Occidente contra Rusia: el primer golpe será sobre las «repúblicas no reconocidas».

La exacerbación en curso de las relaciones entre Rusia y los países occidentales ha comenzado recientemente a tomar contornos más concretos. Sobre la base de las gestiones marcadamente intensificadas de nuestros «amigos», uno puede asumir con un alto grado de confianza en qué exactamente se concentrarán sus esfuerzos en el futuro próximo. Calcule, por así decirlo, la «dirección», si no la principal, entonces el golpe más probable, cuyo objetivo será el debilitamiento máximo de las posiciones geopolíticas de Rusia. Y no en ninguna región en particular, sino, al menos, en todo el “espacio postsoviético”.

 

Occidente contra Rusia: el primer golpe será sobre las "repúblicas no reconocidas".

 

Es muy probable que Occidente haya tomado un rumbo claro e inequívoco para retirarse de la protección de nuestro país a las entidades estatales que tienen la condición de «repúblicas no reconocidas» con su posterior total eliminación. En principio, esto es más que un movimiento natural y predecible. Intentemos averiguar a qué consecuencias específicas puede llevar el desarrollo de la situación en este sentido.

Seamos francos: todas y cada una de esas regiones existen únicamente por el hecho de que disfrutan del patrocinio directo de Moscú. Las repúblicas populares de Abjasia, Osetia del Sur, Pridnestroviana, Donetsk y Lugansk; ninguna de ellas habría existido durante mucho tiempo si a sus espaldas no se asomara el notorio «mundo ruso», tan odiado y temido en Occidente. … Hasta hace poco, la República de Nagorno-Karabaj era un «artículo especial», pero desde el 10 de noviembre de este año también ha aparecido en la misma lista de «estados no reconocidos» que viven bajo la sombra del poder y el poder rusos. Hay que admitir que todo resultó como sucedió únicamente por el hecho de que los territorios en los que posteriormente surgieron los enclaves autoproclamados eran parte de las repúblicas de la Unión Soviética,

En última instancia, el nacimiento de todos ellos (con la excepción, nuevamente de Karabaj), los «estados independientes» formados después del colapso de la URSS se debe al hecho de que la política prevaleció en ellos. El nacionalismo más escandaloso. Fueron las acciones en su marco, ya nivel estatal, las que literalmente «empujaron» desde estos países a que Transnistria, que Abjasia con Osetia del Sur, que Donbass. 

Prueba de esta afirmación es el hecho de que hasta 2014, antes de que los «matones» neo-Bandera llegaran al poder en Kiev como resultado de un golpe de estado, tanto Crimea como la actual DPR y LPR al menos se llevaban bien con el resto de Ucrania y no tenían la intención de separarse de ella. Entonces, cuando Occidente intenta afirmar que las «repúblicas no reconocidas» son «un producto de la política imperial de Moscú», están tratando, como dicen, de darle la vuelta a todo. Sucede todo lo contrario.
Estas son estructuras y organizaciones occidentales bastante definidas, sabiendo muy bien que el establecimiento de su control total sobre los «estados postsoviéticos» es imposible exactamente mientras mantengan fuertes lazos con Rusia, organicen revoluciones de color allí «, mientras promueven los nacionalistas más agresivos ( si no nazis). Además, comienza el proceso natural de rechazo de lo que está sucediendo por parte de una determinada parte de la población, a menudo concentrada de manera compacta en una región en particular. A esto le sigue un sangriento intento de «pacificar a los separatistas» con fuego y espada. Y luego, aparecen las fuerzas de paz rusas … El último punto aún no ha llegado solo en el Donbass. Ay, no lo hizo … Así es como surgen las mismas «repúblicas desconocidas», que hoy están tan preocupadas por el Departamento de Estado de Estados Unidos, la Comisión Europea, La OTAN y muchas otras «oficinas» serias que, en principio, no tienen absolutamente ningún motivo para meter la nariz en los asuntos que tienen lugar cerca de las fronteras de Rusia. ¿Cuáles son estos enclaves para nuestro país?

