El presidente de Serbia no espera «nada» de las conversaciones con Kosovo

El presidente de Serbia no espera "nada" de las conversaciones con Kosovo
Aún así, Aleksandar Vucic ha confirmado que participará en las próximas negociaciones organizadas por Bruselas.

El presidente serbio, Aleksandar Vucic, no espera «nada» de las próximas conversaciones con Kosovo, que se anunciaron después del nuevo estallido entre Belgrado y la región separatista.

Hablando con el canal de televisión RTS el martes, Vucic lanzó un ataque personal contra el primer ministro de Kosovo, Albin Kurti, afirmando que este último ha mostrado claramente su actitud hacia Belgrado y que aquellos que creen que es posible mantener la paz con la región están profundamente equivocados.

“Iré a Bruselas, no es difícil para mí, no espero nada. Quien piense que es posible mantener la paz con Kurti, creo que está muy equivocado, sé con quién estoy tratando”, dijo Vucic.

Las tensiones se dispararon entre Belgrado y Pristina durante el fin de semana, cuando las autoridades de la región disidente planearon prohibir el uso de placas de matrícula y documentos de identidad emitidos por Serbia a partir del 1 de agosto y hacer cumplir la medida con sus unidades policiales. Belgrado lo llamó un ataque a la población serbia de Kosovo cuando Vucic acusó a Pristina de infringir los derechos de los serbios locales. Kurti, a su vez, acusó a los serbios locales de atacar a la policía y afirmó que Kosovo se había enfrentado al “chovinismo nacional serbio”.

La crisis quedó en suspenso después de que Washington pidiera a Kosovo que pospusiera la implementación de las controvertidas reglas hasta el 1 de septiembre. “Hace dos días, en Kosovo y Metohija, estábamos a un paso del desastre”, dijo Vucic, refiriéndose a la región por su nombre oficial.

El presidente también acusó a las autoridades de Kosovo de oportunismo político, alegando que vieron la actual crisis ucraniana como un buen momento para alcanzar sus propios objetivos.

“La conclusión es que algunas personas en la región piensan que cuando hay histeria general sobre la guerra en Ucrania, es posible lograr sus objetivos”, afirmó Vucic.

La OTAN ocupó Kosovo en 1999, después de una campaña de bombardeos de 78 días contra lo que entonces era Yugoslavia. La región declaró unilateralmente su independencia en 2008 con el apoyo de EE. UU. y muchos de sus aliados. Sin embargo, la región disidente no ha recibido el apoyo universal, ya que no es reconocida por Serbia, Rusia, China y la ONU en su conjunto.

Fuente