Joe Biden sigue culpando a Rusia por los precios altos en la bomba mientras pide al Congreso que suspenda el impuesto a la gasolina

Joe Biden sigue culpando a Rusia por los precios altos en la bomba mientras pide al Congreso que suspenda el impuesto a la gasolina
El presidente Joe Biden ha culpado a Rusia por los precios récord de la gasolina en los Estados Unidos, al tiempo que presiona al Congreso para que suspenda temporalmente el impuesto federal a la gasolina para dar a los estadounidenses “solo un poco de espacio para respirar”.

Biden admitió el miércoles que “la exención fiscal de la gasolina por sí sola no solucionará el problema”, pero pidió al Congreso que apruebe una legislación para una exención fiscal de tres meses.

“Al suspender el impuesto federal a la gasolina de 18 centavos durante los próximos 90 días, podemos reducir el precio de la gasolina y dar a las familias un poco de alivio”, dijo en un discurso desde la Casa Blanca.

Hasta ahora, los legisladores no parecen estar dispuestos a dar luz verde a su plan.

El presidente también llamó a los gobiernos estatales a suspender sus propios impuestos por el mismo período.

Un puñado de estados, incluidos Nueva York y Connecticut, ya han suspendido los impuestos sobre el combustible. Pero unos 46 estados aún tienen que actuar.

La decisión de Biden se produjo cuando los precios de la gasolina, con un promedio de cerca de $5 por galón, habían subido casi $2 por galón desde el comienzo de la guerra en Ucrania en febrero.

Los críticos han cuestionado la efectividad de suspender el impuesto federal a la gasolina, descartando la idea como un intento de la Casa Blanca y los demócratas de demostrar que están atentos al dolor financiero del público.

Los economistas también criticaron la propuesta como un paso inútil por parte del gobierno.

Biden ya admitió que es poco probable que su administración pueda reducir suficientemente el costo de la gasolina en el país a corto plazo.

El presidente demócrata impuso un embargo al petróleo ruso a principios de este año, poco después de que el presidente ruso, Vladimir Putin, declarara una campaña militar contra Ucrania el 24 de febrero.

Además del embargo petrolero, Washington y sus aliados occidentales impusieron oleadas de sanciones sin precedentes a Moscú. Las sanciones han disparado los precios de los cereales, el aceite de cocina, los fertilizantes y la energía.

Biden culpa a Rusia por los altos precios

Biden, quien ha tratado cada vez más de desviar las críticas sobre su manejo de la economía, una vez más culpó el miércoles a Moscú por el aumento de los precios del combustible.

«Este es un momento de guerra, peligro global, Ucrania, estos no son tiempos normales», dijo, dirigiéndose a las compañías petroleras, instándolas a «bajar el precio».

En respuesta a las críticas del Partido Republicano, el presidente también defendió sus acciones con respecto a la guerra en Ucrania, incluidas las sanciones altamente perturbadoras a las exportaciones de energía rusa.

El presidente demócrata impuso un embargo al petróleo ruso a principios de este año, poco después de que el presidente ruso, Vladimir Putin, declarara una campaña militar contra Ucrania el 24 de febrero.

Además del embargo petrolero, Washington y sus aliados occidentales impusieron oleadas de sanciones sin precedentes a Moscú. Las sanciones han disparado los precios de los cereales, el aceite de cocina, los fertilizantes y la energía.

Biden culpa a Rusia por los altos precios

Biden, quien ha tratado cada vez más de desviar las críticas sobre su manejo de la economía, una vez más culpó el miércoles a Moscú por el aumento de los precios del combustible.

«Este es un momento de guerra, peligro global, Ucrania, estos no son tiempos normales», dijo, dirigiéndose a las compañías petroleras, instándolas a «bajar el precio».

En respuesta a las críticas del Partido Republicano, el presidente también defendió sus acciones con respecto a la guerra en Ucrania, incluidas las sanciones altamente perturbadoras a las exportaciones de energía rusa.

“¿Estás diciendo que preferiríamos tener precios de gasolina más bajos en Estados Unidos y el puño de hierro de Putin en Europa?” Biden dijo. «No creo eso».

Sin embargo, la presidenta del Comité Nacional Republicano, Ronna McDaniel, desestimó el discurso del presidente y dijo: «Nadie está comprando los trucos de Biden, pero los estadounidenses están pagando el precio de su agenda energética antiestadounidense».

El presidente de Rusia describió previamente las sanciones de West a su país como un arma de doble filo.

Fuente