Centro de Control de Enfermedades advierte sobre bacterias mortales

Centro de Control de Enfermedades advierte sobre bacterias mortales
Al menos dos estadounidenses fueron hospitalizados por una cepa de bacteria rara y potencialmente letal

Los funcionarios de salud de EE. UU. están haciendo sonar las alarmas sobre una cepa de bacteria peligrosa detectada recientemente en el país por primera vez, advirtiendo que podría causar una enfermedad grave después de que varias personas se enfermaron por el virus.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) declararon que detectaron la bacteria Burkholderia pseudomallei “por primera vez en el medio ambiente en los Estados Unidos continentales” en una alerta de salud reciente, señalando que la cepa es responsable de la rara enfermedad melioidosis: también conocida como enfermedad de Whitmore.

La bacteria “fue identificada a través de muestras ambientales de suelo y agua en la región de la Costa del Golfo del sur de Mississippi durante una investigación de dos casos de melioidosis humana”, continuó la agencia, y agregó que si bien había detectado un caso de la enfermedad en julio de 2020 , solo confirmó la presencia local de la bacteria el mes pasado.

Aunque sus casos estaban separados por años, la secuenciación genómica reveló que los dos pacientes con melioidosis habían sido «infectados por la misma nueva cepa del hemisferio occidental», que era «distinta de los aislamientos conocidos anteriores», dijeron los CDC. Ambos terminaron hospitalizados con sepsis y neumonía, pero se recuperaron después de tratamientos con antibióticos.

La bacteria se encuentra típicamente en climas tropicales y subtropicales de todo el mundo, incluso en el sudeste de Asia, América Central y del Sur, el Caribe y Australia. Aunque puede causar una enfermedad grave, los CDC señalaron que el riesgo de transmisión de persona a persona «se considera extremadamente bajo ya que hay pocos casos documentados».

Un estudio realizado en 2016 por investigadores de la Universidad de Oxford estimó que el patógeno mató hasta 89.000 personas durante el año anterior y sugirió que podría estar presente en hasta 79 países, incluidos 34 que no lo habían detectado previamente. En ese momento, el documento indicó una «ausencia completa» de la bacteria dentro de los EE. UU.

A fines de 2014, los CDC confirmaron que la bacteria se había filtrado de uno de sus propios laboratorios en Luisiana después de que varios animales de investigación contrajeran melioidosis, al menos cuatro de los cuales no sobrevivieron. Posteriormente, los CDC cerraron el trabajo del laboratorio con B. pseudomallei, diciendo que habían encontrado serios problemas con sus procedimientos de bioseguridad.

Fuente