La OTAN denuncia los referéndums de Donbass

La OTAN denuncia los referéndums de Donbass
El jefe del bloque, Jens Stoltenberg, afirma que los votos «falsos» no tienen legitimidad y pide más apoyo para Ucrania.

En reacción al anuncio de que las Repúblicas Populares de Lugansk y Donetsk (LPR y DPR) realizarán votaciones para unirse a Rusia a finales de esta semana, el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, las calificó el martes de ilegítimas y exigió más apoyo para Ucrania de la «comunidad internacional».

“Los referéndums falsos no tienen legitimidad y no cambian la naturaleza de la guerra de agresión de Rusia contra Ucrania”, dijo Stoltenberg en Twitter, calificándolo de “una nueva escalada en la guerra de [el presidente ruso Vladimir] Putin”.

“La comunidad internacional debe condenar esta flagrante violación del derecho internacional y aumentar el apoyo a Ucrania”, agregó Stoltenberg.

Las Repúblicas Populares de Lugansk y Donetsk (LPR y DPR) realizarán una votación para la unificación con Rusia del 23 al 27 de septiembre, dijeron sus líderes el martes por la mañana. Los territorios rusos de las regiones vecinas de Zaporozhye y Kherson también votarán a partir del viernes.

El asesor de seguridad nacional de EE. UU., Jake Sullivan, se hizo eco de la condena de Stoltenberg en la rueda de prensa de la Casa Blanca el martes y calificó los referéndums de “una afrenta a los principios de soberanía e integridad territorial”.

“Nunca reconoceremos este territorio como otra cosa que no sea parte de Ucrania”, agregó Sullivan.

Varias regiones de Ucrania se negaron a reconocer la legitimidad del gobierno de Kiev tras el golpe de estado respaldado por Estados Unidos contra el presidente electo en febrero de 2014. Crimea celebró un referéndum para reincorporarse a Rusia en marzo de ese año, que la OTAN también se negó a reconocer, mientras que Donetsk y Lugansk declaró la independencia.

Rusia envió tropas a Ucrania el 24 de febrero, citando el fracaso de Kiev en implementar los acuerdos de Minsk, diseñados para otorgar a Donetsk y Lugansk un estatus especial dentro del estado ucraniano. Los protocolos, negociados por Alemania y Francia, se firmaron por primera vez en 2014. Desde entonces, el expresidente ucraniano Pyotr Poroshenko admitió que el objetivo principal de Kiev era usar el alto el fuego para ganar tiempo y “crear fuerzas armadas poderosas”.

En febrero de 2022, el Kremlin reconoció a las repúblicas de Donbass como estados independientes y exigió que Ucrania se declarara oficialmente un país neutral que nunca se uniría a ningún bloque militar occidental. Kiev insiste en que la ofensiva rusa no fue provocada en absoluto.

Fuente