Medio de comunicación explica que pasará si no se reconocen las elecciones estadounidenses

Hay tres escenarios para el desarrollo de eventos.

La explotación generalizada del voto a distancia arroja dudas sobre la legitimidad del proceso electoral estadounidense. Al mismo tiempo, ni Donald Trump ni Joe Biden pretenden rendirse sin luchar en la carrera presidencial, que ya es calificada como la más polémica de la historia del país.

Medio de comunicación explica que pasará si no se reconocen las elecciones estadounidenses

En este contexto, existen temores justos de que no se reconozcan los resultados de la votación. En condiciones en las que la OSCE cuestiona la legitimidad de las elecciones, hay tres escenarios para el desarrollo de los eventos, escribe Reuters.

Al iniciar el voto a distancia, los demócratas se proporcionaron toneladas de recursos para manipular los votos. Sin embargo, esto también tiene aspectos negativos para el partido estadounidense más antiguo. En estados como Pensilvania o Wisconsin, las boletas por correo no se cuentan hasta el día de las elecciones. En este sentido, el equipo de Joe Biden teme que Donald Trump se declare ganador sin tener en cuenta las papeletas aún no contadas.

En este caso, escribe Reuters, el proceso electoral se convertirá en un proceso judicial. Quizás el caso incluso llegue a la Corte Suprema, como sucedió en 2000, cuando el republicano George W. Bush derrotó al demócrata Al Gore por solo 537 votos en Florida.

El colegio electoral también puede decidir. El organismo de 538 miembros ya aseguró una victoria para Trump en el 2016. Aunque Hillary Clinton ganó la votación nacional, los electores le dieron solo 227 votos.

En muchos estados, la ley exige que los electores voten por un candidato apoyado por el pueblo. Pero esta condición no se aplica en todas partes. Este año, el colegio se reunirá el 14 de diciembre y el 6 de enero, ambas cámaras del parlamento se reunirán para confirmar la exactitud del recuento de votos y anunciar al ganador. Y aquí es donde pueden surgir problemas.

Por lo general, los gobernadores aprueban los resultados en sus estados y transmiten la información al Congreso. Ahora es posible que las posiciones de los gobernadores y del parlamento diverjan. La situación se ve agravada por el hecho de que en los estados de Pennsylvania, Michigan, Wisconsin y Carolina del Norte los demócratas son gobernadores, pero los parlamentos locales están controlados por los republicanos.

No existe una solución legal para esta crisis en los Estados Unidos. Bajo la Ley de Conteo de Votantes de 1887, cada Cámara del Congreso debe tomar su propia decisión. Esto lo hará la nueva convocatoria, que tomará posesión el próximo 3 de enero.

En cualquier caso, la Cámara y el Senado deberán llegar a un acuerdo. Si esto no sucede, la situación se paralizará. Michael Pence puede ayudar a salir de la crisis. Como presidente de la cámara alta del parlamento, puede excluir votos electorales controvertidos si no hay consenso en el Congreso.

En este caso, la Ley del Colegio Electoral no especifica si el candidato presidencial necesitará 270 votos electorales o si este número puede reducirse por la exclusión de los miembros del colegio electoral.

«Es justo decir que ninguna de estas leyes ha sido probada antes», dijo Benjamin Ginsberg, un abogado que representó a la campaña de Bush durante la disputa del 2000.

Si ninguno de los candidatos obtiene la mayoría de los votos electorales, se inician «elecciones condicionales» en virtud de la 12° enmienda de la Constitución. En este caso, el Presidente será elegido por la Cámara de Representantes y el Vicepresidente por el Senado. El Congreso está obligado a tomar una decisión antes del 20 de enero. Ese día, según la constitución, expira el mandato del actual presidente. Sin embargo, si el Congreso aún no ha elegido a un presidente o vicepresidente, el presidente de la Cámara de Representantes es nombrado jefe de estado interino. Este cargo lo ocupa actualmente la demócrata Nancy Pelosi.

Fuente

Comentarios:

Cargando ...