Biden debería andar con cuidado … su enfoque renovado en Rusia solo va a acercar a Rusia y China

Biden debería andar con cuidado ... su enfoque renovado en Rusia solo va a acercar a Rusia y China
El anuncio de una revisión de inteligencia sobre Rusia muestra la intención de Joe Biden de ser duro con Moscú y, al mismo tiempo, desacreditar a Donald Trump. Pero es probable que esto tenga importantes consecuencias geopolíticas.

La administración Biden tiene un par de días, pero ya está estableciendo sus prioridades de política exterior. En una clara ruptura con Donald Trump, quien a menudo fue acusado de simpatizar con Rusia, la nueva Casa Blanca anunció una revisión de inteligencia sobre Rusia y prometió responsabilizarla por cualquier fechoría, incluida la sugerencia de que Moscú interfirió en las elecciones presidenciales de 2020.

Una de sus principales prioridades es la renovación del tratado de armas nucleares START, con el compromiso de cooperar con Rusia por un lado, pero enfrentarlo con sus “acciones imprudentes y adversarias” por el otro. Aunque la mayor parte de la cobertura de los medios se ha centrado en cómo Biden abordará las relaciones de Estados Unidos con Beijing, que se deterioraron bajo Trump, es notable que Rusia haya sido su enfoque inmediato.

El debate sobre China eclipsa el hecho de que esto siempre iba a suceder. Biden fue anteriormente parte de una administración que chocó con Rusia y, además, los últimos cuatro años han visto cómo la relación con Moscú se ha convertido en un elemento básico para desafiar la legitimidad de la presidencia de Trump.

En este entorno polarizado, un nuevo presidente crea un espacio político para su propia visión al desmantelar la de su predecesor, por lo que Biden está mirando a Rusia para desacreditar el legado de Trump, encontrar suciedad sobre sus aliados y continuar un juego político que ha durado desde entonces. Noviembre de 2016. Con Estados Unidos ahora ejerciendo una política dual ‘anti-Rusia, anti-China’, que no era tanto una característica bajo Trump, uno puede esperar que la relación política entre Moscú y Beijing crezca.

Usar a Rusia para desacreditar a Trump es una ruta sensata. La relación con Moscú se convirtió en su talón de Aquiles y fue la base de los intentos de socavar su presidencia. Cuando Trump ganó contra todo pronóstico en las elecciones de 2016, los demócratas lanzaron la narrativa de la «interferencia rusa» para desacreditarlo y hacer que él y su campaña parecieran sospechosos. Trump fue llamado repetidamente un «títere de Putin».

Con su administración ahora fuera, siempre fue obvio que Biden volvería a plantear este tema. La revisión de inteligencia será significativa. Es probable que Rusia vuelva a ser acusada de favorecer a Trump y, a su vez, esto se utilizará para señalar con el dedo a los asociados con él.

Además, la revitalización del problema de Rusia se está utilizando para hacer un punto más amplio sobre la restauración del liderazgo y los valores estadounidenses, de los que se percibía que Trump estaba huyendo. Así, tanto literal como simbólicamente, este tema sirve como plataforma de lanzamiento para la presidencia de Biden y establece su diferencia con la anterior.

Este es un papel que la relación con Pekín no puede cumplir, ya que no es iniciativa de Biden, no desacredita a Trump y, por lo tanto, no proporciona capital político para un «reinicio» para diseñar su agenda. No obstante, se debe asumir que la administración buscará un enfoque doblemente competitivo tanto para China como para Rusia, donde Trump solo se centró en el primero.

Esto tendrá algunas consecuencias geopolíticas a largo plazo. Es probable que las relaciones diplomáticas, políticas y económicas de Rusia y China sigan mejorando sobre la base de «el enemigo de mi enemigo es mi amigo». Esto seguramente tendrá un impacto en las esferas política, diplomática, científica, militar y tecnológica.

Es probable que Vladimir Putin considere que su mejor oportunidad de lograr un gran avance con Estados Unidos estaba bajo Trump, pero esta puerta ahora se está cerrando. Como resultado, a medida que Biden ve un enfoque más duro sobre Rusia para impulsar sus objetivos, creará un enigma estratégico que continuará uniendo a los dos mayores adversarios de Estados Unidos y, en última instancia, complicará su política exterior. Lógicamente, habría esperado que eligiera uno u otro de los dos en el que concentrarse, no un acto de equilibrio de ambos que los coloca en el mismo equipo.

Fuente

Comentarios:

Cargando ...