Rusia responde a las acusaciones sobre el suministro de gas

Rusia responde a las acusaciones sobre el suministro de gas
La reducción del flujo de gas de las tuberías se debe a problemas de mantenimiento y no hay una agenda oculta, dice el portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov.

Rusia se ha ganado la reputación de ser un proveedor de energía confiable que “cumple estrictamente con todas sus obligaciones”, dijo el jueves el portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov.

Estaba respondiendo a la afirmación de Alemania de que la reducción del suministro de gas natural a través del gasoducto Nord Stream es un “ataque económico” a Europa.

Según Peskov, se informó a Berlín sobre los «ciclos de servicio» del gasoducto Nord Stream 1, que se someterá a un mantenimiento anual planificado del 11 al 21 de julio.

“Hay un cierto programa de mantenimiento… Es mejor recibir información sobre esto directamente de Gazprom. Pero repito una vez más: Rusia ha sido y sigue siendo un proveedor de energía muy, muy confiable para Europa”, dijo Peskov durante una conferencia telefónica diaria con los periodistas, y agregó que la parte alemana estaba al tanto de todos los detalles.

La semana pasada, los flujos de gas a través del gasoducto submarino de Rusia a Alemania se redujeron hasta en un 60%. El gigante energético ruso Gazprom dijo que esto se debió a problemas técnicos derivados de las sanciones occidentales contra Moscú.

Según Gazprom, el proveedor alemán de equipos Siemens Energy no devolvió las unidades de bombeo de gas a una estación compresora a tiempo. Las turbinas reparadas para North Stream están actualmente atascadas en una instalación de mantenimiento en Canadá, debido a las sanciones de Ottawa a Rusia. Siemens ha dicho que Alemania y Canadá están buscando una solución.

Aparte de los problemas técnicos, Gazprom ha recortado las exportaciones de gas a Finlandia, Polonia, Bulgaria y varias empresas energéticas de la UE después de que se negaran a cumplir con la demanda de Moscú de pagar en rublos.

Algunos líderes de la UE han acusado a Rusia de “chantajear” al bloque con sus exportaciones de petróleo y gas, y han culpado a Moscú por el aumento de los precios de la energía.
El Kremlin ha rechazado las afirmaciones, culpando a las políticas de la UE.