Las pruebas de misiles de Rusia, las misiones de cohetes y el nuevo caza furtivo lanzan la apuesta de Rusia por la supremacía en el espacio y en los cielos

Las pruebas de misiles de Rusia, las misiones de cohetes y el nuevo caza furtivo lanzan la apuesta de Rusia por la supremacía en el espacio y en los cielos

Julio ha sido un mes extraordinario para los cohetes rusos, con Moscú anunciando un puñado de pruebas exitosas de misiles, el país mostrando sus aviones de combate en la exhibición aérea internacional MAKS y lanzando el nuevo módulo espacial Nauka.
Al reunir a fabricantes de armas de todo el país y clientes de todo el mundo, la exhibición aérea anual MAKS, fuera de la capital, vio la presentación del nuevo avión de combate ligero Su-75, con nombre en código Checkmate. Según todos los informes, la presentación del nuevo avión de combate ligero de quinta generación fue el pináculo de la exposición, y los desarrolladores prometieron que Checkmate haría su vuelo inaugural antes del evento del próximo año.

El avión, esperan sus fabricantes, tiene la oportunidad de convertirse en un futuro éxito de ventas en todo el mundo. De hecho, no hay aviones ligeros avanzados en el mercado en este momento. El F-35 Lightning II de Estados Unidos es un caza capaz, pero es caro, relativamente pesado y, lo que es más importante, «políticamente cargado», dado que las relaciones a menudo dictan las exportaciones. Todo eso hace que el jaque mate de Rusia sea una compra interesante para varias regiones, como partes de Asia y África, e incluso América Latina.

El video promocional que vino con el nuevo avión presentaba a los Emiratos Árabes Unidos, India, Vietnam y Argentina. Todos parecen posibles compradores apropiados, especialmente a la luz de los informes sobre un posible proyecto conjunto ruso-emiratí que se ha rumoreado durante varios años. Además, el Su-57, un caza de quinta generación diseñado para las Fuerzas Aeroespaciales Rusas, ahora ha entrado en producción en serie. Sin embargo, sigue existiendo la necesidad de intensificar la fabricación y entregar estos aviones a las fuerzas a un ritmo más rápido, pero algunas de sus soluciones tecnológicas se utilizarán para acelerar el trabajo en Checkmate.

Los aviones militares no fueron los únicos protagonistas de noticias. La industria de la aviación civil tenía algo que presumir con sus proyectos Sukhoi Superjet y MC-21. El trabajo en ellos continúa, y un área particular de mejora es la localización. Aunque carecen de importantes contratos internacionales, el mercado ruso tiene suficientes oportunidades para ambos. Curiosamente, no se dijo una palabra sobre el proyecto ruso-chino que se centra en el desarrollo del avión de fuselaje ancho CR929, destinado a desafiar el dominio de la UE y los EE. UU. Sobre el mercado. Al mismo tiempo, Boeing y Airbus participaron activamente en la exhibición aérea con sus proyectos de aviación civil.

En segundo lugar, el Ministerio de Defensa ruso emitió una serie de declaraciones que constituyeron un telón de fondo interesante para MAKS. El primero presentaba un video de un lanzamiento de prueba exitoso de un misil de crucero hipersónico anti-buque Zircon.

La charla en el programa sugirió que habría otro lanzamiento en el futuro cercano, esta vez, en el rango máximo (más de 1000 km), y el objetivo sería un portaaviones.

Aunque este misil no se convertirá en la principal potencia de ataque de la Armada rusa, que celebró su 325 aniversario durante el fin de semana, tiene, sin embargo, un gran potencial a la hora de garantizar la destrucción de los objetivos más importantes y seguros tanto en mar y tierra.

El segundo clip fue recibido con mayor entusiasmo: el ejército de Rusia, por primera vez, publicó imágenes de una prueba de fuego real de su avanzado sistema antiaéreo S-500. En un futuro previsible, este sistema se convertirá en uno de los elementos clave de la defensa aeroespacial integrada del país, teóricamente capaz de neutralizar prácticamente cualquier misil entrante, incluidos los procedentes del espacio.

El desarrollo y despliegue del sistema son oportunos, considerando que constantemente enfrentamos nuevas amenazas de rápido crecimiento, especialmente cuando se trata de ataques con misiles, y no solo estamos hablando de los de Estados Unidos y otros países de la OTAN. Una vez que el sistema S-500 entre en servicio, las capacidades de defensa antimisiles de Rusia coincidirán con las de los estadounidenses en un nuevo nivel, y eso podría ayudar a avanzar en el control de armas. Ya estamos viendo tendencias similares con armas de largo alcance de alta precisión.

Sin embargo, la discrepancia clave permanecerá, ya que Washington está implementando sus sistemas a nivel mundial. Sin embargo, Rusia ha demostrado sus capacidades de misiles de «combate»; estas armas podrían usarse como potencia «ofensiva» y «defensiva». La próxima vez, el ejército ruso también debería mostrar intercepciones y objetivos destruidos, no solo lanzamientos, lo que sería aún más convincente.

El tercer avance notable fue el exitoso lanzamiento de la agencia espacial rusa Roscosmos del módulo científico Nauka a la ISS. No todo salió bien, pero todos los involucrados se mantienen cautelosamente optimistas. Por supuesto, esta entrega está muy atrasada: se suponía que la misión de Nauka se llevaría a cabo hace años, si no décadas, por lo que este lanzamiento no puede considerarse realmente un gran avance.

Sin embargo, debemos seguir trabajando para conectar módulos en el espacio; esta práctica será especialmente importante si Rusia decide construir su propia estación espacial. También es necesario para nuevos proyectos espaciales a gran escala. Por supuesto, los logros habituales de la «ciencia espacial» parecen aburridos, no tan divertidos como las aventuras de turismo espacial de los multimillonarios, y es difícil llamar la atención de los medios de comunicación mundiales sobre estas historias. De hecho, también afecta a la NASA, y parece que incluso los últimos vuelos de helicópteros a Marte no han despertado mucho entusiasmo en el público en general.

Rusia se está posicionando cada vez más como un actor serio que puede satisfacer sus propias necesidades en el campo del transporte, el espacio y la seguridad nacional al tiempo que presenta soluciones competitivas para la venta en los mercados internacionales. Al mismo tiempo, las sanciones de Occidente siguen siendo un factor importante que, junto con otros, ha frenado el desarrollo de la industria aérea y espacial a nivel mundial. Después de todo, la competencia sana ha sido una herramienta de progreso científico y tecnológico mucho más eficaz que los intentos de «expulsar» a los competidores de ciertos mercados mediante la aplicación de presión política. Aunque en muchas áreas, especialmente en los contratos de defensa, las consideraciones políticas son siempre un factor importante.

Una barrera potencial para comprender mejor los avances aeroespaciales de Rusia es un borrador de orden publicado por los servicios de seguridad, que incluye una variedad de «información sobre operaciones militares y tecnológicas» que no puede ser revelada a estados extranjeros.

Si bien ese enfoque de capa y espada puede salvaguardar los secretos de estado, a los analistas y compradores internacionales les resulta difícil saber qué tan avanzada se está volviendo Rusia. Los logros públicos como Checkmate, el misil Zircon y el lanzamiento de Nauka pueden ser solo la punta del iceberg.

Fuente

Comentarios:

Cargando ...