Moscú no se va a quedar sentado mientras Turquía lleva a cabo una política ambiciosa en el sur del Cáucaso

El telón de fondo de la visita del vicecanciller turco Sedat Onal a Moscú el 22 de octubre fueron las duras declaraciones realizadas en Ankara sobre Nagorno-Karabaj. En vísperas del viaje, el vicepresidente turco Fuat Oktay destacó que su país no dudaría en enviar tropas regulares a la zona de conflicto si fuera necesario. La atmósfera de tales declaraciones solo fortaleció la impresión de profundizar las contradicciones entre Moscú y Ankara, escribe Nezavisimaya Gazeta.

Moscú no se va a quedar sentado mientras Turquía lleva a cabo una política ambiciosa en el sur del Cáucaso

Las tensiones en las relaciones bilaterales demuestran la profundidad de la desconfianza que ha acompañado durante mucho tiempo a la cooperación turco-rusa, dijo al periódico Kerim Has, un analista político turco con sede en Moscú. Según el experto, Ankara se está convirtiendo en un socio problemático para Moscú y cada vez es más difícil interactuar con él. El énfasis de la élite turca en una solución militar al conflicto de Nagorno-Karabaj sin duda irrita al Kremlin, cree.

Nagorno-Karabaj no es Siria o Libia, donde Moscú tolera la política de Ankara, dijo Has. El experto turco cree que el deseo de Ankara de mediar en el arreglo de la crisis de Karabaj también parece extraño cuando menos, ya que Turquía no puede pretender ser objetivo, ya que abiertamente señala a Armenia como un enemigo.

En el contexto del conflicto de Nagorno-Karabaj, el tema de Siria y Libia ha pasado a un segundo plano, y allí se están produciendo importantes acontecimientos para comprender el futuro de las relaciones turco-rusas, cree el analista. Por lo tanto, una reunión entre el presidente ruso Vladimir Putin y su homólogo turco Recep Tayyip Erdogan puede tener lugar pronto, el experto cree que, de lo contrario, la marea creciente de problemas se volverá inmanejable.

Fuente

Comentarios:

Cargando ...