Autor del libro sobre Trump dijo que Estados Unidos lanzó un misil desde Corea del Sur para »intimidar» a Corea del Norte pero cree que ni siquiera lo notaron

Autor del libro sobre Trump dijo que Estados Unidos lanzó un misil desde Corea del Sur para ''intimidar'' a Corea del Norte pero cree que ni siquiera lo notaron
Washington nunca pudo determinar si Pyongyang vio esta señal, dijo Bob Woodward.

En 2017, Estados Unidos llevó a cabo un lanzamiento de entrenamiento de un misil de alta precisión desde Corea del Sur para demostrar a la RPDC que podía destruir cualquier objeto de este país, incluida la sede de su líder Kim Jong-un. Así lo afirma un nuevo libro del periodista estadounidense, miembro del consejo editorial de The Washington Post, Bob Woodward, publicado este martes por Simon & Schuster.

El libro de 392 páginas, Rage, se basa en 18 entrevistas exclusivas con el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, así como en numerosas conversaciones con funcionarios de la administración anterior y actual, incluido el exsecretario de Defensa James Mattis. Se presta mucha atención a la política de Estados Unidos en la península de Corea.

Woodward, en particular, dice que en 2017, en respuesta a las pruebas en la RPDC de un misil balístico intercontinental capaz de alcanzar los Estados Unidos, un grupo de fuerzas estadounidenses en Corea del Sur realizó un «lanzamiento de un misil táctico que voló 186 millas (unos 300 km) y cayó en Mar japonés «. «Fue la distancia exacta desde donde despegó el cohete estadounidense, hasta el sitio de prueba de Corea del Norte, y también hasta la tienda en la que, según fotografías tomadas desde el espacio, estaba Kim Jong-un mientras observaba el lanzamiento de su cohete», escribe autor.

Según él, «el significado de tales acciones era claro: Kim Jong-un tenía que preocuparse por su seguridad personal», pero Washington no pudo determinar si Pyongyang vio esta señal.

Podía ignorarlo o ignorarlo, pero en cualquier caso, en 2017, continuó probando misiles intercontinentales capaces de llegar al territorio de Estados Unidos, así como misiles balísticos de medio alcance que amenazaban a Japón.

El Pentágono describió estos pasos como «provocaciones crecientes» y «cambiando la naturaleza de la amenaza». «Mattis vio que Corea del Norte no sintió ni notó la máxima presión militar», señala Woodward.

La posibilidad de ataques nucleares
Estados Unidos estaba listo para lanzar ataques nucleares en la RPDC en 2017 con el fin de eliminar la amenaza planteada por las pruebas de sus misiles balísticos intercontinentales (ICBM), escribe Bob Woodward en su libro.

Woodward, en particular, dice que la prueba de Pyongyang en 2017 de un misil balístico intercontinental capaz de llegar al territorio estadounidense causó una gran preocupación en Washington. Respondiendo a la pregunta del autor sobre qué tan cerca estuvo Estados Unidos de la guerra con la RPDC, Trump dijo: «Mucho más cerca de lo que nadie pueda imaginar. Mucho más cerca».

El Pentágono dejó el plan en el estante
James Mattis, quien dirigió el Pentágono entre 2017 y 2018, «no pensó que el presidente Trump lanzaría un ataque preventivo contra Corea del Norte, aunque había planes para tal guerra», escribe Woodward. Según él, el cuartel general del Comando Estratégico de las Fuerzas Armadas de Estados Unidos en Omaha (Nebraska) estudió con detenimiento el plan operativo 5027, destinado al «cambio de régimen en Corea del Norte» y que prevé «el uso de 80 unidades de armas nucleares».

«Me ponía una carga pesada todos los días», confesó Mattis, «todos los días pensaba que podría suceder. Y esta preocupación no era puramente teórica».

El exsecretario de Defensa de Estados Unidos dijo que hizo todo lo posible para evitar un conflicto con la RPDC con el uso de armas nucleares. «Me concentré por completo en prevenir o detener esto lo antes posible», recordó Mattis. Según él, era consciente de que «en el desarrollo más desfavorable de la situación, puede ser necesario el uso de armas nucleares» y luego resultará que estas armas se usaron nuevamente, y esto «cambiará el mundo entero».

De la confrontación a la negociación
Como recuerda Woodward, las tensiones entre Estados Unidos y la RPDC se redujeron a fines de 2017, cuando Pyongyang suspendió las pruebas de misiles balísticos intercontinentales, alegando que había mejorado sus capacidades nucleares y de misiles.

En junio de 2018, se celebró la primera cumbre entre Estados Unidos y la RPDC en Singapur, donde los líderes de los dos países, Donald Trump y Kim Jong-un, firmaron una declaración conjunta. Pyongyang expresó su intención de llevar a cabo la desnuclearización a cambio de garantías de seguridad de Washington.

En 2019, Trump y Kim Jong-un celebraron una segunda cumbre en Hanói, seguida de una breve reunión en Panmunjom, en la frontera de la República de Corea y la RPDC. Estos contactos no dieron resultado y, posteriormente, debido a los desacuerdos sobre el camino de la desnuclearización en la península de Corea, las negociaciones entre las partes se estancaron.

Fuente

Comentarios:

Cargando ...