Jurisdicción Especial para la Paz establece una ruta para atender los casos de crímenes contra los indígenas en Colombia

Jurisdicción Especial para la Paz establece una ruta para atender los casos de crímenes contra los indígenas en Colombia

En lo corrido del año 2022 hasta la emisión del comunicado oficial del CRIC se registró un total de 25 homicidios de líderes indígenas.

La Jurisdicción Especial para la Paz (JEP) en Colombia y la Jurisdicción Especial Indígena anunciaron este miércoles una ruta articuladora para atender casos en los que se han posicionado y cometido crímenes contra los pueblos originarios.

Este trabajo conjunto se viene concertando con las autoridades indígenas desde 2019 como una forma de reconocimiento de la importancia de la Jurisdicción Especial Indígena en los territorios”, de acuerdo a lo reconocido por la JEP.

La ruta establece, según fundamenta la instancia jurídica colombiana, la participación de las autoridades locales, las autoridades tradicionales, así como representación desde sectores de mujeres.

Específicamente con la investigación del Caso 04, que investiga la situación territorial de la región de Urabá, la JEP indicó que los antecedentes inmediatos de dicha ruta fue activada el pasado 28  julio de 2021.

A propósito de la ruta establecida, el pasado 28 de abril de 2022 el Consejo Regional Indígena del Cauca (CRIC) recordó la declaratoria pública a la comunidad nacional e internacional en donde se estableció una alianza entre los grupos étnicos, los sectores sociales, populares, sindicales y estudiantiles, quienes denunciaron “en el marco de una exigencia de reivindicación histórica la violencia paramilitar, el asesinato y el recrudecimiento de la guerra por el accionar de los actores armados”.

“Durante el año 2022, los pueblos indígenas hemos denunciado de forma permanente que al prontuario ilegal se suman crimines de lesa humanidad tales como el resquebrajo de los derechos individuales y colectivos de los pueblos indígenas, el ataque letal al cuerpo colectivo de paz: la guardia indígena, ataques sistemáticos en conta del Pueblo Nasa que habita en las Zonas Norte- ACIN, Zona Sath Tama Kiwe y Zona Uh Wala Vxiç”, precisó el CRIC.

La organización precisó que en lo corrido del año 2022 se registran 25 homicidios de líderes indígenas y defensores de Derechos Humanos, seis ataques armados a población civil, site amenazas individuales, 122 amenazas colectivas, seis hostigamientos, dos combates, cinco persecuciones, seis secuestros, “situación que amerita el decreto de medidas provisionales urgentes por las Jurisdicciones Especiales Indígenas, Especial Para la Paz y medidas cautelares decretadas de oficio por parte de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) si se tiene en cuenta que las vulneraciones se encuentran acreditadas”.

Fuente