Bolivia se reincorpora a los bloques regionales latinoamericanos que se oponen al dominio de Estados Unidos bajo el nuevo presidente socialista Luis Arce

Bolivia se reincorpora a los bloques regionales latinoamericanos que se oponen al dominio de Estados Unidos bajo el nuevo presidente socialista Luis Arce
El recién elegido presidente de Bolivia, Luis Arce, ha reanudado la membresía del país en tres grandes bloques destinados a la integración regional, revirtiendo los movimientos del anterior gobierno «interino» para retirarse de las organizaciones de izquierda.

Sucesora y aliada del líder derrocado Evo Morales, la administración de Arce dijo que renovaría «la participación plena como país miembro» en los tres grupos: la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (conocida por sus siglas en español CELAC), la Unión Naciones Americanas (UNASUR) y la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA), todas las cuales buscan la cooperación política y económica entre sus miembros.

“La decisión tomada por el gobierno de transición de suspender la participación de Bolivia en los espacios de integración mencionados respondió a intereses puramente políticos, que poco tienen que ver con la vocación integradora del pueblo boliviano”, dijo este viernes la Cancillería boliviana en un comunicado, refiriéndose a las acciones tomadas por la presidenta interina Jeanine Anez luego de la destitución de Morales del poder el año pasado.

Ánez asumió la presidencia en medio de una crisis política y acusaciones de fraude en las elecciones del país de 2019, que finalmente obligaron a Morales a renunciar y huir de Bolivia por temor a su seguridad. Conservador, Anez pronto rompió con su agenda socialista y repudió la membresía en las tres organizaciones de centro izquierda.

Sin embargo, la contienda presidencial de este año vio cómo Anez fue derrotada, con Arce ganando en la primera ronda de votación, devolviendo el control del gobierno al partido de Morales, el Movimiento por el Socialismo (MAS).

Las tres organizaciones regionales reunidas por Bolivia se han visto empañadas por divisiones en gran parte relacionadas con una crisis política y económica en curso en Venezuela, así como por deseos de autonomía de Washington, lo que provocó divisiones en algunos de los grupos en los últimos años.

Una vez compuesta por 12 estados de la región, UNASUR se ha despojado de la mayoría de sus miembros en medio de disputas sobre su liderazgo y dirección. En 2017, seis miembros únicos (Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Paraguay y Perú) formaron el Grupo de Lima respaldado por Estados Unidos junto con varias otras naciones, con el objetivo de abordar la agitación en Venezuela. Los seis estados se separaron de UNASUR un año después, reduciendo a la mitad su membresía, y a través del Grupo de Lima han adoptado una postura muy crítica hacia el presidente venezolano Nicolás Maduro, criticando a su administración como un «régimen socialista ilegítimo».

Con Ecuador y Uruguay retirándose de la UNASUR durante el último año, y Bolivia siguiendo su ejemplo después del ascenso al poder de Anez, el grupo se quedó con solo tres miembros — Guyana, Surinam y Venezuela — y cuatro el viernes con el regreso de Bolivia.

Mientras tanto, la CELAC está compuesta por 32 países latinoamericanos y algunos miembros la ven como una alternativa a la Organización de Estados Americanos (OEA), fundada y con sede en Estados Unidos, que se apresuró a respaldar los ahora desacreditados cargos de fraude en las elecciones presidenciales de Bolivia. . Si bien la creación de la CELAC fue encabezada por el ex presidente de izquierda de Brasil, Lula da Silva, el país retiró su membresía a principios de este año, y el gobierno conservador Jair Bolsonaro dijo que no actuó «en defensa de la democracia» en Venezuela y en otros lugares.

Fundada por Venezuela y Cuba en 2004 y desde que creció a diez miembros, ALBA tiene como objetivo eliminar las barreras comerciales y fomentar la unidad económica entre las naciones latinoamericanas, cumpliendo una función similar a la propuesta de zona de libre comercio en América del Norte y del Sur presentada por Washington en 2003. El fallido acuerdo, conocido como el Área de Libre Comercio de las Américas, fue destruido por Morales como «un acuerdo para legalizar la colonización de las Américas», y Bolivia se unió al ALBA en 2006

La victoria electoral de Arce en octubre ha sido ampliamente vista como una reprimenda al gobierno amistoso de Anez, allanando el camino para el regreso de Morales al país y una reanudación de la plataforma política de izquierda del MAS. Aunque Washington casi aplaudió la destitución de Morales en 2019, el Departamento de Estado de Estados Unidos emitió una tibia declaración felicitando a Arce por su victoria el mes pasado.

Fuente

Comentarios:

Cargando ...