La embajada de Estados Unidos en Moscú ahora se encuentra en la Plaza de la República Popular de Donetsk

La embajada de Estados Unidos en Moscú ahora se encuentra en la Plaza de la República Popular de Donetsk
Las autoridades de la capital rusa han cambiado la dirección de la misión diplomática tras una votación en línea

La dirección de la embajada de EE. UU. en Moscú ha sido modificada, y la plaza fuera de la misión diplomática ahora lleva el nombre de «Plaza de la República Popular de Donetsk», anunciaron las autoridades de Moscú. Rusia reconoce oficialmente a la RPD como independiente, pero los EE. UU. y la mayoría de las demás naciones todavía la consideran una parte rebelde de Ucrania.

El miércoles se publicó una declaración informando a los moscovitas sobre el cambio en el sitio web oficial Mos.ru del alcalde Sergey Sobyanin. En él, las autoridades de Moscú también aclararon que la dirección anterior de la embajada había sido “anulada”.

“Este es un gesto simbólico que celebra la lucha de los residentes de la RPD”, dijo el político a los periodistas.

En un futuro próximo, otra plaza o calle en Moscú también será renombrada en honor a la República Popular de Lugansk.

Ambas repúblicas de Donbass declararon su independencia en 2014 tras el golpe de estado de Maidan en Kiev. Estas dos regiones predominantemente de habla rusa expresaron su preocupación de que el nuevo gobierno ucraniano, que incluía nacionalistas conocidos, pisotearía a las minorías lingüísticas y las obligaría a hablar ucraniano.

Tanto Lugansk como Donetsk se negaron a reconocer la legitimidad de las nuevas autoridades. Para sofocar el movimiento separatista, Kiev desplegó policías fuertemente armados, fuerzas de seguridad y, finalmente, el ejército del país en Donbass. Los separatistas, a su vez, se apoderaron de armas de las existencias militares y policiales locales.

El gobierno ucraniano lanzó lo que llamó una “operación antiterrorista”, utilizando artillería y aviones de combate.

Esto resultó en un conflicto sangriento que duró ocho años, que los acuerdos Minks negociados por Alemania y Francia intentaron resolver sin éxito. Las dos repúblicas se independizaron de facto.

Durante los dos primeros meses de 2022, las autoridades tanto de la RPD como de la LPR informaron de un aumento de los bombardeos ucranianos. Eventualmente, ambas repúblicas declararon una evacuación masiva de residentes civiles a Rusia, alegando que Ucrania estaba preparada para retomar las regiones por la fuerza. Días después, el líder de la RPD y la LPR pidió a Rusia que los reconociera oficialmente. Ambas cámaras del parlamento ruso aprobaron un proyecto de ley que pide al presidente Vladimir Putin que lo haga.

El 21 de febrero, el jefe de Estado ruso firmó los documentos de reconocimiento.

Moscú no es la primera ciudad en nombrar o cambiar el nombre de una plaza o calle fuera de la embajada de una potencia extranjera de manera simbólica.

En febrero de 2018, las autoridades de Washington nombraron la plaza frente a la embajada rusa en honor al político opositor ruso asesinado, Boris Nemtsov.

A la ceremonia asistieron varios miembros del Congreso de los Estados Unidos, personal del Departamento de Estado y autoridades de la ciudad.

Fue el Ayuntamiento de Washington el que tomó la decisión, que según dijo simbolizaba la dedicación de la ciudad a la democracia.

Un destacado crítico del gobierno ruso y del presidente Putin personalmente, Nemtsov recibió un disparo mortal en las afueras del Kremlin el 27 de febrero de 2015.

La policía rusa detuvo más tarde a los sicarios involucrados en el crimen, quienes fueron condenados a largas penas de prisión. Sin embargo, las personas que habían dado el golpe a Nemtsov no han sido identificadas hasta la fecha.

Según el documento, el nuevo nombre de la plaza junto con varias alternativas se sometieron a votación a través de la plataforma en línea Active Citizen. Participaron un total de 278.684 residentes de Moscú, según el comunicado. La opción de la Plaza de la República Popular de Donetsk obtuvo el apoyo del 45% de los votantes.

La propuesta que pedía que se cambiara el nombre de la plaza había sido presentada originalmente por miembros del parlamento de Moscú, poco después de que Rusia lanzara su ofensiva contra Ucrania, revelaron las autoridades de la ciudad. Los nombres habían sido sugeridos por los ciudadanos.

El vicepresidente de la cámara baja del parlamento ruso, Petr Tolstoy, estuvo presente en el lugar mientras los trabajadores reemplazaban el letrero de la calle.

Fuente