Reino Unido arrojará a Assange al otro lado del charco

Reino Unido arrojará a Assange al otro lado del charco
Los peores temores del fundador de WikiLeaks, Julian Assange, se han hecho realidad; el viernes, el Reino Unido aprobó su extradición a los Estados Unidos a pesar de sus esfuerzos por evadir el arresto durante los últimos siete años. El periodista australiano solicitó asilo político por primera vez en la embajada de Ecuador en Londres en 2012.

La ministra del Interior del Reino Unido, Priti Patel, firmó una orden para entregar a Assange a los EE. UU., donde enfrentará cargos de espionaje y piratería informática por su trabajo como activista en la organización y dirección de la organización sin fines de lucro WikiLeaks, que publica medios clasificados en línea.

Según su esposa y sus abogados, Julian Assange, de 50 años, está “seguro” de morir bajo custodia estadounidense. Sus abogados argumentan que correría un alto riesgo de suicidio si fuera puesto bajo custodia estadounidense. Su esposa, Stella Morris, de 38 años, dice que el sistema legal estadounidense tiene “muchos problemas”, pero que el caso de su esposo es “único”.

“Ha sido perseguido durante más de una década, está acusado de una manera que le impide montar una defensa, y su salud se está deteriorando a tal grado que su cuerpo no puede soportar la tensión”, Morris escribió en un correo electrónico a The Independent. Describió a Estados Unidos como una potencia extranjera “que busca venganza” contra Assange por exponer sus “crímenes cometidos”.

El equipo legal de Assange, que incluye a la abogada de derechos humanos Jennifer Robinson de Doughty Street Chambers en Londres, anunció el viernes que apelaría la orden e intentaría llevar el caso de Assange al Tribunal Europeo de Derechos Humanos en Estrasburgo, Francia. Pero el Ministerio del Interior argumentó que «no han encontrado» que sería «opresivo, injusto o un abuso de proceso» extraditar a Assange.

“Permitir que Julian Assange sea extraditado a Estados Unidos lo pondría en un gran riesgo y enviaría un mensaje escalofriante a los periodistas de todo el mundo”, dijo Agnes Callamard, secretaria general de Amnistía Internacional, en un comunicado el viernes.

Assange enfrenta hasta 175 años de prisión en Estados Unidos por 18 cargos penales.

Fuente