Universidad de Bristol: La proteína de pico Covid 19 se une y cambia las células del corazón

Universidad de Bristol: La proteína de pico Covid 19 se une y cambia las células del corazón
«En un mundo más sano, los reguladores y los expertos en salud pública harían de la investigación de este vínculo potencial una prioridad máxima»

El preimpreso salió en julio, de científicos y médicos de la Universidad de Bristol, una de las mejores universidades de Gran Bretaña.
Universidad de Bristol: La proteína de pico Covid 19 se une y cambia las células del corazón

Naturalmente, casi no ha recibido atención, incluso después de que lo presentaran en agosto en el Congreso de la Sociedad Europea de Cardiología. La investigación que genera dudas sobre la seguridad de las vacunas Covid, incluso indirectamente, rara vez tiene éxito.

Copia original : Link

 

La preimpresión tiene 26 páginas e incluye 56 notas al pie. No soy un experto en la estructura y función de las células del corazón, pero por lo que puedo decir, parece meticulosamente documentado. Y presenta un panorama preocupante: las células de los vasos sanguíneos especializadas llamadas pericitos tienen receptores llamados CD147. El nuevo coronavirus en sí mismo (Sars-Cov-2) no puede atacar estos CD147 y dañar las células de pericito, lo que podría provocar coagulación y ataques cardíacos.

Pero la proteína de pico que flota libremente, como la proteína de pico que las vacunas hacen que nuestros cuerpos produzcan, sí puede.

 

Tomados en conjunto, los documentos brindan al menos una vía potencial a través de la cual las vacunas pueden causar miocarditis y otros daños cardíacos: las proteínas de punta pueden filtrarse a la sangre después de las vacunas y luego dañar estas células cruciales.

Se desconoce la frecuencia con la que este efecto fuera del objetivo puede estar ocurriendo, pero la evidencia del mundo real muestra que el vínculo con la miocarditis es real, como admiten ahora incluso los Centros para el Control de Enfermedades.

En un mundo más sano, los reguladores y los expertos en salud pública harían de la investigación de este vínculo potencial una prioridad absoluta. Desafortunadamente, el fanatismo en torno a las vacunas ha hecho que la discusión honesta sobre el vínculo de la miocarditis y otros problemas cardíacos potenciales sea casi imposible, y la investigación sobre ellos es aún más difícil.

Y así seguimos buscando a tientas las respuestas a las preguntas que apenas se nos permite hacer.

 

 

Fuente