Ecuador amplía estado de emergencia a tres provincias más en medio de las protestas

Ecuador amplía estado de emergencia a tres provincias más en medio de las protestas
El presidente ecuatoriano, Guillermo Lasso, declaró el martes estado de emergencia en tres provincias más, con lo que el total asciende a seis, en un intento por frenar las continuas protestas contra las políticas económicas y sociales de la dirigencia del país y evitar más víctimas.

“Declarar emergencia en las provincias de Chimborazo, Tungurahua, Cotopaxi, Pichincha, Pastaza e Imbabura por graves disturbios”, se lee en un decreto publicado en el sitio web del gobierno.
Según Lasso, las protestas están dirigidas contra la democracia y buscan derrocar al gobierno.

“Les hemos tendido la mano, llamado al diálogo, pero ellos no quieren la paz, quieren el caos. Quieren derrocar al presidente. Yo estoy aquí, no me voy a esconder, pero estoy aquí para proteger”. todas sus familias, especialmente las más pobres. Democracia vs caos, es una gran batalla, una batalla por la democracia”, dijo Lasso en un discurso a los ciudadanos.

El 13 de junio, la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador, CONAIE, lanzó pequeñas protestas contra las políticas sociales y económicas de la dirigencia del país en 11 regiones. Los disturbios cobraron fuerza al día siguiente, cuando la policía detuvo durante 24 horas al líder de la CONAIE, Leonidas Iza, acusado de interferir en el trabajo de los servicios públicos.

El 18 de junio, Lasso declaró el estado de emergencia en varias regiones, incluida la ciudad capital de Quito. El presidente también aprobó medidas urgentes para apoyar a las familias ecuatorianas en medio de dificultades económicas. Estos incluyeron congelar los precios del combustible, cancelar la privatización de los servicios públicos, aumentar los beneficios, subsidios y préstamos blandos a los productores agrícolas y cancelar una deuda por valor de $ 3,000 con el banco público estatal BanEcuador.

Iza, que ahora enfrenta un proceso penal, ha calificado de insuficientes las medidas y ha instado a los ciudadanos a continuar las protestas indefinidamente a pesar del estado de emergencia y el toque de queda.

Las tácticas de los indígenas, que bloquean caminos y obstaculizan la producción petrolera como parte de sus protestas, han enfrentado críticas de la sociedad ecuatoriana, en particular, de empresarios, trabajadores petroleros y miembros del mayor sindicato de trabajadores del transporte. La empresa petrolera estatal de Ecuador, Petroecuador, suspendió sus operaciones el lunes por una «fuerza mayor».

Hasta la fecha, la policía ecuatoriana ha detenido a 86 personas durante las manifestaciones. Además, 61 resultaron heridas en ataques de manifestantes y una persona murió a consecuencia de una caída desde altura. Representantes de la población indígena capturaron a 14 policías.

Fuente