Cuba producirá 100 millones de vacunas COVID-19 para ciudadanos y otras naciones en desarrollo

Cuba producirá 100 millones de vacunas COVID-19 para ciudadanos y otras naciones en desarrollo
Países como India, Pakistán, Irán, Vietnam y la vecina Venezuela ya están interesados ​​en importar la vacuna Soberana-2 desarrollada en Cuba contra COVID-19, dijo el Instituto Finlay, aunque el jab aún se está sometiendo a ensayos clínicos.

El Instituto Finlay de Cuba se está preparando para producir 100 millones de dosis de sus vacunas COVID-19 este año, citando la demanda de otras naciones en desarrollo, así como a nivel nacional.

«Estamos reorganizando nuestras capacidades de producción porque realmente tenemos mucha demanda de la vacuna y tenemos que prepararnos», dijo a los periodistas Vicente Vérez, director del instituto, en un recorrido por el laboratorio el miércoles.

Vérez dijo que otras naciones interesadas en la vacuna Soberana 02 incluyen al aliado sudamericano Venezuela, Vietnam, Irán, India y Pakistán.

El Instituto de Vacunas Finlay tiene dos candidatos a vacunas en desarrollo, Soberana («Soberana») 01 y Soberana 02. El segundo es más avanzado y actualmente se encuentra en ensayos de fase II, según la Organización Mundial de la Salud (OMS). Otros laboratorios de biotecnología cubanos están trabajando en dos vacunas más, Abdala y Mambisa.

Varias vacunas en la Fase III han sido aprobadas para uso “de emergencia” y se están administrando como parte de programas de inmunización masiva, incluidos los desarrollados por la alemana Pfizer BioNTech, la estadounidense Moderna y la británica AstraZeneca.

Cuba, con una población de alrededor de 11,5 millones, necesitaría solo una fracción de la cifra de 100 millones para sus necesidades internas.

La segunda etapa de los ensayos de fase II de Soberana 02 comenzó esta semana en un policlínico, un centro médico estatal, en la capital, La Habana, con unos 900 sujetos de prueba. En la etapa anterior participaron alrededor de 100 personas.

Pero Vérez agregó que 150.000 personas en toda la isla serían vacunadas en las próximas semanas, mientras que los ensayos de Soberana 02 en niños comenzarían el próximo mes.

Los voluntarios no informaron efectos secundarios después de recibir el pinchazo, en contraste con los muchos informes de reacciones adversas graves a la vacuna Comirnaty de Pfizer en todo el mundo. Vérez destacó que Soberana-2 no contiene un virus vivo como muchas otras vacunas, sino proteínas antigénicas de partículas virales muertas.

«La estrategia de Cuba de comercializar la vacuna tiene una combinación de humanidad e impacto en la salud y la necesidad de nuestro sistema de sostener la producción de vacunas y medicamentos para el país», dijo Vérez.
«No somos una multinacional donde la devolución es la razón número uno», agregó. «Trabajamos al revés; crear más salud y retorno es una consecuencia; nunca será la prioridad».

Con muchas naciones compitiendo para producir una vacuna contra el coronavirus y poner fin a la pandemia y los reguladores nacionales de medicamentos actuando como guardianes, se está desarrollando una situación de mercados paralelos. Los estados occidentales y alineados con occidente están haciendo pedidos de los jabs Pfizer, Moderna y AstraZeneca, mientras que muchas naciones en desarrollo, incluidas Venezuela y Argentina, están comprando la vacuna Sputnik-V al Instituto Gamaleya de Rusia o al producto Sinovac de la firma china Sinopharm.

Esos mercados se superponen en algunos lugares. Brasil está importando Sputnik-V y Sinovac, así como Pfizer y AstraZeneca. El Ministerio de Salud de Sudáfrica dice que está en conversaciones con Gamaleya an Sinopharm, pero hasta ahora solo ha realizado pedidos a fabricantes europeos. Brasil está importando vacunas de varias naciones, aunque el presidente Jair Bolsonaro ha criticado una cláusula en el contrato de Pfizer que lo exime de responsabilidad por cualquier daño sufrido por los pacientes.

Si bien los reguladores occidentales aún deben considerar Sputnik-V y Sinovac, el periódico francés Le Monde informó que se presionó políticamente a la Agencia Europea de Medicamentos para acelerar la vacuna Pfizer en la UE. Desde que el Reino Unido aprobó la vacuna AstraZeneca, más fácil de almacenar, además de la vacuna de Pfizer, el Servicio Nacional de Salud británico ha inoculado casi cuatro veces más personas que Alemania y casi siete veces más que Francia.

Cuba ha registrado 19,122 infecciones por Covid-19 y 180 muertes desde que la pandemia llegó a la isla en marzo pasado.

Fuente

Comentarios:

Cargando ...