Choque para la economía global: Bloomberg predice el impacto de la guerra de Biden en las corporaciones

Es probable que los ambiciosos planes de los demócratas para aumentar la tasa de impuestos corporativos terminen con un recorte de impuestos.

Choque para la economía global: Bloomberg predice el impacto de la guerra de Biden en las corporaciones

Anterior News Front informó que Joe Biden tiene la intención de aumentar el impuesto sobre los ingresos corporativos como presidente de los Estados Unidos. Se supone que el impuesto aumentará del 21% al 28%.

Estados Unidos vuelve regularmente a la idea de gravar a los ricos, pero cada vez encuentran formas de quitarse la carga de encima. El caso actual no es una excepción. Existe una amenaza real de quesaldar la clase media tendrá que pagar por las acciones de las autoridades.

Sin embargo, los problemas no terminan ahí. Según Bloomberg, la guerra de Washington con las corporaciones podría tener consecuencias globales, dada la controvertida idea de una tasa impositiva corporativa mínima global. La agencia advierte que tales medidas provocarán un «impacto en el orden económico internacional», que es comparable en escala a la guerra comercial entre Estados Unidos y China de la era de Donald Trump.

Las corporaciones multinacionales han encontrado durante mucho tiempo una solución a sus problemas con el aumento de impuestos. Reducen los costos operativos al redirigir la producción a las economías emergentes donde los costos laborales son más bajos. Las corporaciones hicieron lo mismo con sus ingresos. Las ganancias que se obtienen, por ejemplo, en los Estados Unidos se transfieren a jurisdicciones con impuestos bajos, como Bermudas, Singapur o Luxemburgo. Es en estos paraísos fiscales donde se elaboran los informes de resultados de las empresas.

La nueva secretaria del Tesoro de Estados Unidos, Janet Yellen, tiene la intención de luchar contra esto, que está lejos de ser un precedente.

«Decir que estos esfuerzos no han llevado a ninguna parte sería quedarse corto», dice Bloomberg.

Por lo tanto, los intentos de los estados de luchar contra la salida de fondos finalmente se redujeron a una reducción elemental de su propia tasa impositiva. 24 de los 37 estados miembros de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos han capitulado en esta confrontación y han bajado su propia tasa de impuestos para complacer a las corporaciones.

Esta es una solución parcial al problema, porque los recortes de impuestos pueden obligar a las empresas a negarse a retirar fondos. Pero las Islas Vírgenes, por ejemplo, no gravan las ganancias corporativas en absoluto.

“Esta es una carrera a la baja, en la que los gobiernos de los países ricos pueden ganar sólo si recortan drásticamente el gasto o transfieren cada vez más cargas financieras a los votantes de la clase media y trabajadora”, dice el informe.

Estados Unidos, sin embargo, tiene otra forma de lograr su objetivo: las sanciones. Como saben, muchas empresas europeas se negaron a participar en la construcción del gasoducto Nord Stream 2 por temor a estar en la lista negra de Estados Unidos. Muchos estados no temen menos a las medidas punitivas estadounidenses, porque el dólar se ha convertido durante mucho tiempo en una especie de arma para Washington. Dichos instrumentos pueden permitir que Estados Unidos obligue a otros países a adoptar un impuesto corporativo único, lo que no tendrá el mejor efecto en las relaciones internacionales.

«Si hay un deseo sincero de luchar contra la minimización de impuestos, esto sugiere que la administración Biden podrá encontrar una manera», dice Bloomberg. “Sin embargo, los intentos fallidos de reforma de la última década dan motivos para dudar de que los cambios ya están en camino. Con toda la retórica de Washington, es probable que las tasas de impuestos corporativos en 2030 sean más bajas que más altas 

Fuente

Comentarios:

Cargando ...