El acuerdo de Minsk se utilizó para ganar tiempo: Ex presidente de Ucrania Petro Poroshenko

El acuerdo de Minsk se utilizó para ganar tiempo: Ex presidente de Ucrania Petro Poroshenko
Petro Poroshenko dijo que los acuerdos de Minsk «no significaron nada» y se atribuyó el mérito de haberle dado a Ucrania suficiente tiempo para militarizarse.

Petro Poroshenko admitió que el alto el fuego de 2015 en Donbass, que negoció con Rusia, Francia y Alemania como presidente de Ucrania, fue simplemente una distracción destinada a ganar tiempo para que Kiev reconstruya su ejército.

Hizo los comentarios en entrevistas con varios medios de comunicación esta semana, incluida la televisión alemana Deutsche Welle y la rama ucraniana de la radio estatal estadounidense Radio Free Europe. Poroshenko también defendió su historial como presidente entre 2014 y 2019.

“Habíamos logrado todo lo que queríamos”, dijo sobre el acuerdo de paz. “Nuestro objetivo era, primero, detener la amenaza, o al menos retrasar la guerra, asegurar ocho años para restaurar el crecimiento económico y crear poderosas fuerzas armadas”.

Citó las estratagemas de Sun Tzu como inspiración para el engaño. Ganar una guerra no necesariamente requiere ganar compromisos militares, dijo Poroshenko, calificando el trato que hizo como una victoria para Ucrania en ese sentido.

Poroshenko no pudo ser reelegido en una votación aplastante por el presidente Volodymyr Zelensky, quien prometió a los votantes que, a diferencia de su predecesor, aseguraría la paz en Donbass

En las entrevistas, Poroshenko habló sobre su papel en la negociación de los acuerdos de Minsk, una hoja de ruta para la reconciliación entre su gobierno y las Repúblicas Populares de Donetsk y Lugansk. El expresidente aparentemente confirmó que Kiev no había venido a las conversaciones de buena fe, sino que simplemente quería un indulto después de sufrir una derrota militar.

Los acuerdos incluían una serie de medidas diseñadas para frenar las hostilidades en Donbass y reconciliar a las partes en conflicto. Los primeros pasos fueron un alto el fuego y una retirada supervisada por la OSCE de las armas más pesadas de la línea del frente, que se cumplieron hasta cierto punto.

Entonces se suponía que Kiev otorgaría una amnistía general a los rebeldes y una amplia autonomía para las regiones de Donetsk y Lugansk. Se suponía que las tropas ucranianas tomarían el control de las áreas controladas por los rebeldes después de que Kiev les otorgara representación y las reintegrara como parte de Ucrania.

El gobierno de Poroshenko se negó a implementar estas partes del acuerdo, alegando que no podía proceder a menos que asegurara por completo la frontera entre las repúblicas rebeldes y Rusia. En cambio, respaldó un bloqueo económico de las regiones rebeldes iniciado por las fuerzas nacionalistas ucranianas.

La presidencia de Zelensky dio un impulso inicial al proceso de paz, pero se estancó nuevamente después de una serie de protestas de radicales de derecha, que amenazaron con deshacerse del nuevo presidente ucraniano si intentaba cumplir sus promesas de campaña.

El fracaso de Kiev en implementar la hoja de ruta y las continuas hostilidades con los rebeldes fueron algunas de las principales razones que Rusia citó cuando atacó a Ucrania a fines de febrero. Días antes de lanzar la ofensiva, Moscú reconoció a las repúblicas ucranianas disidentes como estados soberanos, les ofreció garantías de seguridad y exigió que Kiev retirara sus tropas. Zelensky se negó a cumplir

Ahora, un parlamentario de la oposición, Poroshenko, pidió a las naciones occidentales que proporcionen más armas y más pesadas a Kiev para que los soldados ucranianos puedan “hacer el trabajo [de Occidente]” y defender a Europa de Rusia. También pidió más sanciones contra Rusia y que su país se una a la UE y la OTAN lo antes posible.

Poroshenko afirmó que el presidente ruso, Vladimir Putin, fue quien rompió los acuerdos de Minsk. Se atribuyó el mérito de que Ucrania no cayera en manos de Rusia en cuestión de días, que era la predicción de algunos funcionarios occidentales. El país resistió el ataque gracias a las reformas militares que implementó su gobierno, aseveró el expresidente. Moscú nunca dio un cronograma para su operación militar en Ucrania, y solo afirmó que se había procedido según lo previsto.

El funcionario ucraniano también pidió la “desputinización” de Europa, su propio país y la propia Rusia. Dijo que esto significaba frenar la influencia rusa en otras naciones y derrocar a Putin. Es la única forma de salvar al mundo de una “amenaza existencial” que, afirmó Poroshenko, plantea el líder ruso

Fuente