Israel se exonera a sí mismo en el asesinato a tiros de la periodista palestina

Israel se exonera a sí mismo en el asesinato a tiros de la periodista palestina
Una investigación de las FDI afirmó que no fue su intención matar a un periodista de al-Jazeera, aunque el Departamento de Estado de EE. UU. no estaba tan seguro.

Las Fuerzas de Defensa de Israel han concluido que no hay forma de que sus soldados hayan disparado “deliberadamente” contra la periodista palestina de al-Jazeera Shireen Abu Akleh, quien fue asesinada a tiros el 11 de mayo mientras cubría una incursión de las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI) en la ciudad palestina de Jenin. en Cisjordania. El ejército israelí afirmó que había reunido un grupo de trabajo multidisciplinario para “reconstruir y modelar las circunstancias del incidente con la mayor precisión posible” en una declaración de las FDI emitida el lunes.

Sin embargo, la declaración israelí aparentemente contradijo las conclusiones del Departamento de Estado de EE. UU., que descubrió que las FDI probablemente habían matado a Abu Akleh “sin querer”, pero argumentó que no había forma de estar seguro de la intención del pistolero. El portavoz del Departamento de Estado, Ned Price, confirmó que “los disparos desde las posiciones de las FDI probablemente fueron responsables de la muerte de Shireen Abu Akleh”.

Los investigadores de Washington realizaron un análisis balístico que encontró que la bala estaba demasiado “dañada” para llegar a una “conclusión clara”. Su evaluación de las investigaciones de las FDI y la Autoridad Palestina (AP) los llevó a llegar a la conclusión de que los disparos israelíes habían matado al periodista.

Cuando la Autoridad Palestina se negó a permitir que Israel examinara la bala que mató a Abu Akleh, razonando que el país tenía un pésimo historial de investigación de disparos de palestinos por parte de israelíes debido a un conflicto de intereses inherente, EE. UU. intervino para examinar la bala en su lugar. Sin embargo, Israel retuvo la custodia del rifle que se determinó que disparó la bala.

Se llegó a un aparente compromiso por el cual el Coordinador de Seguridad de EE. UU. (USSC) para Israel y la Autoridad Palestina recibió la bala de los palestinos y realizó el examen balístico en Israel. Sin embargo, los expertos israelíes fueron los que “determinaron la conexión entre la bala y el arma desde la que se disparó”, según el comunicado de las FDI. Si bien los representantes de la USSC supuestamente estuvieron presentes durante todo el proceso, no estaba claro si la Autoridad Palestina había tenido la oportunidad de autorizar a los israelíes a desempeñar un papel clave en la investigación, dada su oposición previa a permitirles el acceso a la bala. .

A menos de dos semanas de una visita del presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, a Israel y Cisjordania, Price tuvo cuidado de matizar las conclusiones del Departamento de Estado sugiriendo que el USSC no encontró ninguna razón para creer que el tiroteo había sido intencional, “sino que el resultado de circunstancias trágicas durante una operación militar dirigida por las FDI contra facciones de la Yihad Islámica Palestina”.

La familia del periodista estaba disgustada por la negativa de Estados Unidos a condenar a Israel, declarando que estaban «incrédulos» con respecto a los resultados supuestamente no concluyentes dados los numerosos relatos de testigos presenciales del tiroteo. También exigieron saber hasta qué punto los fondos estadounidenses “estuvieron involucrados” en su asesinato.

“Decir que esta investigación, con su total falta de transparencia, objetivos indefinidos y apoyo a la posición general de Israel es una decepción sería quedarse corto”, dijeron en un comunicado publicado en Twitter el lunes.

“La verdad es que el ejército israelí mató a Shireen de acuerdo con políticas que ven a todos los palestinos, civiles, prensa u otros, como objetivos legítimos”, decía el comunicado, acusando a la investigación estadounidense de “analizar detalles apenas relevantes y luego asumir de buena fe. en nombre de una potencia ocupante recalcitrante y hostil”. La familia prometió buscar justicia en las Naciones Unidas y la Corte Penal Internacional.

Fuente