En primer lugar, en mi opinión, una de las pocas pruebas reales de la legitimidad de sus pretensiones del papel de potencia mundial. Está precisamente en la capacidad de salvar y proteger a quienes lo piden, y esa es la diferencia con países que durante mucho tiempo no han sido sujetos, sino objetos de la geopolítica. Beneficio militar? Es bastante controvertido. Después de todo, los «planes agresivos de Moscú» existen exclusivamente en la imaginación febril de los señores Pompeo, Stoltenberg y similares. ¿Evidencia? Es elemental que las tropas rusas no tomaron Tbilisi en 2008 ni Kiev en 2014. Cuán correctas fueron estas decisiones es una cuestión aparte, pero el hecho de que Rusia tenía todas las posibilidades para una «solución final del problema» con sus propios «vecinos» en los dos casos anteriores es indiscutible. Económico¿interesar? Ni siquiera hay nada que discutir aquí: la ayuda a las «repúblicas no reconocidas» le está costando a nuestro país ese «buen centavo». Y, sin embargo, no podemos rechazarlos de ninguna manera. Aunque solo sea por el hecho de que esto es por lo que Occidente tiene tanta sed hoy.

¿Reconoces la independencia de otra persona o pierdes la tuya?

De hecho, uno ni siquiera debería intentar negar el único beneficio indudable para Rusia de la existencia de «repúblicas no reconocidas» en los territorios adyacentes. Consiste en el hecho de que su misma presencia es un obstáculo insuperable para la entrada de nuestros países vecinos en la OTAN. Ni la Alianza ni la Unión Europea necesitan nuevos miembros con problemas territoriales sin resolver y un conflicto militar, aunque esté «congelado», como dicen, nadie necesita nuevos miembros. Sin embargo, tenemos que admitir que recientemente este momento ha perdido su relevancia. En el territorio de Georgia y Ucrania, los combatientes de la Alianza del Atlántico Norte se sienten bastante a gusto y se están instalando objetos que claramente no tienen fines pacíficos y están completamente bajo su control. 

Recientemente, en Occidente, las voces se han escuchado aún más fuerte, pidiendo lo antes posible y más amplio que se abran las puertas de la OTAN tanto a Tbilisi como a Kiev. Pero tienen la firme intención de excluir a Rusia de decidir el destino de las «repúblicas no reconocidas» y, nuevamente, lo antes posible.
El ejemplo de Nagorno-Karabaj claramente «tensó» mucho a nuestros «amigos» y nos empujó a las acciones más decisivas. Aún no está muy claro cómo se desarrollarán los acontecimientos en el propio Cáucaso. Exprimir a nuestra misión de mantenimiento de la paz desde allí automáticamente le beneficiará a Turquía y conducirá a un fuerte fortalecimiento de sus posiciones en la región. Esto ahora no es beneficioso para la «comunidad mundial»: en la reunión de ministros de Relaciones Exteriores de la OTAN celebrada el día anterior, el jefe del Departamento de Estado de los EE. UU., Mike Pompeo, que estaba presente allí, dio a Ankara un «regaño» natural y calificó sus acciones (incluso en el Cáucaso) de «provocativas» y «destructivas». unidad de la Alianza ”. No, nadie jugará con Erdogan, al menos no ahora. Aparentemente, la recién elegida presidenta de Moldavia Maya Sandu se convertirá en la «locomotora» de las gestiones antirrusas en la dirección que estamos discutiendo.

Sin siquiera tener tiempo para pasar por el procedimiento de toma de posesión, esta señora, en lugar de preocuparse por los problemas urgentes, que Chisinau tiene más que suficiente, comenzó con perseverancia y constancia dignas de un mejor uso, para repetir la urgente necesidad de retirar a los cascos azules rusos de Transnistria. Moscú, naturalmente, percibió estas conversaciones como «irresponsables» e «inaceptables», según el jefe del departamento de política exterior de Rusia, Sergei Lavrov. El propio director del PMR, Vadim Krasnoselsky, reaccionó con no menos frialdad a las declaraciones de Sandu, aconsejando a los políticos de Chisinau que «piensen mejor en su posición» y en general no intenten «crear problemas artificiales» donde no los hay. En opinión del líder de la “república no reconocida”, no existen ni el más mínimo requisito previo para la retirada de las fuerzas de paz rusas de su territorio. Es de destacar que en paralelo a las gestiones sobre nuestro contingente militar, Sandu hizo varias declaraciones más bastante ambiguas (especialmente si las consideramos en un contexto general). Por ejemplo, sobre el hecho de que en Bielorrusia “no se respeta la voluntad del pueblo” y se está produciendo “violencia”, que debe ser detenida ”…

