Los esfuerzos para socavar la asociación entre Rusia y China están condenados al fracaso porque Estados Unidos no comprende las preocupaciones de Rusia

Los esfuerzos para socavar la asociación entre Rusia y China están condenados al fracaso porque Estados Unidos no comprende las preocupaciones de Rusia
Estados Unidos está cada vez más preocupado de que Rusia y China estén forjando una nueva asociación estratégica sólida. Con Moscú y Beijing alineando sus posturas de política exterior, la relación ahora parece ser una alianza en todo menos en el nombre.

La estrategia de Estados Unidos ahora parece estar sembrando divisiones entre los dos países al pintar a Rusia como el «socio menor» en la relación. Esto se remonta a la década de 1970, cuando Henry Kissinger explotaba las aprensiones de China de ser la parte menor de la relación con la Unión Soviética para dividir a los dos gigantes.

Si bien Rusia está comprensiblemente preocupada por la asimetría en sus relaciones económicas con su socio asiático, la narrativa del «socio menor» se basa en algunas suposiciones erróneas sobre su enfoque de los asuntos internacionales.

Rusia como potencia contrahegemónica
Inicialmente se esperaba que la asociación ruso-china encallara por las ambiciones económicas de Beijing en Asia Central, y ahora las mismas voces predicen su declive por los supuestos temores de Moscú de ser eclipsado. Es probable que ambas teorías fracasen, ya que se basan en el supuesto de ambiciones hegemónicas.

A lo largo del siglo XIX, Rusia y Gran Bretaña compitieron por el dominio en el espacio euroasiático en lo que se conoció como el Gran Juego. En el siglo XX, la Unión Soviética y Estados Unidos jugaron durante la Guerra Fría por el dominio del mundo. En el siglo XXI, Rusia no tiene ni la capacidad ni la intención de perseguir la hegemonía. En cambio, Moscú ha definido su papel de equilibrador y potencia contrahegemónica.

Después de la caída de la URSS, Moscú aspiraba a unirse a Occidente para construir una Gran Europa inclusiva. Rusia estaba dispuesta a aceptar el puesto de «socio menor» de los mucho más poderosos Estados Unidos. Esto significaría que Washington podría liderar, pero no dominar.

A pesar de eso, la estrategia de seguridad estadounidense perseguía explícitamente el dominio absoluto y abrazó el deseo de cimentar el status quo unipolar, con Washington queriendo ser incluso más que «el primero entre iguales». Como resultado, a Rusia nunca se le ofreció el papel de socio menor y, en cambio, fue excluida de la arquitectura de seguridad europea. Se conservó el formato de suma cero de la Guerra Fría.

La asociación de la Gran Eurasia
China es evidentemente la economía más poderosa en la asociación con Rusia, y ese tipo de asimetrías crean ciertas limitaciones. Moscú acepta el liderazgo chino pero rechaza el dominio chino. Por lo tanto, si China elige el principio de «primero entre iguales», la asociación demostrará ser duradera y Moscú podrá hacer las paces con un papel secundario en los asuntos económicos de la nación más poblada del mundo.

Hasta la fecha, China no ha intentado aprovechar esas asimetrías con Rusia. A diferencia de los esfuerzos de Washington para separar a Rusia de sus vecinos de Europa del Este y Asia Central, Beijing ha evitado este tipo de esquemas y, en cambio, ha trabajado para adaptarse a los intereses estratégicos rusos. En pocas palabras, a China no le interesa abandonar su posición de «primero entre iguales» en favor de ambiciones unipolares.

Rusia es un socio indispensable para que China establezca una posición de liderazgo económico en la región de la Gran Eurasia. En un mundo multipolar, Moscú puede adoptar una posición de poder oscilante y girar hacia otros centros de poder si Pekín comienza a aspirar a ir más allá del liderazgo para intentar dominar.

¿Cuál es la oferta alternativa?

Hipotéticamente, incluso si Rusia estaba preocupada por el papel de «socio menor» cuando se trata de China, ¿qué tiene que ofrecer Estados Unidos para separar Moscú de Beijing? Será difícil para Washington convencer a los rusos de que puede «salvar» a su país de una asociación asimétrica con China, dado que a esa relación se le atribuye haber inoculado a Rusia contra la coerción económica estadounidense.

La diplomacia triangular de Kissinger se basó en que la Unión Soviética y China tuvieran relaciones más favorables con Estados Unidos que entre sí. Sin embargo, Estados Unidos ha estado trabajando durante los últimos siete años para debilitar a Rusia con la máxima presión militar, económica y política, así como con una feroz guerra de información contra Rusia.

Es frente a este inmenso desafío que China se convirtió en un socio indispensable para que Rusia estableciera una arquitectura económica paralela con nuevas tecnologías, industrias estratégicas, corredores de transporte, bancos, sistemas de pago, bancos, etc.

Los incentivos para una asociación ruso-china existirían independientemente de los EE. UU., Aunque la agresión estadounidense hacia Moscú sin duda ha intensificado su sentimiento compartido sobre la relación.

El hecho de que el presidente Joe Biden se acerque a Rusia es motivo de optimismo. Sin embargo, a lo sumo, Washington ofrecerá un «alto el fuego» temporal en las hostilidades, en lugar de un reinicio posterior a la Guerra Fría mutuamente aceptable que reforma la arquitectura de seguridad europea para superar las líneas divisorias. La campaña de máxima presión de Estados Unidos sobre Ucrania fracasó, el oleoducto Nord Stream 2 no pudo ser bloqueado y la guerra siria está llegando a su fin mientras Arabia Saudita y otros estados de la región están restableciendo las relaciones con el gobierno de Bashar Assad.

Estados Unidos no aceptará un papel para sí mismo como simplemente el «primero entre iguales» en Europa. Más bien, Washington busca reagruparse y reorientar su enfoque en China como su principal adversario.

No obstante, la iniciativa de Biden es admirable y una oportunidad para reducir las tensiones y quizás restablecer alguna conectividad económica entre Occidente y Rusia. Diversificar la conexión de Rusia con los mercados mundiales es coherente con su objetivo de ser un equilibrador suave en una Gran Eurasia multipolar, y también coincide con las esperanzas de Estados Unidos de evitar que Moscú se vuelva demasiado dependiente de China.

Sin embargo, es inconcebible que Rusia abandone su asociación estratégica con Beijing o se una a cualquier iniciativa anti-china, dado que el país sigue siendo su socio indispensable para hacer avanzar la Iniciativa de la Gran Eurasia.

Fuente

Comentarios:

Cargando ...