Paraguay y sus candidatos «significativamente corruptos»

Paraguay y sus candidatos "significativamente corruptos"
En una semana marcada por los problemas de salud del expresidente Lugo y las acusaciones de corrupción al vicepresidente Velásquez y al expresidente Cartes por parte del Departamento de Estado estadounidense, el analista político paraguayo Milciades Benítez, desglosa el futuro electoral del Paraguay, a ocho meses de las elecciones presidenciales.
El vicepresidente de Paraguay, Hugo Velázquez, anunció su renuncia a la precandidatura presidencial en representación del hegemónico Partido Colorado —Asociación Nacional Republicana, de forma oficial—, y a su cargo actual de vicepresidente de la República.
La renuncia de Velázquez sucede luego de que el Departamento de Estado de EEUU lo incluyera en su lista negra por presunta corrupción, informó el embajador estadounidense en Asunción, Marc Ostfield.

»Voy a renunciar a mi precandidatura a la presidencia de la República y presentaré mi renuncia como Vicepresidente de la República (…) Voy a presentar mi renuncia y voy a salir como un ciudadano común a defender mi nombre», aseguró Hugo Velázquez a la emisora local AM 1080.

«El secretario de Estado [canciller] de EEUU, Antony Blinken, anunció la designación del vicepresidente Hugo Velázquez debido a su participación en actos de corrupción significativos, incluyendo el ofrecimiento de soborno de un funcionario público», indicó el embajador en conferencia de prensa, consignó la emisora local ABC Cardinal.
Velázquez, supuestamente ofreció un soborno a un funcionario público paraguayo para obstruir una investigación que amenazaba al propio vicepresidente y sus intereses financieros, agrega el organismo estadounidense.

El 22 de julio de 2022, el Departamento de Estado estadounidense ya había sancionado al expresidente paraguayo Horacio Cartes (2013-2018) por corrupción, prohibiéndole a él y su familia directa la entrada al país norteamericano.

Terremoto Colorado

Paraguay se caracteriza por tener una alta desconfianza a la alternancia en el poder, donde el gobernante Partido Colorado, es el partido que está en el Gobierno hace más de 70 años, mismo partido que sostuvo la dictadura de Alfredo Stroessner (1954-1989).
En ese contexto, el analista político paraguayo Milciades Benítez calificó la interna del Partido Colorado como un «terremoto político», desde la acusación por corrupción en contra del expresidente paraguayo Horacio Cartes, por parte del Departamento de Estado estadounidense el 22 de julio de 2022.
Dentro del Partido Colorado, hay dos facciones preponderantes que se disputan internamente el liderazgo, e internamente, el mismo día en el que se eligen candidatos para las elecciones presidenciales, se vota el candidato a presidente del partido.
Entonces, sostiene Benítez, «en una lista hacían dupla el presidente de la República, Mario Abdo Benítez —como candidato a presidente del Partido Colorado—, con su actual vicepresidente como candidato a sucederlo en el Ejecutivo. En frente, lo tenía a Horacio Cartes, que se está candidateando a presidente de la ANR, con su candidato a presidente [de la República] Santiago Peña, que fue su ministro de Hacienda».
La embajada de EEUU comunicó la decisión del Departamento de Estado de declarar como «significativamente corrupto» a Horacio Cartes, «lo que ya de por sí fue un terremoto político en Paraguay, porque él tiene un liderazgo indiscutible dentro de su movimiento [Honor Colorado], porque es el principal financista y la cabeza visible de ese movimiento interno. No existe Santiago Peña sin Horacio Cartes, esa es una realidad política», afirma Benítez.
En la vereda del frente, «con la designación del vicepresidente y candidato a presidente Hugo Velásquez, lo que él hizo de manera casi inmediata al comunicado de la embajada, fue anunciar que se retiraba de la carrera presidencial y al mismo tiempo que esta semana estaría presentando su renuncia a la vicepresidencia de la República».
El movimiento interno al cual pertenece Velásquez, «ya anunció quién irá en reemplazo como candidato, y es el actual ministro de Obras Públicas, Arnoldo Wiens, que es un candidato bastante conservador, que tienen una trayectoria en una iglesia protestante, de familia menonita. Tiene una trayectoria de doctor en teología, fue pastor, para luego entrar a la arena política», detalló el analista paraguayo.