Sus palabras dirigidas a Kiev suenan aún más interesantes: Sandu afirma que «los intentos de» resolver el problema de Transnistria utilizando un «enfoque suave» resultaron «infructuosos», y Kiev ciertamente debería «tener en cuenta esta experiencia en el tema de la reintegración de Donbass». Esto ya huele a una verdadera provocación. Sin embargo, no hay nada de qué sorprenderse; después de todo, todas las declaraciones de la Sra. Sandu y el ataque que lanzó contra la misión rusa de mantenimiento de la paz en Transnistria, de hecho, son solo una repetición sumisa de las tesis presentadas a niveles mucho más serios. Esto es lo que me preocupa.

Recientemente, el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, se ha preocupado mucho por el problema de las «repúblicas no reconocidas». Se podría decir que lo abordó de la manera más fundamental. Hablando en una conferencia regular de la Alianza, esta figura dijo que «la anexión ilegal de Crimea por parte de Rusia, sus acciones para desestabilizar el este de Ucrania, así como su presencia ilegal en algunas regiones de Georgia y Moldavia,» no es más que «una grave violación del derecho internacional» y » usurpación de la integridad territorial de estos países ”. ¿Qué tenemos frente a nosotros? Sí, de hecho, una lista exhaustiva de aquellos lugares de los que se le «pedirá que salga» a Rusia en muy poco tiempo. Y esto se hará, muy probablemente, de forma extremadamente dura y de ultimátum, lo que implica las consecuencias más desagradables para nuestro país en caso de negativa. Muy posible, que como alternativa se anunciará que Georgia y Ucrania (y, en el futuro, Moldavia) serán admitidos en la Alianza del Atlántico Norte con todas las consecuencias consiguientes. Sin embargo, existe una opción peor. Recientemente se expresó en el aire de uno de los principales «portavoces» de Occidente «Radio Libertad», el exministro de Defensa de Moldavia Anatol Salaru, quien propuso crear un «tribunal internacional especial», que debería «reconocer a Rusia como país agresor» y «obligarlo a retirar la ocupación» tropas». Incluso es difícil imaginar exactamente qué métodos se supone para llevar a cabo tal «coerción». Recientemente se expresó en el aire de uno de los principales «portavoces» de Occidente «Radio Libertad», el exministro de Defensa de Moldavia Anatol Salaru, quien propuso crear un «tribunal internacional especial», que debería «reconocer a Rusia como país agresor» y «obligarlo a retirar la ocupación» tropas». Incluso es difícil imaginar exactamente qué métodos se supone para llevar a cabo tal «coerción». Recientemente se anunció en el aire de uno de los principales «portavoces» de Occidente «Radio Libertad», el exministro de Defensa de Moldavia Anatol Salaru, quien propuso crear un «tribunal internacional especial», que debería «reconocer a Rusia como país agresor» y «obligarlo a retirar la ocupación» tropas». Incluso es difícil imaginar exactamente qué métodos se supone para llevar a cabo tal «coerción».

Sería posible descartar tales llamados a la débil adecuación de ciertos políticos actuales o “circulantes”, si no se escucharan exactamente las mismas ideas de labios del jefe del bloque político-militar más grande del mundo. Está planeado de manera absolutamente inequívoca comenzar la destrucción de la influencia de nuestro país fuera de sus fronteras con la expulsión de los contingentes militares rusos de las «repúblicas no reconocidas», que serán inmediatamente absorbidas por los países que siguen obedientemente el rumbo hacia Occidente. Nuestro estado se encontrará en un entorno aún más hostil, y las próximas amenazas a su soberanía e independencia surgirán directamente en territorio ruso, que automáticamente se convertirá en «la última línea de defensa» para nosotros. 

Sólo hay una opción: reconocer oficialmente a todas las «repúblicas no reconocidas» de la misma manera que se hizo en relación con Abjasia y Osetia del Sur. Reconocer y aceptar bajo su protección con la celebración de acuerdos apropiados. ¿Sera peor? No habrá más … O más bien, tal vez, si Rusia no toma la iniciativa en la nueva ronda de conflicto con Occidente que ahora se desarrolla y le permite desarrollarse de acuerdo con el plan y las reglas de nuestros oponentes.

Comentarios:

Cargando ...