Ucrania revela sus pérdidas en armas

Ucrania revela sus pérdidas en armas
Ucrania ha perdido hasta la mitad de sus armas pesadas y los suministros occidentales no pueden llenar el vacío, dijo el ejército.

Ucrania ha perdido hasta el 50% de su stock de armas pesadas, incluidos 400 tanques, reveló a principios de esta semana el comandante de logística del comando de las fuerzas terrestres del país, Volodymyr Karpenko, en medio de la ofensiva militar rusa en curso en su país.

En una entrevista con la Revista de Defensa Nacional, Karpenko dijo que «como resultado del combate activo», las pérdidas de equipos han ascendido al 30-40%, a veces hasta el 50%.

El viceministro de defensa de Ucrania, Denys Sharapov, en la misma entrevista, reveló que los suministros occidentales no cubren las necesidades de Ucrania.

“Hemos recibido una gran cantidad de sistemas de armas, pero desafortunadamente con un recurso tan masivamente prescindible, solo cubre del 10 al 15 por ciento de nuestras necesidades”, dijo Sharapov.

No reveló la cantidad exacta de armas pesadas que necesita Kiev, pero enfatizó que “la necesidad de sistemas de artillería pesada se mide por cientos”.

“Necesitamos artillería, necesitamos proyectiles de artillería, vehículos de combate de infantería, vehículos de combate, tanques. Realmente necesitamos sistemas de defensa aérea y el sistema de cohetes de lanzamiento múltiple”, dijo.

El suministro de sistemas de armas de alta precisión también sería importante, agregó Sharapov, ya que el ejército ucraniano cree que tales sistemas le darían «una ventaja sobre el enemigo, la ventaja en esta guerra».

El viceministro reconoció los problemas con los que los países occidentales tienen que lidiar al organizar las transferencias de armas a Ucrania, incluida la obtención de permisos para transferencias de tecnología de todos los propietarios de los subsistemas. Sin embargo, enfatizó Sharapov, “no todos los políticos entienden la gravedad de lo que está sucediendo en Ucrania”.

“Es por eso que nos gustaría aprovechar esta oportunidad… para llamar la atención del mundo entero una vez más que esta es una guerra no solo en Ucrania, esta es la guerra que impacta al mundo entero”, dijo.

Karpenko fue un poco más específico y dio una estimación de las necesidades de Ucrania.

“Piense en esto: una brigada ocupa alrededor de 40 kilómetros de la línea de la cerca. Eso quiere decir que para cubrir el conflicto de combate activo necesitamos 40 brigadas. Cada brigada tiene 100 vehículos de combate de infantería, 30 tanques, 54 sistemas de artillería, solo para una brigada, y tenemos 40 de ellos”, explicó.

Mientras tanto, Rusia ha estado advirtiendo constantemente a Occidente que no “infle” a Ucrania con armas, alegando que esto resultará en la prolongación del conflicto y en una variedad de problemas a largo plazo. Moscú también dejó en claro que sus fuerzas considerarían cualquier arma extranjera en Ucrania como un objetivo legítimo.

La divulgación de las cifras de pérdidas de equipos se produjo menos de una semana después de que el asistente presidencial ucraniano Alexey Arestovich revelara que las Fuerzas Armadas de Ucrania habían perdido alrededor de 10.000 efectivos desde el comienzo de la ofensiva rusa a finales de febrero. Arestovich afirmó, sin embargo, que las pérdidas de Moscú son varias veces mayores.

Las cifras publicadas por el Ministerio de Defensa ruso sobre las pérdidas del ejército ucraniano son significativamente más altas que las citadas por Arestovich: 23.367, al 18 de abril.

Rusia no ha revelado sus pérdidas, ni de equipo ni de personal. A principios de este mes, el jefe del comité de defensa de la Duma rusa, Andrey Kartapolov, afirmó que, debido a los cambios en la estrategia militar, el ejército ruso “prácticamente ha dejado de perder gente”. Por eso, dijo, el Ministerio de Defensa no actualiza la información sobre las bajas desde marzo, cuando reportó 1.351 militares muertos.

En abril, el portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov, dijo que Rusia había sufrido “pérdidas significativas de tropas” y que era “una gran tragedia”.

Rusia atacó al estado vecino a fines de febrero, luego de que Ucrania no implementara los términos de los acuerdos de Minsk, firmados por primera vez en 2014, y el eventual reconocimiento de Moscú de las repúblicas de Donbass de Donetsk y Lugansk. Los protocolos negociados por Alemania y Francia fueron diseñados para otorgar a las regiones separatistas un estatus especial dentro del estado ucraniano.

Desde entonces, el Kremlin ha exigido que Ucrania se declare oficialmente como un país neutral que nunca se unirá al bloque militar de la OTAN liderado por Estados Unidos. Kiev insiste en que la ofensiva rusa no fue provocada en absoluto y ha negado las afirmaciones de que planeaba retomar las dos repúblicas por la fuerza.

Fuente