El número de muertos por la represión en Myanmar después del golpe de estado supera las 500

El número de muertos por la represión en Myanmar después del golpe de estado supera las 500
Un grupo de monitoreo local en Myanmar dice que hasta ahora más de 500 personas han muerto en una brutal represión de la junta del país contra los manifestantes, y los activistas planean intensificar una campaña de desobediencia civil mediante el lanzamiento de una «huelga de basura».

La Asociación de Asistencia a Presos Políticos (AAPP) dijo el martes que al menos 510 civiles habían sido asesinados desde el golpe del 1 de febrero en Mynamar.

El ejército arrestó a la líder de facto de Myanmar, Aung San Suu Kyi, y a sus asociados el día del golpe por la acusación de que su partido Liga Nacional para la Democracia (NLD) había hecho trampa en las elecciones de noviembre de 2020.

Desde entonces, la gente ha estado protestando por la toma del poder por parte de los militares en las calles.

Según la AAPP, el número total de víctimas mortales de una importante represión de las protestas el sábado, el día más mortífero desde el golpe, también aumentó a 141.

Desafiando la brutal represión, los manifestantes volvieron a tomar las calles el lunes, cuando 14 personas murieron, según la AAPP.

La televisión estatal calificó a los manifestantes como «terroristas violentos» y dijo que los militares solo habían utilizado «armas antidisturbios» contra ellos.

El golpe y la violencia resultante han suscitado una amplia condena internacional.

El secretario general de las Naciones Unidas (ONU), Antonio Guterres, condenó la violencia como «absolutamente inaceptable» y pidió el fin de la represión.

«Es absolutamente inaceptable ver la violencia contra la gente a niveles tan altos, tanta gente muerta», dijo Guterres en una conferencia de prensa el lunes.

«Necesitamos más unidad … (y) más compromiso de la comunidad internacional para presionar a fin de asegurar que la situación se invierta», agregó.

También el lunes, Francia denunció la violencia como «ciega y mortal».

China instó a todas las partes a la moderación. Y Rusia dijo que estaba «muy preocupada» por el aumento de las bajas civiles.

En un intento por aumentar la presión sobre la junta, la representante comercial de Estados Unidos, Katherine Tai, anunció el lunes la suspensión de un acuerdo comercial general de 2013 con Myanmar hasta el regreso de un gobierno elegido democráticamente.

Como las protestas a nivel nacional y la condena internacional no han logrado influir en los generales, los activistas pidieron el martes a los residentes que arrojen basura a las calles en las intersecciones de carreteras clave.

“Esta huelga de basura es una huelga para oponerse a la junta”, decía un cartel en las redes sociales.

En una carta abierta en Facebook el lunes, el Comité de Huelga General de Nacionalidades (GSCN), un grupo de protesta principal, instó a las fuerzas de las minorías étnicas a ayudar a quienes se enfrentan a la «opresión injusta» de los militares.

En una aparente respuesta al llamado, tres grupos en una carta conjunta el martes instaron a la junta a dejar de matar a manifestantes pacíficos y resolver problemas políticos.

Los grupos, a saber, el Ejército de la Alianza Nacional Democrática de Myanmar, el Ejército de Arakan y el Ejército de Liberación Nacional de Ta’ang, advirtieron que «cooperarán con todas las nacionalidades que se unan a la revolución de primavera de Myanmar en términos de autodefensa» si el ejército no cumple sus demandas.

Fuente

Comentarios:

Cargando ...