Es un candidato, «que significa seguir la línea del actual presidente de la República, no es un mal candidato para las internas coloradas en su lógica tradicionalista y conservadora», reconoce Benítez.
«Lo que todo el mundo está expectante, es saber si ya se agotó la lista que la embajada de los EEUU iba a facilitar o sigue pendiente alguna nueva lista en algunas semanas», subraya el analista político.

Injerencismo de Estados Unidos

Para hablar de injerencismo norteamericano en la política doméstica actual luego de las acusaciones públicas comunicadas por la Embajada de Estados Unidos en Asunción, según Benítez, depende del sector político.

«Estamos en una etapa electoral muy álgida, obviamente los afectados hablan de injerencismo norteamericano, pero la opinión predominante es que esa línea es bastante aislada. Porque ambos designados tampoco tenían muy buena fama en el país, en términos de imagen en relación a la corrupción, y lo otro que queda un poco en duda es que la embajada tampoco aportó muchos datos ni cuáles son los hechos concretos a los que se refiere», agrega el analista.

En medio de este debate político, «estaba pendiente la definición del juicio político de la fiscal general del Estado sobre cuya cabeza recae la responsabilidad de investigar eventuales hechos punibles», sostiene Benítez.
«Hasta donde yo sé no hay ninguna carpeta abierta en Paraguay contra estas dos personas. Todo sigue siendo un debate político. Judicialmente hablando, no hay mucho que decir».

Izquierda acéfala

Esperanza Martínez, candidata por el conglomerado de izquierda Frente Guasú, «acaba de anunciar que renuncia a su pretensión presidencialista y apuntaría a ser reelecta senadora. Con ello deja prácticamente acéfala a la izquierda en la disputa presidencial», afirma Benítez.
No obstante, según el analista paraguayo, «existe actualmente en marcha la formación de una Concertación opositora para que mediante la votación popular, partidos que se identifican con el centro, la centroderecha y la centroizquierda, elijan cuál es la alternativa al Partido Colorado para las elecciones generales».
«Entonces esto se va a decidir entre el candidato del Partido Liberal, Efraín Alegre, con el candidato del partido Patria Querida, que es un partido demócrata cristiano, más de derecha. El miércoles [17 de agosto] se cierra el plazo para inscribir candidatos y en este momento, pareciera ser que la izquierda no va a presentar candidato a presidente, al menos al interior de la Concertación», afirma Benítez.

Sin embargo, «hay un candidato que está corriendo por fuera, que es muy difícil de definirlo», sostiene Benítez en referencia a Euclides Acevedo, excanciller del actual Gobierno y exministro del Interior, «quien a la vez, tenía mucha cercanía personal con [el expresidente Fernando] Lugo (2008-2012), pero que para el analista, «no termina de cerrar cuál es el frente que busca Acevedo, en principio parece que va directo a las generales, sin pasar por las internas de la Concertación».

«También queda por ver cómo queda el Frente Guasú, el hombre que estiraba votos al interior de esa fuerza electoral era la figura de Lugo, que incluso era mucho más abarcante que la del Frente Guasú en sí. Hay que ver si ellos no pierden base electoral con el problema de salud de Lugo», explicó Benítez.

¿Chilavert?

Según el analista político paraguayo, «la característica en Paraguay, es que las encuestas recién son fiables, dentro del marco de lo que se podría llamar fiabilidad, una vez que se tenga la grilla completa de candidatos y también dependiendo de lo que suceda en las primarias del Partido Colorado».
Es por esto que, «habrá que ver cómo quedan las candidaturas al interior del Partido Colorado, como de la Concertación». De momento, al menos, «Chilavert está teniendo muy poca atracción en los medios y tampoco hay ninguna encuesta que lo ubique como un candidato con chances, pero faltan varios meses todavía para las elecciones», precisa Benítez
El Partido Colorado, es un partido electoralmente muy poderoso en el Paraguay, «yo no sé si hay un partido con la fuerza electoral interna que tiene el Partido Colorado en otro país latinoamericano. Se podría entender como funcionaba el PRI en México, algunas décadas anteriores».
Hay una frase en Paraguay, «si el Partido Colorado llega unido a las elecciones generales, es muy probable que ellos ganen de vuelta». Ahora, «si las internas son muy violentas en términos de acusaciones que hacen prácticamente irreconciliables a ambas facciones, quizás podría surgir un candidato por fuera del Partido Colorado que tenga ese voto enojado con lo que ha sucedido en las internas, allí podría surgir la figura de Chilavert. Hoy no es un candidato con chances», concluyó el analista.