Amenaza para millones de personas: la comunidad de expertos exige hacer públicos los efectos secundarios de la vacuna estadounidense contra el COVID-19

Los ensayos de la vacuna estadounidense se suspendieron a principios de septiembre. Varios sujetos tuvieron efectos secundarios graves. El público está interesado en exactamente cómo el medicamento afectó a las personas, pero los datos son contradictorios, según CNN.

Amenaza para millones de personas: la comunidad de expertos exige hacer públicos los efectos secundarios de la vacuna estadounidense contra el COVID-19

La vacuna está siendo desarrollada por AstraZeneca en cooperación con la Universidad de Oxford. Así, en el informe de cada una de las organizaciones, apareció información completamente diferente sobre el impacto negativo en los sujetos.

Así, en el sitio web de la universidad se dice que los voluntarios tenían algunos problemas neurológicos de naturaleza inexplicable, mientras que AstraZeneca informó a los medios sobre las manifestaciones de la esclerosis múltiple. CNN también señala que en documentos internos de la Universidad de Oxford, el efecto secundario está marcado como «mielitis transversa».

«Estas son declaraciones muy diferentes», dijo Harlan Krumholtz, profesor de la Universidad de Yale.

Al mismo tiempo, el experto señaló con aprensión que durante las pruebas, dos voluntarios desarrollaron dolencias neurológicas. Esto puede indicar un efecto secundario grave que ocurre con un alto grado de probabilidad, y no en absoluto sobre enfermedades accidentales, como los fabricantes intentan convencer.

El sitio web de la Universidad de Oxford informa que hay poca evidencia de que las enfermedades identificadas estén asociadas con el uso de la vacuna contra el coronavirus. Sin embargo, muchos expertos cuestionan su creencia.

La ley de confidencialidad médica ayuda a los fabricantes a ocultar los detalles de los efectos secundarios. Esto les permite ocultar no solo la naturaleza de las dolencias que surgieron durante las pruebas, sino también el número real de tales casos.

Se señala que puede haber muchos más de ellos de los que se publican en los medios, ya que AstraZeneca y la Universidad de Oxford se negaron a decir cuántos voluntarios durante el estudio se identificaron con problemas neurológicos.

Irina Skripko.

Fuente

Comentarios:

Cargando ...