y las Naciones Unidas supervisen la recuperación del país.

El interés del presidente francés en la construcción de la nación no carece de precedentes. El Líbano fue una vez un protectorado de Francia, puesto bajo mandato francés tras la disolución del Imperio Otomano después de la Primera Guerra Mundial, antes de que se concediera la independencia después de la Segunda Guerra Mundial. Sin embargo, la invocación de Macron a la «comunidad internacional» y las instituciones financieras supranacionales del mundo indica que él ve el futuro de Líbano no como un vasallo francés, sino como un cliente del orden mundial liberal, que él ha defendido abiertamente antes.

El intento de Macron de llevar al Líbano al redil de Occidente probablemente fue urgente por el llamado del líder de Hezbolá, Hassan Nasrallah, a principios de este año, para que el país «mire hacia el este» y se dirija a China, no al FMI, en busca de alivio económico. «Las empresas chinas están listas para inyectar dinero en este país», dijo en junio. “Le digo al pueblo libanés, hay alternativas [a Occidente]”, agregó.

En medio de un posible cambio geopolítico, Estados Unidos también ha apoyado a los manifestantes. El presidente Donald Trump el domingo «reconoció los legítimos llamamientos de los manifestantes pacíficos a la transparencia, la reforma y la rendición de cuentas», según un comunicado de la Casa Blanca.

El cambio puede llegar rápidamente al Líbano. Los líderes mundiales que participaron en la conferencia del domingo se comprometieron a entregar «recursos importantes» al Líbano lo antes posible, y agregaron que esta ayuda se entregaría «directamente» a las personas necesitadas. Con el gobierno aparentemente excluido de la distribución de ayuda, queda por ver cuánto tiempo Diab, o el presidente Michel Aoun, podrán mantenerse en el poder.

Con Macron tratando de tomar el asiento del conductor, algunos comentaristas se apresuraron a notar la ironía de que el presidente francés prestara su apoyo a las protestas contra el gobierno en un país a miles de kilómetros de distancia, después de que sus propios servicios de seguridad gasearan, golpearan y mutilaran ‘chalecos amarillos’. ‘manifestantes en casa todos los fines de semana durante más de un año

Poco después de que los donantes anunciaran sus últimas promesas de ayuda, que ascienden a casi 253 millones de euros (298 millones de dólares), los manifestantes llegaron a la Plaza del Parlamento de Beirut, donde arrojaron piedras a la policía e intentaron derribar barricadas que bloqueaban el edificio del gobierno. La policía respondió con botes de gas lacrimógeno y extinguió incendios provocados por manifestantes

Fuente

Comentarios:

Cargando ...