Se trata de confianza: Cómo la vacuna Sputnik V acerca más a Rusia y América Latina

Se trata de confianza: Cómo la vacuna Sputnik V acerca más a Rusia y América Latina
La vacuna rusa Sputnik V está ayudando a Moscú a recuperar su presencia en América Latina, que tradicionalmente ha sido considerada por Estados Unidos como dentro de su esfera de influencia, destacó Associated Press el 12 de abril. ¿Cómo podría el jab de COVID ayudar al acercamiento ruso-latinoamericano?

Hasta la fecha, Sputnik V se ha registrado en 60 países a nivel mundial con una población combinada de 3 mil millones de personas, incluidas 13 naciones de América Latina y el Caribe.

La encuesta de YouGov de marzo, realizada en nueve países, indicó que Rusia es vista como el productor de vacunas más confiable junto con Estados Unidos siendo Sputnik V, la primera vacuna registrado del mundo, la marca más reconocible: el 74 por ciento de los encuestados ha oído hablar de la vacuna rusa; Pfizer / BioNTech ocupó el segundo lugar (69 por ciento) y AstraZeneca ocupó el tercer lugar (60 por ciento).

Una tendencia similar se observa en América Latina, dice Juan Martín González Cabañas, analista geopolítico argentino de Vision & Global Trends y consultor político, que ha investigado encuestas de opinión pública en Argentina, Brasil, México, Perú y Chile. Según él, el nivel de confianza hacia el jab ruso entre las naciones de América Latina es alto.

“El principal aspecto que llevó a estos niveles de confianza, fue el inicio de la campaña de vacunación, y que luego de un par de meses ya en el campo, esta vacuna no ha mostrado mayores efectos adversos”, señala González Cabañas. “En el caso de Argentina (y esta lógica se puede aplicar a toda la región) el artículo publicado en The Lancet fue un punto de inflexión, un verdadero ‘hito’, la difusión de esta publicación generó una mayor percepción de confianza”.

La autorización del Sputnik V por parte de Rusia en agosto de 2020 se encontró de inmediato con una ola de informes difamatorios de la prensa occidental. Sin embargo, la publicación de febrero de 2021 en The Lancet, la revista médica general revisada por pares, que reconoce que el jab ruso es seguro y efectivo, cambió la marea de reseñas de medios hostiles.

No cabe duda de que la campaña de difamación de los principales medios de comunicación estadounidenses y europeos afectó la percepción pública de la vacuna, incluso en América Latina, cree el analista argentino. Sugiere que los niveles de confianza hacia el Sputnik V podrían haber sido aún más altos si la prensa occidental hubiera tratado a los científicos del Centro Ruso Gamaleya y su vacuna de manera justa.

Sin embargo, la eficacia del Sputnik V y sus casi nulos efectos adversos hablan por sí mismos y sirven como la mejor publicidad para el vax ruso, enfatiza González Cabañas.

 

El 13 de abril, el informe del Ministerio de Salud de Argentina dijo que el 94 por ciento de los que recibieron la primera dosis de Sputnik V produjeron anticuerpos específicos, mientras que los que recibieron dos dosis desarrollaron anticuerpos específicos en el 100 por ciento de los casos. Hasta la fecha, 2.632.249 de 44,94 millones de argentinos han recibido la primera dosis de Sputnik V, según la agencia de noticias Télam del país.

Anteriormente, el 6 de abril, el presidente brasileño, Jair Bolsonaro, sostuvo una conversación telefónica con Vladimir Putin para discutir, en particular, el registro del Sputnik V en Brasil y organizar los suministros y la producción del jab en el país sudamericano. Resultó a mediados de marzo de 2021 que el Departamento de Salud de EE. UU. Había presionado al gobierno brasileño para que no aceptara la vacuna Sputnik V de Rusia, a pesar de la creciente cifra de muertes relacionadas con el COVID en Brasil.

«Ahora distantes de Washington, es posible que estemos más cerca que nunca de Moscú», tuiteó Marcio Coimbra, ex director de la agencia de promoción de inversiones y comercio de Brasil, sobre la llamada telefónica de Bolsonaro-Putin.

Associated Press admite que Estados Unidos «ha perdido en gran medida la oportunidad de interactuar con los gobiernos latinoamericanos durante la pandemia», citando a Tom Shannon, ex subsecretario de Estado. Por el contrario, Rusia está aprovechando la oportunidad de reforzar su cooperación con la región, lo que ya ha «causado consternación en los círculos diplomáticos de Estados Unidos», según el medio de comunicación.

“Si bien la región es compleja y hay muchos factores involucrados, si nos guiamos por una lógica simple, la colaboración rusa con América Latina durante la pandemia debe reflejarse en una percepción pública más positiva sobre Rusia en la región”, opina González Cabañas. haciendo hincapié en que esto se aplica tanto a los países latinoamericanos que tienen vínculos de larga data con Moscú, como a los que aún no han establecido vínculos con Rusia.

Fuente

Comentarios:

Cargando ...