Joe Biden pide al Congreso una exención del impuesto sobre el combustible a tres meses en medio de un aumento récord en el precio de la gasolina

Joe Biden pide al Congreso una exención del impuesto sobre el combustible a tres meses en medio de un aumento récord en el precio de la gasolina
El precio promedio del galón de combustible en EE. UU. ha superado los $5 dólares por primera vez en medio de precios mundiales del petróleo que se mantienen altos, la negativa de las petroleras estadounidenses a aumentar su producción y el enfoque de la Casa Blanca en las tecnologías verdes como principal solución. a los problemas energéticos del país.

El presidente de los EE. UU., Joe Biden, solicitó que el Congreso apruebe un proyecto de ley que permitirá una exención fiscal federal del combustible de tres meses de duración en un intento por controlar el aumento vertiginoso de los precios de la gasolina en el país y el descontento popular por el tema.

Biden pidió además a las compañías petroleras que refinaran más crudo en combustible para controlar la inflación. También se dirigió a los gobiernos estatales, pidiéndoles que eliminen temporalmente los impuestos estatales al combustible o que encuentren otros medios de alivio.

Joe Biden admitió que la exención de impuestos por sí sola no terminará con el problema de los altos precios de la gasolina, pero afirmó que dará un respiro a los ciudadanos estadounidenses hasta que se resuelva el problema. Biden continuó criticando a los dueños de las gasolineras por no responder a una reciente reducción en los precios del petróleo y reducir los precios de la gasolina con la suficiente rapidez.

«Mi mensaje es simple para las empresas que gestionan las gasolineras y fijan los precios en las gasolineras: este es un momento de […] peligro mundial, Ucrania. ¡Estos no son tiempos normales! Reduzcan el precio que cobran en las gasolineras para refleje el costo que está pagando por el producto. Hágalo ahora, hágalo hoy”, dijo Biden.

El presidente afirmó que al combinar todas las políticas que ha presentado recientemente, su administración puede reducir el precio por galón en $1 del promedio actual por encima de $5.
Hablando sobre las causas fundamentales del aumento del precio de la gasolina, Biden, quien ha culpado repetidamente al presidente ruso, Vladimir Putin, admitió que las decisiones de EE. UU. y la UE de imponer sanciones contra Rusia, especialmente la prohibición de las compras de petróleo, jugaron un papel.

«Rusia también es uno de los mayores productores de petróleo del mundo. Cortamos el paso del petróleo ruso a los Estados Unidos, y nuestros socios en Europa hicieron lo mismo, sabiendo que veríamos precios más altos de la gasolina. Podríamos haber hecho la vista gorda al [presidente ruso Vladimir] Putin y los precios de la gasolina no se habrían disparado de esta manera, pero eso habría estado mal», dijo.

A pesar de eso, Biden insistió en que Estados Unidos y otros países occidentales «no tenían otra opción» que imponer la prohibición del petróleo y las sanciones contra Rusia en respuesta a su operación militar especial en Ucrania. POTUS insistió en que todavía lo considera la decisión correcta a pesar de que Estados Unidos pagó un alto precio por ello.

Los precios récord de la gasolina no es lo único que Biden ha culpado a Putin, acusándolo también de décadas de inflación alta en los EE. UU. Hasta ahora, la Casa Blanca ha fracasado en sus intentos de controlar la inflación a pesar de que la Reserva Federal elevó la tasa de interés desde principios de año desde cerca de cero hasta un rango de 1,5% a 1,75%.

Fuente