Europa y Estados Unidos deben permanecer unidos en una ‘nueva guerra fría’ contra China : Alto funcionario de Alemania

Europa y Estados Unidos deben permanecer unidos en una 'nueva guerra fría' contra China : Alto funcionario de Alemania
Las relaciones entre Estados Unidos y Europa, su aliado clave, se han hundido a un mínimo histórico bajo el presidente Donald Trump. Trump y su administración no han estado de acuerdo con Europa en una variedad de temas: desde el acuerdo nuclear de Irán hasta el cambio climático, e incluso el inicio de una escaramuza comercial con la Unión Europea.

Europa y Estados Unidos deben permanecer unidos en una «nueva Guerra Fría» contra China, independientemente de quién se haga cargo de la Oficina Oval luego de las próximas elecciones presidenciales, dijo Peter Beyer, quien está a cargo de la cooperación transatlántica de Alemania. El funcionario señaló que las dos partes tienen más intereses comunes que diferencias.

 

«Europa y Estados Unidos deben unirse para enfrentar el enorme desafío que constituye China. La nueva guerra fría entre Estados Unidos y China ya ha comenzado y dará forma a este siglo», dijo Beyer en una entrevista con AFP.

El funcionario dijo que incluso si el demócrata Joe Biden gana las elecciones presidenciales en noviembre, los temas controvertidos entre Europa y Estados Unidos no se resolverán «de la noche a la mañana», pero señaló que las relaciones entre los dos «volverían a ser más razonables, calculables y confiables». y sería más fácil trabajar con Biden que con Trump. Al mismo tiempo, Beyer admitió que una victoria de Donald Trump en las próximas elecciones no significa que los lazos entre los dos aliados se deterioren.

«No todo será sombrío si viene Trump dos. Pero tampoco será mejor. Quién está sentado en la Casa Blanca es esencial. Pero no puede dominar la amistad transatlántica. Washington y especialmente Estados Unidos no lo son». «Sólo la Oficina Oval», dijo Beyer a la AFP.

Intereses idénticos

Las relaciones entre Estados Unidos y Europa han llegado a su punto más bajo bajo el presidente Donald Trump. En los últimos años, la administración Trump ha estado en desacuerdo con su histórico aliado en prácticamente todo, desde el acuerdo nuclear de Irán y el cambio climático, hasta la financiación de la Organización Mundial de la Salud y el comercio.

Beyer, sin embargo, insiste en que en algunas áreas, como China e Irán, los europeos y estadounidenses tenían «intereses similares, a veces idénticos». Admitió que Alemania ocasionalmente descuidó los lazos con Estados Unidos durante la última década y que Berlín tenía parte de la culpa del distanciamiento en curso. Beyer señaló que Alemania debe cumplir sus promesas de aumentar el gasto en defensa.

Donald Trump ha criticado repetidamente a Berlín y a otros miembros de la OTAN por no cumplir los objetivos de gasto en defensa. En julio, su administración anunció que retiraría 12.000 soldados de Alemania, por lo que el republicano describió como Alemania «morosa» en sus pagos a la OTAN y tratando a Estados Unidos «muy mal en el comercio». La decisión causó preocupación tanto en el Congreso como en el Bundestag.

Al comentar sobre el tema, Beyer señaló que no cree que Joe Biden revertiría la decisión de Trump si se hace cargo de la Oficina Oval luego de las próximas elecciones, pero señaló que duda que el demócrata siga la estrategia de Estados Unidos en Europa «con el mismo vehemencia».

Nueva Guerra Fría

La competencia de Washington con Beijing comenzó mucho antes de que Trump asumiera el cargo, pero es bajo su supervisión que la rivalidad geopolítica se convirtió en lo que los expertos denominaron la nueva Guerra Fría. La administración Trump inicialmente se enfrentó a China en materia comercial, luego ambas partes impusieron aranceles multimillonarios a las exportaciones de la otra parte, lo que debilitó la economía mundial.

La guerra comercial pronto fue seguida por una «guerra tecnológica», con la administración Trump lanzando una campaña global contra la empresa china Huawei, el mayor fabricante mundial de equipos de telecomunicaciones móviles y aplicaciones chinas como TikTok y WeChat. La administración Trump también enfrentó a Beijing por cuestiones de derechos humanos, Hong Kong y la disputa del Mar de China Meridional.

Por si esto fuera poco, la Casa Blanca también lanzó un duro ataque contra China, acusando al país de propagar el coronavirus. Trump ha acusado repetidamente a los funcionarios chinos de estar involucrados en un encubrimiento y afirmó que el país podría haber detenido la enfermedad.

«Debemos responsabilizar a la nación que desató esta plaga en el mundo: China», dijo el presidente Trump en una cumbre pasada de la Asamblea General de las Naciones Unidas.

China ha negado categóricamente las acusaciones de Trump..
.

Fuente

Comentarios:

Cargando ...